Viejunos

Tras protagonizar el primer y último acto político de mi vida, me sentí uno de aquellos apátridas de Baroja, sin afeitar y con su lema a rastras, repitiéndose sarcásticos: “Nunca pasa nada, y cuando pasa, no importa”