Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inteligencia artificial entra en las consultas de atención primaria

Un equipo internacional aplica sistemas informáticos a la asistencia sanitaria básica para agilizarla y hacerla más eficiente

Una pareja habla con su doctor a través de una tableta. En vídeo, declaraciones de José Luis Salmerón, catedrático e investigador del proyecto.

Diagnósticos más eficientes, estimación de la severidad de las patologías, evaluaciones previas a la consulta del médico para agilizarlas e incluso la realización de determinadas pruebas. Este es el horizonte en el que trabaja la Universidad Laval de Quebec (Canadá) con investigadores de España, Estados Unidos e Irán. El objetivo, para el que ya han conseguido financiación de Canadian Institutes of Health Reserarch, es aplicar la inteligencia artificial a la atención primaria sanitaria, la boca más ancha del embudo del sistema.

El investigador español que participa en este proyecto, Artificial intelligence for efficient community based primary health care (INTELLIGENT-CARE), es José Luis Salmerón, catedrático de Sistemas de la Información e Informática de Gestión de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Salmerón, que ya ha colaborado con los investigadores de Quebec en la aplicación de inteligencia artificial en la evaluación de diagnósticos de patologías como la artritis reumatoide, comenta que Canadá ha creado este grupo para que los sistemas informáticos agilicen y hagan más eficiente la atención primaria. "Uno de los beneficios más inmediatos será que, al disponer de más elementos para determinar la patología del paciente y su gravedad, se reducirá la derivación de los mismos al especialista", explica.

La clave es desarrollar una estructura inteligente de información sobre síntomas que permita vincularlos a posibles diagnósticos. “No se trata de sustituir al médico, sino de crear un soporte, previo o simultáneo a la consulta”, explica Salmerón. El plazo para el primer desarrollo es de un año, pero el horizonte es más amplio.

El informático sevillano propuso en la última reunión del grupo internacional la aplicación de un sistema de blockchain, como el que utiliza el mercado de criptomonedas (el Bitcoin es la más conocida), para certificar el contenido. “Sería como el notario digital de los expedientes”, explica.

El futuro cercano, sobre el que ya existen experiencias, es la telemedicina a través de la integración de robots conversacionales que, como los asistentes de los buscadores o de determinadas plataformas de servicio, guían y recogen información del usuario.

La inteligencia artificial es el camino ineludible ante los nuevos desafíos de la atención primaria, marcada por el progresivo envejecimiento de la población y la mayor prevalencia de enfermedades crónicas. Ambas circunstancias afectan ya a los tiempos de consulta y a la mayor demanda de citas y pruebas diagnósticas.

José Luis Salmerón Silvera, es también director del Data Science Lab. Ingeniero en informática y economista con una dilatada experiencia en sistemas inteligentes. Como investigador, es miembro de entidades científicas Internet Society, Association of Computing Machinery, Association of Logic Programming o International Rough Sets Society.

La aplicación de tecnología artificial se implanta de forma gradual en la atención sanitaria de la mano de la iniciativa empresarial y de las demandas tanto de la sanidad pública como privada. Sanitas, una de las compañías españolas de atención médica, a través de su matiz Bupa, ha firmado con la entidad estadounidense Healthtap un acuerdo de colaboración. Según los cálculos de la sociedad española, en el año 2020, el 25% de las consultas serán digitales por vídeo, voz o chat. En la actualidad, más de 245.000 clientes de Sanitas cuenta con la cobertura de Blua, que les permite realizar una videoconsulta a través de su móvil, o cualquier otro dispositivo.

Más información