Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno paraguayo publica 526.000 cuadernillos de matemáticas con faltas ortográficas

El Ministerio de Educación usó fondos de la Unión Europea para la impresión de los libros de texto

Niños camino a una escuela en el Chaco paraguayo.
Niños camino a una escuela en el Chaco paraguayo.

El Ministerio de Educación y Ciencia paraguayo (MEC) anunció a finales de enero pasado que 525.459 estudiantes de entre 6 y 14 años tendrían a su disposición desde el primer día de clases materiales "para la innovación educativa". La sorpresa comenzó cuando los docentes leyeron los nuevos cuadernillos del programa Matemáticas para Paraguay (Mapara) y denunciaron a la prensa errores en los textos. Los alumnos podían leer "clace", "calacular", "problamas" y número sin tilde, además de faltas de concordancia entre sujetos y verbos, por mencionar solo algunos ejemplos. El costo de los libros fue de 2.135 millones de guaraníes, equivalentes a unos 330.000 dólares, que fueron aportados por la Unión Europea, según el MEC.

El ministro paraguayo de Educación, Eduardo Petta, primero culpó a sus subalternos, luego a las imprentas y después minimizó el problema ante las cámaras mientras insinuaba con ironía que los estudiantes resolverían los errores. Sugirió además que, como donante, la Unión Europa también tenía responsabilidad en el resultado.

Unas horas después de aquellas declaraciones, mientras memes con la foto del ministro y mensajes con faltas de ortografía inundaban las redes, la Embajada de la Unión Europa en Paraguay emitió un comunicado lamentando que una parte de los fondos que transfiere directamente al Ministerio de Hacienda paraguayo para el presupuesto del MEC "puedan haber sido utilizados en la impresión de libros pedagógicos que no cumplen con los estándares de calidad necesarios".

"Instamos a las autoridades competentes a reforzar los controles de calidad en los materiales educativos para lograr los indicadores esperados. Sin lograr resultados, la Unión Europea no podrá realizar desembolsos en programas futuros", escribió la delegación comandada por el embajador Paolo Berizzi. El comunicado fue difundido en la página web de la Embajada.

El ministro Petta respondió al comunicado en Twitter, sugiriendo de nuevo que la culpa era de la Unión Europea y no de su Institución. Incluso, señaló con nombre, apellido y nacionalidad a una supuesta trabajadora de la Cooperación Europea que habría participado en el proyecto. Eliminó enseguida la publicación de la red, pero no se disculpó. Más tarde insistió en culpar a la UE en una radio nacional. Finalmente, cuando gremios docentes y de estudiantes protestaban frente a su Ministerio para exigir su destitución y mientras que una funcionaria explicaba que ya había informado de los errores, Petta aceptó cesar a dos de sus directores.

En agosto de este año, la UE concluirá un plan de donaciones en Paraguay en el cual invirtió 180 millones de dólares desde 2014. De ese total, 91 millones de dólares fueron destinados a dos programas de apoyo al sistema educativo. De uno de ellos —con un costo de 50 millones de dólares entregados al Gobierno en tres plazos— es de donde salió el dinero para imprimir los cuadernillos escolares defectuosos, según explica el encargado de la cooperación de la UE en Paraguay, Matteo Sirtori. "La educación es una inversión de mediano a largo plazo. Seguimos y vamos a seguir a pesar de los pequeños errores en un libro u otro", dice Sirtori tras participar de una reunión con el ministro Petta y el representante de la Unión Europea en Asunción.

Un programa ejemplar

El programa Matemáticas para Paraguay (Mapara) tenía todos los elementos para convertirse en un emblema de la mejora del sistema educativo. De origen japonés, el plan propone una enseñanza participativa, crítica y entretenida de las matemáticas frente al tradicional dictado y copia del pizarrón que aún es ley en las aulas del país sudamericano. Mapara lleva una década de desarrollo entre padres y profesores de municipios rurales de Paraguay, apoyados por voluntarios de la cooperación japonesa (JICA). 

Tras años de presión de la comunidad educativa, los resultados positivos y poco costosos de Mapara, primero en cuatro distritos y después en cinco departamentos enteros (de los 17 que componen el país), lograron convencer al Ministerio de Educación paraguayo de extender el programa a todo el país. Los estudiantes de escuelas públicas que aprendieron con esta estrategia tienen rendimientos en matemáticas "muy superiores" a los colegios privados de las élites de Asunción, según dijo el viceministro de Educación, Robert Cano.

Mapara es un programa esperanzador para los docentes que ya lo pusieron en práctica en un país en donde la desigualdad permite muy pocas oportunidades para la mayoría de la población y donde el aprendizaje y la enseñanza de las matemáticas están entre las peores clasificadas de América Latina, según el Informe PISA de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). "El sistema educativo paraguayo no compensa las desigualdades sociales existentes, sino que las profundiza" por la falta de inversión pública, destaca la OCDE en su último análisis. Este informe clasifica a Paraguay como el peor en matemáticas en América Latina y cuarto en el mundo, solo superando a Camboya, Senegal y Zambia.

"La precariedad de las instituciones educativas se debe al presupuesto limitado que tiene el país para la inversión en recursos materiales", añade el organismo internacional. Paraguay está entre los países del mundo que menor porcentaje de su PIB invierte en el sector educativo estatal (actualmente cerca del 3,4%). El país arrastra además las deficiencias heredadas de la dictadura del militar Alfredo Stroessner (1954-1989), que nunca destinó más del 2% del PIB a la educación pública. La Unesco recomienda, al menos, un 7% en educación para los países en desarrollo como Paraguay.

Recursos desperdiciados

"Esos errores en los textos son un desperdicio de recursos de la cooperación internacional, el nivel de mediocridad en la revisión de estos textos es algo que llama la atención. Si algo así pasa creó que correspondía aceptar el error y ver como solucionarlo, pero el MEC no respondió como uno esperaría a la situación y contribuyó a que el problema se haga más grave", cuenta David Riveros García, director de la ONG ReAcción Paraguay, que supervisa el uso de fondos públicos para educación y ha denunciado decenas de carencias en infraestructura, irregularidades y malversaciones en los últimos años.

"Creo que tenemos un sistema educativo autoritario que no fomenta el pensamiento critico, la ideología de la dictadura seguirá estando presente mientras sigan esas personas formadas en dictadura decidiendo nuestro sistema pedagógico", apuntó Riveros.

Las clases han comenzado este martes en Paraguay. Los cuadernillos solo llegaron a algunas escuelas porque el ministro, 10 días después del inicio de la polémica, reapareció en rueda de prensa para anunciar la paralización del programa mientras corrigen los errores. También se disculpó por su comportamiento durante la crisis. "No me encontraba bien de salud y no di la respuesta más adecuada", dijo. 

El presidente paraguayo, Mario Abdo, dio por zanjada la crisis. El martes presentó junto al ministro Petta una nueva inversión en educación: 5.000 pupitres que fueron enfilados y exhibidos en la explanada del Palacio de Gobierno. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información