Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reabre parcialmente la empresa que motivó la tercera alerta por listeria

La Junta autoriza a Montanera del Sur a distribuir todos sus productos salvo el chicharrón y la carne mechada

listeria
Vista de las instalaciones de la empresa Incarybe S.L., de Benaojan (Malaga). El Pais

La Junta de Andalucía ha comunicado este viernes a la empresa malagueña Incarybe, que comercializa productos bajo la marca Montanera del Sur, a volver a comercializar todos sus productos salvo el chicharrón especial y la carne mechada. El 12 de septiembre, la Consejería de Salud activó su tercera alerta sanitaria por listeriosis en menos de un mes sobre el primero de esos alimentos al haber encontrado listeria en un lote tomado en la fábrica, ubicada en Benaoján, y en otro de un restaurante de Ronda (Málaga). El Gobierno ha decidido mantener la prohibición también sobre su carne mechada porque se producen en el mismo circuito.

El 6 de septiembre, siete personas de una misma familia de Palencia acudieron al Hospital Costa del Sol de Marbella con síntomas de intoxicación alimentaria. Todos habían consumido el chicharrón especial de La Montanera del Sur en un restaurante de Ronda el 4 de septiembre. Una de esas personas, un varón de 47 años, fue el único que dio positivo en listeria. Las muestras se tomaron el mismo día 6 y cuando se conocieron los resultados de los análisis, el 12, se activó la alerta sobre el chicharrón, ordenando la inmovilización del resto de productos de la fábrica.

El pasado 14 de septiembre, la Junta también autorizó a la empresa gaditana Sabores de Paterna, reanudar la comercialización de todos sus productos, a excepción de su carne mechada. Sobre esa cárnica, el Gobierno andaluz decretó la segunda alerta sanitaria el pasado 6 de septiembre. Tras las críticas por la tardanza en la reacción en el caso del brote de listeriosis más grave de España, que ha provocado tres muertes, siete abortos y ha afectado a 216 personas solo en Andalucía, la Consejería de Salud se acogió al principio de precaución y adoptó medidas mucho más drásticas y rápidas en los dos siguientes casos.

Esta misma mañana, la expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, criticaba esa reacción por parte del Gobierno, en una visita a las empresas cárnicas de Benaoján, una pequeña localidad malagueña de 1.500 habitantes, que alberga a una decena de fábricas de ese tipo de la que viven cerca de 400 vecinos. "El querer unir lo ocurrido en Magrudis con todo el sector cárnico ha provocado pérdidas considerables en pequeñas industrias y pequeños pueblos como este, que sus principales ingresos están ligados a la industria cárnica", ha lamentado. Su alcaldesa, Soraya García-Mesa (PSOE) ha señalado a este diario que los empresarios están muy preocupados y esperan apoyo ante la campaña de Navidad. “Si no, esto puede ser la ruina de muchas familias”, ha señalado.

Tras activar la tercera alerta sanitaria, la Junta quiso llamar a la calma a la población explicando la diferencia entre ellas, situando las dos últimas dentro de casos habituales en España y Europa y explicitando que solo la de Magrudis era una alerta excepcional. Esta misma mañana, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, ha insistido en que la administración andaluza ha aplicado en todos los casos los protocolos europeos.

El Gobierno andaluz se reunió la semana pasada con empresarios de la industria agroalimentaria para acordar medidas para paliar las pérdidas que la alarma por la listeria ha causado en el sector, entre las que se encuentran realizar campañas de promoción sobre la calidad y seguridad alimentaria de los productos andaluces y favorecer fiscalmente a las fábricas perjudicadas, además de exigir a los empresarios la contratación de personal especializado en controles sanitarios y de producción.

La listeria es un patógeno inocuo en la mayoría de las personas pero que puede causar la muerte en ancianos, niños pequeños y pacientes inmunodeprimidos. En las embarazadas aumenta el riesgo de tener abortos y de problemas en el feto.

Los propietarios de Magrudis están siendo investigados por el Juzgado Número 10 de Sevilla por un presunto delito contra la salud pública y lesiones. El auto ha confirmado que la empresa tuvo constancia en febrero de este año que sus productos tenían listeria, de acuerdo con los análisis que realizaron los laboratorios Grupo Microal y que el seguro de responsabilidad civil solo alcanza los 300.000 euros. La Junta de Andalucía anunció ayer que se había personado como acusación particular en el procedimiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >