La crisis del coronavirus

Sanidad y las comunidades llegan a un acuerdo para flexibilizar las medidas de la desescalada

El ministerio accede también a que las autonomías tengan la última palabra en el ocio nocturno para llegar a un consenso

La policía local de Palma desaloja una playa el pasado fin de semana.
La policía local de Palma desaloja una playa el pasado fin de semana.JOAN LLADO / Gtresonline

El Ministerio de Sanidad ha llegado este miércoles 9 de junio a un nuevo acuerdo con las comunidades para consensuar una desescalada más flexible que la que planteó la semana pasada. Se establecerán recomendaciones, pero no habrá ninguna de obligado cumplimiento y cada Gobierno regional podrá modularlas. Sanidad, que ya había asumido flexibilizar las limitaciones de la hostelería, pretendía mantener ciertas restricciones en ocio nocturno, pero ante la negativa de algunas comunidades, ha accedido a rebajar sus pretensiones y que también en este ámbito las autonomías tengan la última palabra, según explican a EL PAÍS fuentes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

Con esta marcha atrás, el ministerio consigue el acuerdo de los miembros del consejo a excepción del País Vasco, que no ha participado en la votación, según ha confirmado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, al finalizar la reunión. Esta comunidad viene argumentando que en esta etapa de la pandemia es cada autonomía la que tiene que decidir sus propias guías.

Más información

La intención inicial de Sanidad era imponer medidas más duras y uniformes en toda España, convirtiendo en obligatorias las limitaciones que impone el semáforo, un documento que desde que se creó había sido siempre una guía, pero no una imposición. Después de la primera ola, solo hubo limitaciones obligatorias durante los seis meses y medio del estado de alarma, con toque de queda y limitación de reunión a un máximo de seis personas. Pero incluso en ese periodo, las comunidades tenían margen para controlar los aforos de la hostelería y decidir si abrían o no interiores.

El ministerio aprobó una orden el viernes que dejaba la puerta abierta a mantener cierta flexibilidad, pero hasta este lunes el departamento de Carolina Darias (y ella misma) insistían en que se trataba de normas de “obligado cumplimiento”. Entre ellas, se obligaba al cierre del ocio nocturno a las 3.00 y a no abrirlo en comunidades en riesgo alto o muy alto (situación en la que solo están País Vasco y La Rioja), o la limitación de los aforos en la hostelería. Madrid recurrió esta norma a la Audiencia Nacional, que acordó medidas cautelarísimas para anularla.

A partir de ahí Sanidad comenzó una nueva negociación con las comunidades. Fuentes del departamento aseguran que en ningún momento se han planteado batallar en los tribunales y que harían los cambios precisos para que la solución fuera consensuada, tanto con Madrid como con otras cinco autonomías que también se mostraron contrarias a la decisión del CISNS de la semana pasada: Cataluña, Andalucía, Galicia, Murcia y País Vasco.

Y eso es lo que ha conseguido, con la excepción del País Vasco. El último documento de Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de covid-19 (el semáforo) seguirá siendo lo que siempre fue: una guía. En ella se recomienda que hasta que no se alcance el 70% de la población vacunada se mantenga, por ejemplo, un máximo de 10 personas en las terrazas, cifra que baja a seis en territorios con riesgo medio. Es en el que se encuentra Madrid, que lo amplía hasta ocho. También Andalucía incumplía alguna restricción en ocio nocturno, como los aforos o la consumición en barra. Con este nuevo acuerdo ya no encuentran escollos por parte del ministerio, que emitirá una nueva orden en la que no hará mención alguna a la hostelería y en la que todas las medidas referentes al ocio nocturno quedarán como recomendaciones.

“El Gobierno siempre escucha a todos: a las comunidades autónomas, a los sectores implicados, al de la restauración, el ocio, el turístico”, ha subrayado la ministra, quien ha reconocido que el consenso “no ha sido fácil”. “Hoy teníamos una determinación: la salida tenía que ser conjunta, consensuada, acordada, la sociedad nos estaba pidiendo esto y la imagen de división no ayuda. Si entramos juntos en la crisis saldremos juntos”, ha añadido.

Darias ha recordado que esto no quiere decir que se vaya a abrir el ocio nocturno en toda España, sino que cada comunidad puede decidir según su situación epidemiológica. “Los datos invitan a la esperanza, vamos bajando poco a poco, pero en una tendencia consolidada”, ha dicho. Según el último informe de datos del ministerio, la incidencia acumulada a 14 días es de 111,9 casos por 100.000 habitantes. Todos los parámetros siguen bajando, tanto hospitalizaciones como pacientes en planta, en cuidados intensivos y la mortalidad. Quedan dos autonomías en riesgo alto, siete están en medio y 10 en bajo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50