La crisis del coronavirus

Un grupo evangélico peruano inyecta un medicamento veterinario a miles de personas para la covid-19

Al menos 5.000 habitantes de la Amazonía peruana recibieron una vacuna antiparasitaria para animales que los religiosos ofrecieron como "una salvación" para el coronavirus

Personal médico aguarda en el puerto de Iquitos para transferir pacientes al hospital de la región, este 18 de junio.
Personal médico aguarda en el puerto de Iquitos para transferir pacientes al hospital de la región, este 18 de junio.CESAR VON BANCELS / AFP

En la región Loreto, la más grande en la Amazonía peruana, un alcalde y un grupo evangélico han promovido la aplicación de la ivermectina veterinaria a unas 5.000 personas. En esta región desconectada de Perú, donde viven alrededor de un millón de personas de las cuales 300.000 son indígenas, el miedo a la enfermedad y la desatención del Estado han llevado a muchas personas a aceptar la inyección del antiparasitario que se les presentó como un paliativo para la covid-19. “Desde mayo, el alcalde de la provincia de Loreto y una alianza evangélica han convocado, usando las emisoras de radio, a las personas para que les apliquen ivermectina veterinaria como si fuera una vacuna contra la enfermedad. En Nauta, al menos 5.000 personas la han recibido”, cuenta Leonardo Tello, director de Radio Ucamara, la principal emisora de la ciudad ubicada a dos horas de la capital de la región, Iquitos, y punto de entrada hacia las comunidades indígenas del río Marañón.

Tello cuenta que muchas personas sintieron el aceleramiento del corazón tras recibir la inyección. “Ha sido horroroso el efecto secundario”, relata. El director de Radio Ucamara explica que algunos pastores evangélicos de Loreto han vinculado al nuevo coronavirus con el demonio y el fin del mundo, ofreciendo esas inyecciones “como una salvación”.

En la comunidad de Cuninico, donde gran parte de la población tenía síntomas de la covid-19, el técnico del módulo de salud –un ambiente prefabricado para la atención de pacientes por el Ministerio de Salud– dijo a los voluntarios de las denominadas Misiones Evangélicas de la Amazonía, que ya no necesitaban la “vacuna” porque la mayoría de personas se estaba cuidando con la medicina tradicional, con plantas. Sin embargo, los enviados por el grupo evangélico decidieron administrar la ivermectina veterinaria.

“La explicación de los voluntarios fue clara y directa de que está aprobado mediante una ley, y que es un tratamiento animal que da resultados positivos como vacuna”, refirió el apu –jefe indígena– de Cuninico, Wadson Trujillo Acosta. “Dijeron que lo están haciendo a nivel nacional y también en Nauta, y alertaron de los efectos secundarios como la diarrea. A algunas personas sí les produjo esa reacción”, describió.

En Cuninico, el 60% de personas mayores de 18 años recibió el medicamento. “Unas 160 personas”, precisa Trujillo. En 2014, dicha comunidad del pueblo indígena kukama fue afectada gravemente por un derrame de petróleo del oleoducto Norperuano. La contaminación de las aguas de ríos y canales les privó de la pesca para consumo familiar y la venta del excedente. Al no contar con agua potable, solo podían usar agua de lluvia. Tras años de litigio con el Estado, hace algunos meses tienen un módulo de salud donde atienden seis profesionales, hace un año era solo un técnico de salud a cargo.

“Aquí casi todos han tenido síntomas de la covid-19 y con remedios caseros los están contrarrestando. Algunos han estado en aislamiento porque seguimos con el problema de abastecimiento de medicinas. Recibimos 27 pruebas rápidas de diagnóstico para la comunidad, siete resultaron positivas y hemos guardado otras siete pruebas por si empeoran los casos. El personal tiene lo mínimo de implementos de seguridad, pero ya tenemos mascarillas para la población”, informa el apu Trujillo.

La semana pasada, la Dirección General de Medicamentos del Ministerio de Salud alertó del uso indebido de la ivermectina veterinaria en el contexto de la emergencia sanitaria de la covid-19, y señaló que los productos para animales “no cumplen las mismas exigencias de los fármacos para humanos”. “No deben usarse presentaciones de ivermectina formuladas para animales como sustituto de ivermectina destinada al uso en humanos a fin de tratar la covid-19”, advirtió.

Pese a la recomendación de la autoridad sanitaria, las inyecciones de ivermectina promovidas por el alcalde de la provincia de Loreto, Giampaolo Rojas, continúan. En el centro de salud de la comunidad quichua de Intuto, el personal sigue administrando ivermectina, pero “no saben si es veterinaria o de uso humano”, refiere Juan Enrique Villacorta, corresponsal de Radio Ucamara. Los voluntarios evangélicos también han aplicado el fármaco veterinario en las comunidades de Santa Rita de Castilla y Saramurillo, entre otras.

EL PAÍS consultó al Ministerio de Salud y a la Dirección Regional de Salud de Loreto si caben sanciones contra quienes han administrado masivamente dicha sustancia veterinaria, pero hasta el cierre de esta nota no hubo respuesta. Según la autoridad sanitaria de Loreto, hasta hace un par de días, 1.492 ciudadanos indígenas estaban contagiados con la covid-19 y 14 han fallecido. En dicha región, han dado positivo el 32% de las personas que pasaron por el test, un porcentaje solo superado por la región vecina amazónica de Ucayali, con 34%.

El médico Julio Chirinos, profesor asociado de la Universidad de Pensilvania (EE UU), afirmó a este medio que está en completo desacuerdo con la administración de la ivermectina para animales porque “las preparaciones animales tienden a no tener los mismos estándares de calidad que las preparaciones en humanos. Por otro lado, no existe ninguna evidencia confiable de que la ivermectina es beneficiosa contra la covid-19”, indicó. Chirinos es uno de los 12 médicos e investigadores científicos peruanos que este jueves pidió, en una carta abierta dirigida al Ministerio de Salud, retirar la hidroxicloroquina y la ivermectina (humana) del tratamiento de la covid-19, “por su falta de eficacia y riesgo de toxicidad”.

La salud versus la economía

Perú ha superado el miércoles la cifra de infectados de Italia, con más de 240.000 casos confirmados, y ha notificado 7.257 defunciones por el nuevo coronavirus. Además el Colegio Médico ha informado que 57 de sus miembros han muerto tras ser contagiados en el trabajo. En los hospitales de salud mental son 217 los infectados y cinco fallecidos. Pese a que la propagación del virus aún continúa, este jueves el Gobierno autorizó la reapertura de los centros comerciales. El ministro de Salud, Víctor Zamora, dijo en una conferencia con la prensa extranjera el martes que es necesaria la recaudación de impuestos para destinarlos a la atención sanitaria, y a ello se debe el reinicio de la actividad comercial.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada país de América Latina.

Más información

Lo más visto en...

Top 50