Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Facebook tiene mucho más sentido en el móvil”

Javier Oliván, español al frente de expansión en Facebook, analiza los 10 años de la red social en español y sus retos de futuro

Javier Oliván, vicepresidente de expansión de Facebook, durante el MWC.
Javier Oliván, vicepresidente de expansión de Facebook, durante el MWC. EL PAÍS

En febrero de 2008, Javier Oliván (Sabiñánigo, 1977) presentó en Madrid los avances de lo que entonces era una startup para llegar a la comunidad española en su idioma. Fue en un pequeño teatro en el centro, donde estuvo acompañado de Mark Zuckerberg. Hoy es uno de los directivos más reconocidos de Silicon Valley y ha traído consigo al fundador de Facebook más veces al congreso de móviles de Barcelona. Zuckerberg reconoció que su amor por ese jamón ibérico criado con bellotas lo descubrió gracias a este compañero que ahora lidera los esfuerzos para llegar a todos los rincones del planeta.

Pregunta: Aura, el asistente de Telefónica, cuenta con el asistente Facebook, ¿cómo funciona?

Respuesta: Nosotros siempre hacemos productos abiertos. Podemos trabajar con socios para dar una mejor experiencia a los usuarios que tenemos en común. Con Teléfonica hemos hecho dos integraciones. Una es el Messenger, que corrobora una tendencia: Más de 1.300 millones de personas utilizan Messenger para hablar con sus amigos y cada vez más vemos a empresas, negocios y marcas que van ahí para ofrecer servicios e interactuar. Telefónica quiere dar servicio donde los servicios están. Puedes interactuar con Aura si quieres, con toda naturalidad. La segunda tendencia es un proyecto que me encanta. Es el Safety Check, que activamos cuando ocurren tragedias, para decir que se está a salvo o poder ofrecer ayuda, donaciones, organizarse… En Chile se va a poder usar en caso de terremoto a través de Telefónica para saber bien quiénes son los afectados potenciales. Queremos que todo el mundo pueda usar Facebook en cualquier móvil, no solo para los que tienen iPhone.

P. Facebook acaba de cumplir 10 años en español. ¿Cómo ha cambiado como compañía y como servicio?

R. Cuando entré en 2007 era todavía una startup con pocos empleados. Había alrededor de 40 millones de usuarios, donde Estados Unidos, Inglaterra y Australia lideraban. Estaba solo en inglés. Era obvio localizarlo en todos los idiomas posibles. Hoy la empresa tiene más de 20.000 empleados y más de 2.000 millones de usuarios lo usan mensualmente. Ahora no es solo Facebook, sino también Messenger, Instagram, WhatsApp… Lo que no ha cambiado es la misión. El objetivo siempre ha sido ayudar a la gente a conectar. El último matiz dado es generar comunidad, volver a las raíces. Tener Facebook en todos los idiomas, también minoritarios, ha sido el gran cambio y ha dado gran escala.

P. El español fue el primer idioma...

En aquel momento, el sentido común te decía que lo normal era traducir a francés, italiano, alemán, chino…"

R. No tiene que ver con que yo sea español, aunque sí fui el primer extranjero en la compañía. Tenía mucho sentido por estar en California. Contamos con estudiantes de Stanford que nos ayudaron con las herramientas de traducción. Además, fue un lenguaje relativamente semejante al inglés: mismo alfabeto… No es como el árabe, que tiene otra grafía y diferente sentido.

P. En su momento fue rompedor que la traducción fuera en español...

R. Fue una decisión muy controvertida. En aquel momento, el sentido común te decía que lo normal era traducir a francés, italiano, alemán, chino… Con eso cubrías un gran rango de la población online de casi el 80%, era lo lógico entonces. Pero para conectar a todo el mundo sin tomar atajos lo lógico era el español, pero de una manera especial, con una plataforma de traducción, que nos permitiera seguir innovando rápido. Teníamos dos actualizaciones al día de la plataforma. Inspirados por Wikipedia y por un compañero mío de Stanford en cómo crear la comunidad, permitir a los usuarios que nos ayuden con las herramientas. Nos costó meses preparar el primer idioma, no era fácil. En febrero de 2008 se lanzó español, aunque estábamos montando el avión mientras despegábamos. Después llegó el francés, alemán… Y a final de año había 40 idiomas. Francés se tradujo entero en 24 horas. En España pasamos de 400.000 usuarios a cuatro millones en un año. Hoy ya son más de 23 millones. Facebook fue un catalizador del crecimiento de usuarios en español.

P. ¿Es cierto que se planteó poner “Mola” en lugar de “Me gusta”?

R. Sí, sí. De hecho, estuvo entre los debates. Nos preguntábamos muchas veces cómo decir cosas que no tienen traducción directa. Cómo decir “poke”, que fue “un toque”, pero había que añadir el sentimiento que va dentro de la acción. Una de las pocas líneas de código que hay en Facebook hechas por mi está en este sistema, donde se invita a escoger entre varias opciones, votar por la mejor... Es el algoritmo que determina si una traducción tiene el suficiente consenso para que quede como versión final.

P. En Facebook directamente se salió con una versión en español, sin reparar en diferencias lingüísticas por regiones. ¿Por qué?

R. Inicialmente tuvimos español de España y otras versiones del inicial, pensando en otros países que se modificaba, pero la realidad es que hemos tendido a reducir el número de variantes. El hecho de tenerlo consensuado genera gran convergencia. Pero sí hicimos una guía de estilo muy clara. Por ejemplo, definimos que Facebook no te va a tratar de usted.

P. ¿Se llevaron muchas sorpresas?

R. Tuvimos algún problema cuando nos intentaban piratear las traducciones, abusando de las herramientas. Era algo orquestado por grupos grandes, pero la comunidad suele ser positiva y lo regula. La mayoría de la gente no está para romper herramientas.

El directivo en un momento de la entrevista.
El directivo en un momento de la entrevista. EL PAÍS

P. ¿Cree que la llegada de Facebook en español aceleró la caída de Tuenti?

R. Tuenti en su momento solo estaba en español y en inglés. Facebook, gracias a la herramienta de traducciones, en muy poco tiempo estaba también en catalán, gallego y euskera. A pesar de ser global el sentimiento es muy local. Ahora está en idiomas en vías de extinción como maltés y corso. Cuando arrancamos era comunidad bilingüe, muchos estudiantes internacionales, que quería que llegase a sus países para tener a sus amigos ahí.

P. ¿La comunidad en español es muy diferente al inglés?

R. El producto es estándar para todos, sin muchas diferencias. Creo que llama la atención que son muy activos, pero somos más parecidos de lo que pensamos, con valores comunes, con amigos y familia. Es más lo que nos une.

P. ¿Cómo funciona el traductor de mensajes?

R. La interfaz se tradujo por la comunidad, pero el contenido generado por los usuarios, los posts, se traducen de manera automática. Cada día se traducen 4.500 millones de mensajes de posts. Estamos invirtiendo mucho en inteligencia artificial, tanto en reconocimiento de imágenes, para narrar lo que pasa en una foto, como en traducción. No son tan buenas como las que hace un humano, pero sí tienen un 80% de comprensión. Más o menos sabemos qué idiomas manejas para esos no traducirlos.

P. ¿Qué países son los que más crecen?

R. Donde más crece es en el mundo emergente. Dependemos de la adopción de conectividad. África, América Latina y Sudeste asiático son las regiones punteras.

P. Desde hace años hablaban ya de móviles, ahora es una realidad… ¿Cómo se percibe la acogida de usuarios que llegan directamente desde el teléfono?

R. La adopción del móvil es algo que vimos desde el comienzo. Yo venía de las telecomunicaciones y me atrajo Facebook. En el equipo de crecimiento veíamos ya que llegaban con móviles de gama baja. Vimos que era una gran oportunidad. Compranos Snaptu, una compañía de Israel que nos permitió crear Facebook para cualquier móvil. Nos tomamos muy en serio la transición. En 2012 fue el gran salto, hubo que cambiar radicalmente la cultura de la empresa. El móvil era prioridad. Mark [Zuckerberg] lo tenía muy claro. Recuerdo en las reuniones, cuando alguien venía con un proyecto nuevo y era para ordenador, que los mandaba de vuelta y que trajeran la versión móvil, primero para móvil. Facebook tiene mucho más sentido en el móvil.

P. ¿Cómo se enfoca el acento en comunidades, el reto de 2018 según el fundador?

R. Es un matiz con respecto a lo que hacíamos desde el comienzo. Chris Cox lo desveló en Londres hace muy poco, lidera este aspecto. En Facebook buscamos crear interacciones entre humanos con valor, que aporten. Mark lleva mucho tiempo pensando en ello. Grupos es uno de los productos más antiguos de Facebook pero todos tenemos uno que es especialmente significativo. Yo personalmente estoy en uno que se llama Amigos de Sabiñánigo, que es buenísimo. Tiene como 2.000 miembros, que son los que más o menos, viven en el pueblo. Me entero de si ha nevado, si hay atasco en la variante y lo comento con mis padres. Es súper bonito cuando ponen fotos antiguas. Así me entero de lo que pasa en mi pueblo, que en California no saben ni dónde está.

P. Durante este MWC se ha hablado todo el tiempo de 5G, pero no es la conexión más común. Durante mucho tiempo en Facebook se mantuvieron los 2G Tuesdays, martes de conexión lenta, para entender mejor a la mayoría de usuarios. ¿Sigue vigente?

R. 2G Tuesdays ya no tienen tanta importancia, pero sí la wifi lenta para poder pensar en ese perfil. Hemos cambiado la estrategia. La app principal para Android o iOS intentamos que sea rápida y ligera. Para lugares con redes más lentas tenemos Facebook Lite. Este tipo de productos ahora se hacen en Tel Aviv. A partir de ahí vamos segmentando según la conectividad que tengan.

P. ¿Cómo imagina Facebook los próximos 10 años?

R. Puf, quién se iba a imaginar hace 10 años que estaríamos hoy aquí. Las áreas de inversión principales a 10 años vista son conectividad, inteligencia artificial pero con un enfoque en entendimiento de contenido y nuevas plataformas de computación de experiencia masiva con realidad virtual y realidad aumentada.

Más información