La crisis del coronavirus

El Govern aprueba las restricciones de movilidad en Lleida para contener los rebrotes

La Generalitat y el Ayuntamiento de L’Hospitalet preparan medidas para frenar los episodios infecciosos

Entrada al centro de atención primaria de Prat de la Riba, en Lleida capital.
Entrada al centro de atención primaria de Prat de la Riba, en Lleida capital.Javier Martín

La Generalitat ha dado luz verde a las restricciones de movilidad en Lleida y otros siete municipios de la comarca del Segrià para frenar el azote del coronavirus que asuela la zona. Después de los vaivenes jurídicos por la aprobación por parte del Govern y el posterior veto judicial al confinamiento domiciliario en la zona, el Ejecutivo catalán ha aprobado un paquete de medidas este martes para atajar los brotes en Lleida, donde hay más de 1.600 infectados y una veintena de focos activos. Según fuentes del Govern, las medidas aprobadas son similares a las que intentó aplicar ya desde el domingo el presidente Quim Torra y que fueron tumbadas por una juez. Esto es, restricciones de movilidad en los municipios, establecimientos hosteleros sin consumo en local y confinamiento domiciliario de los 160.000 habitantes de las áreas afectadas (solo pueden salir para trabajar, comprar, ir al médico o cuidar de niños y ancianos). La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha matizado este martes, no obstante, que estas medidas no suponen un confinamiento “estrictamente domiciliario” de la población.

A la espera del documento que contemple la nueva orden del Govern, que los departamentos de Presidencia y Salud se han negado a facilitar, queda en el aire si el confinamiento será estricto, como la regulación aprobada el domingo. ”La población tiene que permanecer en su domicilio y la circulación por las vías de uso público, respetando las medidas de protección individual y colectiva establecidas por las autoridades competentes, tiene que responder a alguno de los siguientes supuestos”, rezaba la norma, antes de entrar a detallar las excepciones de salida. En cualquier caso, el paquete de medidas aprobado por el Govern también será trasladado al juzgado para que un magistrado le dé de nuevo el visto bueno por restringir derechos fundamentales, como la movilidad entre municipios. Budó ha invitado a los 160.000 afectados a que sigan las recomendaciones a partir de las 00.00 horas de mañana, aunque sin la garantía de que la justicia avale la decisión de la Generalitat.

La portavoz del Govern, Meritxell Budó. En vídeo, Budó prevé que el confinamiento del Segrià entre en vigor este martes por la noche.Europa Press

El plan para Lleida y su entorno, con muy malos datos epidemiológicos y varios brotes de la covid-19 activos, ya ha enfrentado a la Generalitat y a la justicia. El Govern decidió el pasado fin de semana confinar a los habitantes, después de los pocos resultados del cierre perimetral de las áreas afectadas y pese a que la propia consejera de Salud, la republicana Alba Vergés, había descartado ese extremo. La medida fue parada por un juez y objetada por la Fiscalía, al asegurar que excedía las competencias catalanas por regular derechos fundamentales.

En medio del choque de ambos poderes, el desconcierto reinaba en la ciudadanía de Lleida, los alcaldes y el mundo económico, que teme las consecuencias de un nuevo encierro. La Generalitat salió al paso y anunció un nuevo decreto ley para dar cobertura a las medidas que el juez había tumbado. El lunes, por la noche, el Govern aprobó una modificación de la norma catalana sobre Salud Pública que, basándose en la ley estatal del mismo tema, permite ciertas restricciones.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha insistido este martes, tras el Consejo de Ministros, en que la Generalitat tiene las herramientas suficientes para hacer frente al brote y que este decreto forma parte de ellos. Preguntado por los periodistas sobre una posible inconstitucionalidad, ha asegurado que a falta de lo que digan los servicios jurídicos, en su opinión “no parece que invada competencias”. Illa ha subrayado que ahora “lo importante es actuar contra el brote” de contagio y que todo lo que desvíe de esta cuestión “desenfoca” el problema.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras el Consejo de Ministros. En vídeo, Illa afirma este martes que "lo importante es actuar para controlar el brote".Europa Press

Pero Lleida no es el único frente abierto para el Govern. Los casos de covid-19 se han duplicado en apenas una semana y crecen en todas las regiones sanitarias, pero preocupa especialmente Barcelona y su área metropolitana, por la densidad de población. Budó ha admitido que también se ordenarán restricciones en L’Hospitalet de Llobregat, donde hay 300 infectados en varios brotes dispersos por la ciudad.

Este municipio, colindante con Barcelona, es el segundo más poblado de Cataluña y tiene una alta densidad de población. El Consistorio ya ha cerrado parques y ha suspendido las actividades deportivas colectivas. Además, ha extremado las precauciones de seguridad e higiene en locales de culto o centros culturales. Hay brotes activos en una residencia de ancianos del barrio de La Torrassa (con ocho infectados), casos positivos vinculados al foco en el club de Polo de Barcelona y también una persona positiva procedente de un vuelo internacional contagió a otras 11, ha explicado la alcaldesa, Núria Marín.

El Procicat, el comité de expertos que pilota la pandemia en Cataluña, aprobará nuevas medidas para L’Hospitalet a lo largo de este martes. Previsiblemente, en tres barrios de la ciudad. Serán restricciones de aforo y en espacios de uso público.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50