"Vivo con el peso del recuerdo de mis compañeros encarcelados"

El Poder Judicial no logra acordar candidatos a cuatro plazas del Supremo

Tráfico duplica los controles de velocidad durante dos semanas

El dispositivo de la Guardia Civil afectará a 1,5 millones de vehículos

Emponzoñar la medicina

La tumba del Papa quedará mañana abierta al público

Los demócratas intentan impedir que Bolton sea embajador de EE UU ante la ONU

El candidato ultraconservador dice que forjará "una relación fuerte con Naciones Unidas"

Moda

Peces-Barba, con la AVT

200 personas quedan sepultadas al caerse una fábrica en Bangladesh

Las Fuerzas Armadas marroquíes invitan a las españolas a su 50º aniversario

Jordi Porta reflexiona sobre el estado actual del catalán

Las sanciones a comercios por no rotular en catalán se quintuplican

"La financiación educativa es un debate pendiente, con o sin ley"

Fuego y nieve en una primavera atípica

Emotivo homenaje a la desaparecida actriz Carlota Soldevila en el Lliure

El lado oscuro de la política

Educación modernizará las bibliotecas escolares para impulsar la lectura

Estrógenos

¿Qué fue del compromiso ético?

¿Qué fue del compromiso ético?. Cualquier balance de la legislatura que pretenda ser minimamente serio deberá reconocer el rotundo fracaso del Gobierno tripartito en relación a eso que, convencionalmente, se ha denominado "pacificación y normalización". No entraré ahora a juzgar el grado de responsabilidad que Ibarretxe y su partido puedan tener por la ruptura de la confianza, la complicidad y los afectos imprescindibles para hacer política democrática en sociedades complejas y plurales: esta responsabilidad existe (si Ardanza fue el lehendakari de Ajuria Enea, Ibarretxe lo ha sido de Lizarra), aunque no sea exclusiva (ahí está la historia de un azorado Aznar). Pero si muchos pueden ser responsables de que la situación se haya deteriorado tanto, sólo Ibarretxe es responsable de haber hecho tan poco por mejorar las cosas habiendo tenido todo el poder para hacerlo. Aquí no hay "Madrid" que sirva para ocultar su actuación: en este caso la incompetencia no tiene nada que ver con transferencias incumplidas, sino con su incapacidad moral y política para actuar. Personal e intransferible.

Triunfo legítimo de Salvador Cortés

Quino presenta sus 'viajes' por el mundo

El creador de 'Mafalda' exhibe en Barcelona una selección de obras desde los años setenta

De rosa y de luto

Sergi López prefiere su pueblo a Hollywood

Un añito

El hospital ha recibido dos denuncias anónimas en tres años

Muerte de un corredor

Europa se apunta al II Festival de Cortometrajes de Móstoles