Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escalada de muertos e infectados en Hubei por un cambio en el recuento

La provincia epicentro del virus registra 242 muertos y 15.000 infectados en un solo día tras aplicar un nuevo criterio en el diagnóstico

Residentes de Wuhan, en un supermercado. En vídeo, la situación en el epicentro del virus. FOTO: GETTY | VIDEO: Atlas

La provincia de Hubei, el foco de la epidemia de Covid-19, ha registrado el mayor salto en número de afectados y víctimas mortales en un solo día desde que comenzó la crisis hace dos meses. Este jueves, las autoridades provinciales han informado de 14.840 casos nuevos de infección, casi 10 veces más que el día anterior, y 242 fallecimientos, más del doble que el miércoles. La suma total de fallecidos en el continente es de 254, informa la agencia Reuters.

La escalada en las cifras se debe a un cambio de criterio en el diagnóstico. Hasta ahora solo se contaba como contagiados a quienes habían dado positivo en una prueba de ácido nucleico. Pero esta prueba es lenta y faltan equipos y laboratorios para realizarla sobre todos los casos sospechosos, por lo que a partir de ahora se permitirá que los médicos incluyan también a los pacientes que presentan señales de neumonía en exámenes de escáneres por tomografía.

El número de infectados en China supera ya los 60.000, de los que han fallecido 1.363 personas y de los que 8.204 se encuentran graves. Los casos sospechosos son 16.067, mientras que son 5.910 los pacientes que se han recuperado.

Hubei acapara la gran mayoría de los casos. En total, esta provincia cuenta 48.206 infectados y 1.310 fallecidos. Wuhan, su capital y lugar donde comenzó la epidemia, registró la mayoría de las nuevas infecciones notificadas este jueves, 13.436.

Las cifras actualizadas dejan claro hasta qué punto la situación es confusa dentro de Hubei, que un día antes había informado de su primer descenso diario en las cifras de afectados.

Los españoles repatriados abandonan el Gómez Ulla

El grupo de españoles repatriados de la ciudad china de Wuhan, epicentro del brote de coronavirus, han recibido el alta médica este jueves tras dos semanas de cuarentena en el Hospital Gómez Ulla de Madrid. “Llegaron sanos y se han ido sanos. Pedimos que cuando lleguen a sus casas sus familiares y amigos les den la mano, les abracen, que los niños sigan jugando con sus hijos. Estuvieron en Wuhan pero no se infectaron”, ha explicado María Vicenta García Rosado, jefa del Servicio de Medicina Preventiva del hospital. Entre los evacuados estaba el enviado de EL PAÍS a Wuhan, Jaime Santirso, que durante la cuarentena ha contado el aislamiento desde dentro en este diario.

Japón confirma su primera víctima mortal

La víctima era una mujer de unos 80 años que residía en la prefectura de Kanagawa, cerca de Tokio, según han confirmado las autoridades japonesas en una comparecencia de prensa. No han ofrecido más detalles, según recoge la agencia Reuters.

Vietnam pone en cuarentena a una población de 10.000 habitantes

Las autoridades vietnamitas han puesto este jueves en cuarentena una comarca de unos 10.000 habitantes a 40 kilómetros de Hanói, en la que se concentran siete de los 16 casos del coronavirus detectado en el país. El aislamiento de la comarca de Son Loi, una zona con varias aldeas de campesinos en la provincia de Vin Phuc, es el primero de estas características ocurrido fuera de China y se prologará durante 20 días, según informó el Ministerio de Sanidad en su página web. Siete de los contagiados en todo el país ya han sido dados de alta, el último de ellos es un ciudadano chino de 66 años diabético, con problemas cardiovasculares y operado de cáncer de pulmón hace dos años.

Purga contra los dirigentes en Hubei por la gestión de la epidemia

La epidemia de Covid-19, que ya ha dejado más de 1.300 muertos y en torno a 60.000 infectados, ha desatado una importante purga de Pekín entre los dirigentes locales de Hubei, la provincia foco de la enfermedad. En un sucinto despacho, la agencia estatal de noticias Xinhua ha informado del relevo del principal líder de Hubei, el secretario general del partido comunista en la provincia, Jiang Chaoliang, que será sustituido por el hasta ahora alcalde de Shanghái, Ying Yong.

También ha sido sustituido Ma Guoqiang, el secretario general del partido en Wuhan, la capital de Hubei, donde surgió la epidemia. Su reemplazo será Wang Zhonglin, que hasta ahora dirigía el partido en la ciudad de Jinan, en la provincia costera de Shandong.

Los dos nuevos cargos al frente de Hubei y de Hunan son hombres de la completa confianza del presidente chino, Xi Jinping. También comparten un amplio historial de cargos relacionados con la seguridad interna china, en un indicio de la preocupación de Pekín por el impacto que la epidemia pueda tener en la estabilidad social de la provincia y, por ende, en toda China. Wang Zhonglin formó parte del Ministerio de Seguridad Pública, la policía china, durante dos décadas. Ying Yong fue un colaborador muy cercano de Xi durante los tiempos del presidente chino como gobernador de la provincia de Zhejiang.

Los ceses entre los altos cargos de Hubei se daban por seguros una vez que Pekín había dejado claro por distintas vías su descontento con la evolución de la crisis en la provincia, y que se desmarcaba de la gestión de los líderes locales. El lunes, el propio Xi había pedido medidas más firmes a Wuhan, durante una visita a un hospital y un centro comunitario para atender a los infectados en Pekín.

Xi había presidido este miércoles una reunión del comité permanente del politburó del partido, el máximo órgano de dirección en China, para tratar de la crisis, donde previsiblemente se sellaron los relevos. Es la tercera reunión de ese órgano en otras tantas semanas, algo extraordinario por cuanto en circunstancias normales estos cónclaves solo se celebran una vez al año, aproximadamente.

El sábado ya se había dado a conocer el nombramiento de Chen Yixi, otro colaborador de Xi Jinping, como parte del comité de coordinación de la lucha contra la epidemia en Hubei. Esta semana también se habían anunciado los ceses de los responsables del área de Sanidad en Wuhan y la provincia.

Los hospitales de la provincia se encuentran desbordados por la cantidad de enfermos y carecen de suficientes mascarillas y otro material protector, botellas de oxígeno y máquinas de ventilación, entre otros suministros, y continúan pidiendo donaciones.

La enfermedad Covid-19, provocado por el coronavirus 2019-nCoV, presenta síntomas como fiebre alta, tos seca, dolor de cabeza y dificultad para respirar. Su periodo de incubación medio es de tres a siete días, con un máximo de 14, aunque algunos científicos chinos apuntan que ese plazo podría llegar a los 24 días. La OMS ha declarado una emergencia internacional por el brote. 

Huidas de la cuarentena en Rusia

Alla Ilina, una ciudadana rusa de 32 años, ha protagonizado una huida de película del hospital donde estaba internada para cumplir la cuarentena en una clínica de San Petersburgo tras volver de unas vacaciones en la localidad china de Hainan. Al poco de llegar, alertó a los médicos de que le dolía la garganta y estos la enviaron al hospital para hacerle pruebas del Covid-19. Firmó el ingreso y dio negativo, así que le prometieron que en 24 horas estaría fuera, contó al diario Fontanka; pero más tarde le dijeron que debía cumplir dos semanas de cuarentena, el tiempo recomendado y pautado en muchos países.

Ilina ha explicado que al principio se conformó. Pero que después de que más análisis dieran negativo al virus, las condiciones del hospital la llevaron a marcharse. “Sin libros, sin champú, sin wifi, una papelera que nunca se vació”, ha descrito. La mujer, que trabaja en casa, trazó un plan de huida, lo dibujó en un folio como si fuera un mapa y ella misma desconectó la cerradura electrónica de su cuarto. “Me gradué en física, eso me ayudó”, contó ya desde su casa. Ahora, el director del hospital la ha denunciado. “El incumplimiento de la cuarentena para prevenir la proliferación de la infección por coronavirus afecta a su salud y a la de otros”, han dicho las autoridades rusas, que han advertido de que la huida es un delito.

Pero no es la única en Rusia que se ha fugado de un hospital y ha incumplido la cuarentena. La semana pasada, Guzel Neder, una mujer de 34 años de Samara, decidió escapar con su hijo por la ventana de la clínica donde ambos estaban ingresados tras volver de vacaciones en China. Neder contó a la prensa local que tomó la decisión de fugarse por las “pésimas condiciones del centro hospitalario” tras enterarse de que estaba embarazada y por temor a infectarse por otros pacientes. “Las condiciones allí eran horribles. Los médicos no eran muy profesionales y no usaban ningún equipo de protección”, aseguró.

Los primeros ciudadanos rusos evacuados por las autoridades de la ciudad china de Wuhan cumplen cuarentena en un hospital de Tiumen, en Siberia. Un centro protegido por la guardia nacional y una cerca de seguridad. Allí, los pacientes también se han quejado de las condiciones en las muchas entradas de Instagram y vídeos que van colgando en YouTube. "Los belgas están en un hospital militar y tienen cerveza. Se les permite salir y pueden pasear por los pasillos con máscaras. Aquí estamos totalmente encarcelados. Algunos franceses están en Marsella con vistas al mar", se lamentó Vladímir Markov, un paciente de 36 años a Reuters.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información