Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cazadores furtivos matan a cuatro linces en Castilla-La Mancha

Una de las hembras, a la que dispararon a bocajarro, era madre de cuatro cachorros que no tenían posibilidad de sobrevivir por su corta edad

linces castilla la mancha Ampliar foto
Uno de los linces muertos por captura con un cepo ilegal.

Ecologistas en Acción ha denunciado la muerte de cuatro linces "a manos de cazadores" en los Montes de Toledo desde principios de año. Estos animales formaban parte del programa de reintroducción puesto en marcha por el Life+Iberlince. La Junta de Castilla-La Mancha ha confirmado el fallecimiento de estos ejemplares más la de otros cuatro que han perdido la vida atropellados: en total, ocho linces. De los que han muerto debido a prácticas de furtivismo, dos han recibido disparos y los otros dos han perdido la vida debido a métodos de captura ilegales, uno de ellos cayó en un cepo y otro "posiblemente" en un lazo.

La Junta califica de "especialmente trágico el disparo a bocajarro que provocó la muerte de una hembra reproductora que contaba con cuatro cachorros, los cuales presumiblemente no lograron sobrevivir dada la corta edad que tenían". Se llamaba Nenúfar y "la sacaron a bombo y platillo cuando tuvo las crías (en referencia a la publicidad que le dio la Junta)", explica Miguel Hernández, portavoz de Ecologistas en Acción. El resto de los linces muertos en fincas de caza son machos: Planeta, Peñafiel y Mazapán.

Nenúfar tuvo a sus cuatro cachorros el pasado abril y en junio recibió el disparo a bocajarro. "Las crías eran muy pequeñas para sobrevivir, hemos encontrado a una muerta; a las otras, no, pero las damos por perdidas", explica Antonio Aranda, jefe del servicio de espacios naturales de la Consejería de Desarrollo Sostenible. "Nunca había ocurrido algo así, pero no podemos criminalizar a todos los cazadores, son hechos puntuales", sostiene.

El ecologista acusa, sin embargo, al Ejecutivo regional de falta de transparencia y sostiene que "desde que se tienen estadísticas de mortalidad del lince en este siglo no se había producido una cifra tan alta de muertes debido a la caza ilegal de linces en una zona tan concreta y en tan poco espacio de tiempo". Hernández muestra su preocupación porque estos casos "no se hayan hecho públicos hasta ahora". También recuerda que las entidades que participaban en el proyecto Iberlince "eran muy diligentes a la hora de informar de esta situaciones".

En la Junta de Castilla-La Mancha mantienen, sin embargo, que se está realizando "un gran esfuerzo de investigación" para esclarecer los hechos e identificar a los responsables directos. Todavía no han conseguido resolver todos los casos, pero en dos cotos de caza se han iniciado expedientes sancionadores para el cierre de la actividad cinegética durante los próximos años. 

Ecologistas en Acción sostiene que "lejos de lo que se suponía", el lince ibérico no está efectivamente protegido, "sobre todo frente a prácticas cinegéticas legales o no, que no solo se están dando en Castilla-La Mancha, sino también en Extremadura y Andalucía".

En las áreas de reintroducción castellanomanchegas hay asentadas en la actualidad 31 hembras, 19 en el área de Montes de Toledo y 12 en el de Sierra Morena oriental. A lo que habría que sumar las ocho controladas en Sierra Morena occidental, núcleo que ha evolucionado principalmente con ejemplares silvestres, con poco aporte de ejemplares procedentes de los centros de cría en cautividad. En total, más de dos centenares de ejemplares de distintas edades viven ya en Castilla-La Mancha, confirma el Gobierno regional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >