Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas cofinanciará el plan español para llevar Internet a las zonas rurales

Las autoridades de la competencia niegan que los subsidios contravengan la legislación europea

La Comisión Europea ha decidido autorizar el programa de ayudas preparado por el Gobierno español para incentivar la inversión en conexiones de banda ancha para zonas rurales y de difícil acceso, al no considerar que pueda producir problemas de competencia. La medida, que será además cofinanciada por Bruselas, mejorará el acceso a las redes de comunicaciones de alta velocidad por parte de ciudadanos y empresas de regiones en las que actualmente no existen estos servicios.

El Gobierno prevé subvenciones por valor de 26,3 millones de euros y otros 120 millones en créditos blandos en el marco de sus planes para llevar el acceso a Internet de banda ancha a las zonas 'olvidadas' por las operadoras.

Tras un análisis de las ayudas incluidas en el plan, las autoridades europeas de la competencia han decidido que el 'programa nacional de extensión del acceso a la banda ancha en zonas rurales y aisladas' es compatible con el artículo 87 del Tratado de la Unión Europea. Afirma Bruselas que los subsidios previstos por este plan sólo se ofrecen en la medida que son necesarios para desarrollar el uso de la banda ancha en zonas que por su ubicación o escasa población han quedado tecnológicamente perjudicadas.

El dictamen de Bruselas, conocido el jueves pasado, afirma que las autoridades españolas han establecido una serie de salvaguardas para asegurar que las ayudas no distorsionen la competencia en el mercado de las telecomunicaciones. El programa presentado, por ejemplo, no favorece ninguna tecnología específica (ADSL, cable, conexiones inalámbricas, satélite...) y declara abierto el acceso a la selección de proyectos a cualquier tipo de proveedor.

El plan sobre Internet en zonas rurales fue presentado a mediados de este mes por el Gobierno. Su objetivo declarado es extender la cobertura del acceso de banda ancha (B.A.), a las zonas rurales y aisladas donde actualmente no existe tal oferta, con condiciones similares a las disponibles en las zonas urbanas.

Los beneficiarios de las ayudas serán "los explotadores de redes y prestadores de servicios de comunicaciones electrónicas". Éstos deberán proporcionar a la población de las zonas señaladas por el ministerio de Industria conexiones de 256kbps de bajada y 128 de subida por un precio no superior a 39 euros.

La convocatoria se hizo pública en el Boletín Oficial del Estado de 22 de marzo de 2005, y las solicitudes pueden entregarse hasta el 23 de abril de 2005.