Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos servicios de Google, seria amenaza para Microsoft

El buscador empieza a ser visto por sus competidores con recelo por su capacidad de crear nuevas herramientas de éxito y revolucionar mercados

El lanzamiento de un servicio gratuito de mensajería que permite realizar conversaciones de voz a través de Internet despertó de nuevo la semana pasada la expectación alrededor de Google, cuya capacidad para atraer a los internautas hacia su cada vez mayor número de productos empieza a levantar recelos, sobre todo en Microsoft. Cinco Días recoge hoy la opinión de varios analistas que señalan que la proliferación de servicios del buscador puede reducir la influencia de Microsoft a través de su omnipresente sistema operativo.

Google declara desde su fundación que la organización de la información mundial es su objetivo principal, y el éxito de su buscador -los internautas le han escogido como primer sitio de búsquedas en Reino Unido, Alemania, España, Francia, Italia, Holanda, Suiza y Australia- ha demostrado desde entonces ser la herramienta ideal para ello.

Pero, poco a poco, la empresa fundada por Larry Page y Sergey Brin ha dado el salto al escritorio. Primero con su barra de herramientas o toolbar, que incorpora su motor de búsquedas al navegador, más tarde con su localizador de archivos en el disco duro de los ordenadores y, ahora, con un programa que se descarga en el PC para poder comunicarse por texto y por voz.

Cada vez más servicios

Su lanzamiento más reciente, 'Google Desktop', es el que es considerado una apuesta más ambiciosa. Se trata de una nueva versión de la barra de herramientas que no sólo facilita y acelera el proceso de búsqueda en Internet y el ordenador del usuario, sino que permite añadir nuevas herramientas como un canal de noticias -en el cual las informaciones que se ofrecen están relacionadas con las páginas que se visitan-, sindicación de contenidos a través de la tecnología RSS o un servicio que permite visualizar gráficamente el estado de la memoria y el procesador del ordenador en que se instala.

Además, en algo más de un año, Google se ha metido en los negocios de páginas amarillas, fotografía digital, comercio electrónico, telefonía, cartografía, correo electrónico... y prepara su desembarco en otros como navegadores y sistemas de pagos. Además, ha comprado las firmas Dodgeball, Keyhole, Urchin, Picasa para hacerse con su innovación. Lo importante ya no es tanto quién tiene la llave del sistema operativo del PC, sino quién provee los servicios a los usuarios en la red.

Uno de sus secretos ha sido revolucionar cada mercado donde entraba, haciendo realidad los deseos de los usuarios. Eso ocurrió, por ejemplo, hace un año con el servicio de correo electrónico Gmail, que daba gratis un gigabyte (hoy dos) para almacenar mensajes, cuando Hotmail y Yahoo empezaban a cobrar para ampliar la capacidad de sus buzones gratuitos. Además, todos los nuevos servicios que ofrece, la mayoría aún en pruebas, son gratuitos. Una de las últimas atracciones es el GoogleEarth, que permite ver cualquier parte del mundo a vista de pájaro y con todo detalle.

Restar relevancia al sistema operativo

Todo esto es lo que lleva a cada vez más analistas a señalar que las herramientas que Google ha anunciado este año, como Google Desktop o 'Google Talk', están consolidando las bases de lo que podría ser un futuro sistema operativo basado en web, esto es, un entorno en el que las principales aplicaciones y programas no residen en el ordenador del usuario, sino en Internet, por lo que puede accederse a ellas desde cualquier lugar. La popularización de la banda ancha, que permite subir y bajar grandes cantidades de datos a la red, pueden ayudar ayudarle en este paso.

Jason Kottke, analista que recientemente decidió vivir únicamente de las aportaciones voluntarias que los internautas hacen en su blog, fue uno de los primeros en detectar esta tendencia. Kottke se pregunta quién necesita Windows cuando cualquiera puede tener acceso "gratuito e ilimitado al ordenador más rápido del mundo que trabaja con el sistema operativo más inteligente". "Google no está preocupado ni por los esfuerzos de Yahoo ni de Microsoft en el mercado de las búsquedas. Su objetivo real es Windows", afirma.

Por su parte, el resto de la industria mira a Google con recelo por su insaciable sed de innovación. Según informaba la semana pasada The New York Times, en Silicon Valley empieza a hablar de un nuevo Microsoft, refiriéndose al poder que está acumulando el popular buscador. "Microsoft se está convirtiendo en IBM y Google en Microsoft", declaraba en el diario estadounidense Joe Kraus, fundador del antiguo portal Excite.

El propio Bill Gates declaró a la revista Fortune en una entrevista en primavera que Google "se parece mucho más a nosotros que cualquier otra compañía con la que hayamos competido".

Microsoft "es una empresa de antes, que aún cree que el usuario quiere pasar la mayor parte de su tiempo en su PC, con su sistema operativo y su Office, mientras Google cree que el sistema operativo y las aplicaciones son poco importantes porque el usuario pasará todo su tiempo en la red", subraya Enrique Dans, del Instituto de Empresa.