Apple ha comprado 20 empresas en 15 meses, pero baratas

Servicios de localización y de imagen concentran el interés de la empresa de la manzana

Apple incorpora CarPlay en los automóviles.
Apple incorpora CarPlay en los automóviles.Gianluca Colla (Bloomberg)

En los últimos años, mientras algunos gigantes tecnológicos han cerrado acuerdos multimillonarios para añadir nuevas líneas de negocio a sus empresas —como la compra de WhatsApp por parte de Facebook y la del negocio de móviles de Nokia por parte de Microsoft—, Apple ha tomado otra estrategia. La firma ha optado una serie de pactos más pequeños con los que reforzar productos ya existentes o llenar el hueco de los que se encuentran en fase de desarrollo.

Apple asegura que ha comprado más de 20 empresas relativamente pequeñas en los últimos 15 meses. Y en el último trimestre gastó 525 millones de dólares en adquisiciones, casi el doble de lo que invirtió en el mismo periodo del año anterior. Aunque modestas —la reserva de efectivo de la compañía es de casi 160.000 millones de dólares—, esas compras permiten hacerse una idea del rumbo que quiere tomar la empresa y de qué productos y servicios intenta crear o mejorar.

PrimeSense es la mayor de las adquisiciones del año pasado. La firma tiene unos 150 empleados y se compró por entre 300 y 350 millones de dólares, según distintas informaciones. PrimeSense había desarrollado los sensores que permitieron a Microsoft que los usuarios de su videoconsola Xbox pudieran jugar utilizando los movimientos de sus propios cuerpos. Algunos analistas dicen que Apple —que también compró Matcha.tv, la aplicación que recomienda qué ver en televisión— podría querer aplicar las prestaciones y la tecnología de PrimeSense a los televisores.

La adquisición de servicios de datos de posición —como Locationary, HopStop y Embark— también denota un firme interés en los mapas, donde anteriormente se ha criticado a Apple por carecer de competencia. “Están invirtiendo de manera preventiva en ámbitos donde creen que hay oportunidades de crecimiento”, sostiene Ben Bajarin, de Creative Strategies. “Sin duda, en Apple están un poco más centrados, son más austeros en su planteamiento y más disciplinados a la hora de comprar”, añade.

Brent Thill, analista de UBS AG, una empresa de servicios financieros con clientes en el sector tecnológico, explica que gastar cantidades ingentes de dinero en una adquisición entraña grandes riesgos. Los fundadores de la firma adquirida —los mayores talentos que reciben buena parte del montante de la compra— probablemente cogerán el dinero y correrán a crear una nueva empresa. Y también puede haber discrepancias en cuanto a la visión: una pequeña empresa centrada en lanzar nuevas tecnologías podría no sintonizar con el interés de su propietario en amasar mayores beneficios.

Varias de las compras de Apple cuentan con solo uno o dos empleados. Un ejemplo es SnappyLabs, cuyo único miembro y fundador, John Papandriopoulos, creó una aplicación para cámaras. Su idea era que una aplicación permitiera a la cámara del iPhone hacer fotos de alta resolución con un volumen de fotogramas mucho más rápido que el de la cámara integrada de Apple. Así que la empresa de la manzana ha comprado SnappyLabs y ha contratado a Papandriopoulos como programador.

Cuando la empresa adquirida tiene más de dos trabajadores, Apple suele buscar grupos que trabajen bien juntos. Así lo explica un miembro de una firma absorbida en 2013 que pide mantener el anonimato. Después, la matriz recurre a esos pequeños equipos y les asigna nuevos proyectos o los une a otros grupos de trabajo ya existentes.

Otros acuerdos pretenden introducir rápidamente una nueva tecnología en productos propios ya creados. Por ejemplo, la adquisición de AuthenTec en 2012 facilitó que la detección de huellas acabara en los nuevos iPhone.

El crecimiento de los beneficios de Apple se ha ralentizado en los últimos años así que hay analistas que animan a la empresa a dar un golpe en la mesa, como comprar Tesla para fabricar coches o Netflix para reforzar el sector del entretenimiento. O hacerse con Yahoo! y entrar en el sector de los buscadores. Aunque la empresa fundada por Jobs, Wozniak y Wayne ha rechazado valorar esas opciones, ninguna parece factible a corto plazo. Pero su consejero delegado, Tim Cook, ha dejado claro que no tendrían problema en pagar miles de millones de dólares por otra compañía si así se aseguraran mejorar sus productos.

Porque en Cupertino (sede de la firma), saben lo que se puede sacar de un buen acuerdo. En 1996 adquirieron NeXT, la empresa qué Steve Jobs fundó después de ser despedido de Apple. El objetivo real era conseguir que volviera y resultó una de las compras más transformadoras de la historia: con Jobs de nuevo al timón, la firma pasó de estar prácticamente en bancarrota a liderar su sector. Maynard Um, analista de Wells Fargo, sostiene que Apple nunca ha hecho nada “porque alguien se lo dijera”. Hacen lo que creen correcto y siguen ese camino”, añade.

© 2013 New York Times News Service

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS