Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cazador que mató un lince con crías dice que lo confundió con un zorro

La Guardia Civil lo investiga por un delito contra la Protección de la Flora y Fauna. Una de las crías apareció muerta y las otras tres posiblemente no sobrevivieron por su corta edad

La lince Nenúfar con sus cuatro cachorros.
La lince Nenúfar con sus cuatro cachorros.

En junio Nenúfar, una hembra de lince ibérico, murió al recibir un disparo de escopeta a bocajarro en un coto de caza en Menasalbas (Toledo). Dejó a cuatro cachorros nacidos en abril sin ninguna posibilidad de sobrevivir debido a su corta edad. El cadáver de este ejemplar, liberado en febrero de 2017 en los Montes de Toledo dentro del programa de reintroducción de la especie, fue descubierto el pasado 14 de junio por un agente medioambiental. Una de las crías fue encontrada muerta cuatro días después que su madre. La Guardia Civil inició un operativo que ha conducido a la identificación de un hombre que ha reconocido que disparó al lince al confundirlo con un zorro. Los agentes le han investigado por un delito relativo a la Protección de la Flora y Fauna, sin detenerlo y haciendo entrega de las diligencias instruidas en uno de los juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Toledo.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de La Guardia Civil de Toledo centró la investigación en el entorno de las personas que cazaban en la zona del coto en el que apareció el cadáver de Nenúfar. En ella han participado, además, técnicos de medio ambiente y agentes ambientales adscritos a la Dirección Provincial de Agricultura y Medio Ambiente, informa la Guardia Civil en un comunicado.

Miguel Ángel Hernández miembro de Ecologistas en Acción asegura que su organización se va a personar en el caso. "Estamos ante un caso gravísimo en el que están involucrados una lince y sus cuatro cachorros. Vamos a pedir las máximas penas previstas [dos años de prisión y cuatro de inhabilitación para caza] y una indemnización económica que puede llegar a los 100.000 euros porque a la pérdida de estos ejemplares se suma la importante inversión pública que supone su reintroducción", explica.

Hernández recuerda que este es uno de los dos casos que se han producido de muertes de linces por disparos de furtivos en los Montes de Toledo desde principios de año. "Queda uno de los sucesos por esclarecer, además de otros dos, que provocaron la muerte de otros dos linces, uno atrapado en un cepo y otro en un lazo". La Junta de Castilla-La Mancha confirmó el fallecimiento de estos ejemplares más la de otros cuatro que perdieron la vida atropellados: en total, ocho linces.

La Fundación Artemisan, integrada por asociaciones del sector cinegético, también se personará como acusación particular en este caso. Artemisan recuerda en un comunicado que el sector de la caza, concretamente la Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y Conservación del Medio Ambiente (APROCA) y la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, han sido socias y colaboradoras del proyecto Iberlince de recuperación del lince ibérico. Por este motivo, se consideran "especialmente afectado por este suceso".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >