La crisis del coronavirus

Tres millones de catalanes, llamados a quedarse en casa

La Generalitat limita actividades sociales y pide reducir la movilidad en Barcelona y su área metropolitana y las comarcas leridanas del Segrià y La Noguera

Clientes en una terraza del barrio de Sants, este viernes en Barcelona. En vídeo, Cataluña amplía las restricciones para limitar el contacto social.ALBERT GARCIA| Vídeo: Atlas

Cataluña da otro paso atrás en la nueva normalidad. El auge de contagios —1.111 nuevos notificados este viernes por el Govern— ha obligado a la Generalitat a aplicar más medidas restrictivas para contener el virus. El Govern ha anunciado que las restricciones sociales aplicadas en L’Hospitalet de Llobregat —reducción de aforo en bares y restaurantes y cierre de locales de ocio nocturno, actividades culturales y gimnasios— se extienden a Barcelona y 12 municipios de la primera corona metropolitana, así como a la comarca leridana de La Noguera y los municipios del Segrià (excepto los seis que ya están bajo medidas de confinamiento más estrictas desde el miércoles). En total, cerca de tres millones de personas a las que también se les ha pedido limitar sus desplazamientos.

“Lo importante es dejar de socializar y no tener que prohibir absolutamente todo. Ninguno quiere hacer confinamientos totales en casa, aunque esa sea la forma más segura de mantener el virus a raya”, ha señalado la consejera de Salud, Alba Vergés. No se prohíben los desplazamientos, como en un confinamiento domiciliario, pero se pide reducirlos al máximo: “Se recomienda que la salida del domicilio se haga para aquellas cosas que sean imprescindibles”. Esto es, ir a trabajar, a comprar, al médico, hacer actividades deportivas individuales, cuidar a personas mayores o niños y otras causas de fuerza mayor.

Estas restricciones se unen a las limitaciones sociales aprobadas esta semana en L’Hospitalet y al paquete de medidas más estrictas aplicadas en Lleida y otros cinco municipios del Segrià, donde también se limitó la entrada y salida de estas zonas. La comarca leridana y el área metropolitana son, ahora mismo, los focos más preocupantes en Cataluña. El Govern, que hace un conteo de casos diferente al del Ministerio de Sanidad porque computa también los diagnósticos por test serológico (no solo PCR) y actualiza en el reporte diario su serie histórica (no todos los casos son de las últimas 24 horas), ha reportado este viernes 1.111 nuevas infecciones. De ellas, 772 estaban en Barcelona y su entorno y 214 en la región sanitaria de Lleida.

El Govern ha aprobado dos resoluciones —una para La Noguera y el Segrià y otra para Barcelona y los municipios metropolitanos—, que han sido avaladas por la justicia y están en vigor desde las 9 de la mañana de este sábado. El juez ha dado luz verde también al punto más controvertido, que era la prohibición de reuniones públicas y privadas de más de 10 personas, una medida desechada por un juzgado en la resolución de Barcelona, pero aceptada por otro magistrado de Lleida en la orden aprobada esta semana en el Segrià.

Alba Vergés, durante la conferencia de prensa ofrecida este viernes. En vídeo, la consejera de Salud de la Generalitat pide a los ciudadanos que no salgan de sus casas ni se desplacen a segundas residencias.MARTA PÉREZ / EFE (VÍDEO: ATLAS)

Además de esta directriz, Vergés ha explicado que habrá una limitación de aforo en bares y restaurantes al 50% dentro del local, barras cerradas y distancia de dos metros entre mesas en la terraza. También ha indicado que los locales comerciales podrán abrir, pero extremando las precauciones y priorizando, en la medida de lo posible, la cita previa y la recogida en la puerta. La resolución del Govern también contempla el cierre de gimnasios y locales culturales y de ocio. Las bibliotecas y los museos, no obstante, permanecerán abiertos. También las colonias y los campamentos de verano.

A propósito de la recomendación de limitar los desplazamientos, el Govern ha aclarado que los Mossos d’Esquadra harán controles informativos, pero no podrán multar u obligar a los conductores a retornar a sus domicilios. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha pedido no desplazarse a segundas residencias este fin de semana. Las medidas duran 15 días.

Las resoluciones de la Generalitat no contemplan directrices específicas en las playas, pero la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y los otros cinco municipios metropolitanos afectados que tienen arenales estudian más medidas en este entorno. Este sábado, no obstante, las playas estarán abiertas.

Varios focos

La comunidad lleva más de dos semanas con varios focos infecciosos activos y un goteo incesante de casos desde el fin del estado de alarma, que el Govern fulminó en pocas horas al pasar de la fase 2 de la desescalada a la llamada nueva normalidad en apenas un día. En las últimas semanas, el punto más preocupante había estado en la comarca leridana del Segrià, donde hay más de 2.000 casos, muchos de ellos entre temporeros de la fruta. En L’Hospitalet también hay varios focos activos con más de 500 casos en los últimos días, sobre todo en los barrios de La Torrassa, La Florida y Collblanc. Barcelona, por su parte, tiene 33 brotes dispersos por la ciudad y suma 495 casos en lo que va de semana.

Las restricciones adoptadas por el Govern se extienden, sin embargo, más allá de la capital catalana y su área de influencia y llegan a Lleida. El foco allí también sigue activo y el Ejecutivo catalán amplía esas restricciones sociales a la comarca de La Noguera, en la que viven cerca de 40.000 personas. “En la Noguera los casos también se multiplican por tres de una semana a otra. Hay brotes localizados. Tenemos que actuar en el ámbito social para evitar que esto vaya a esta velocidad”, ha dicho Vergés.

El Govern ha admitido que los ingresos están creciendo en los hospitales, aunque la evolución de la epidemia es diferente a la de marzo y la mayoría de casos siguen dándose entre gente joven y asintomática. Consultados por este diario, los grandes hospitales de la capital catalana han detectado un ligero incremento de ingresos, pero nada que haya hecho necesario activar los planes de contingencia. Como mucho, limitar la afluencia de visitas a los enfermos. En Lleida han alcanzado los 134 ingresados (15 en la UCI), 26 más que el lunes.

La Generalitat se ha apresurado a tomar medidas restrictivas para evitar un nuevo aluvión de críticas a su gestión, como ocurrió con el caso de Lleida. El sector sanitario cargó duramente contra el Govern por su gestión y lo acusó de falta de previsión y medios, sobre todo en el rastreo de casos y contactos.

Pese a la rápida evolución de la epidemia, la Generalitat ha rechazado, de momento, imponer un confinamiento domiciliario y ha confiado el freno de la curva epidémica a la responsabilidad individual de los ciudadanos. Los expertos consultados, sin embargo, cuestionan la efectividad de las medidas solo con la recomendación y sin una orden más estricta detrás. “Yo soy partidaria de la prudencia. Es mejor dar pasos atrás a tiempo que arrepentirse. Siempre hay un porcentaje de gente a la que si no le obligan por ley no cumple las medidas. Y estas suenan más necesarias si son obligatorias. Es una pena, pero es cierto”, señala la viróloga Margarita del Val.

“El confinamiento voluntario de Barcelona y sus alrededores no va a funcionar. Esto es como un incendio que se va expandiendo, la prioridad debe ser apagarlo y no dejarse llevar por el lío de competencias. En el ordenamiento jurídico está la posibilidad de decretar un estado de alarma y delegar competencias en el presidente de la Generalitat para que él decrete el confinamiento, por ejemplo”, apunta Daniel López Acuña, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública. A propósito de esta herramienta jurídica, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha admitido su preocupación por los rebrotes en Cataluña y Aragón —252 casos reportados este viernes—, pero ha rechazado aplicar el estado de alarma. “No estamos en este escenario, ya que los 158 brotes activos [en España] se están controlando con las medidas que están adoptando las comunidades. Pero no descartamos nada”, ha zanjado.

Con información de Pablo Linde.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

Fe de errores

En una versión anterior, este artículo recogía que la población afectada por las restricciones eran cuatro millones de personas, tal y como había anunciado el Govern en una rueda de prensa. Sin embargo, el Departamento de Presidencia de la Generalitat ha rectificado y ha señalado que, en realidad, los afectados por estas limitaciones son los cerca de tres millones de personas que viven en los 13 municipios del área metropolitana de Barcelona, la comarca del Segrià y La Noguera.


Más información

Lo más visto en...

Top 50