Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hans Christian Gram, el identificador de bacterias tiñéndolas de color

El científico danés inventó una técnica de coloración de bacterias que lleva su nombre y sigue considerándose, un siglo después, un procedimiento médico estándar

Hans Christian Gram
Imágen del científico danés Hans Christian Gram

La ciencia y la tecnología avanzan a tal velocidad que resulta tan extraordinario como casi inverosímil que un método inventado hace 135 años todavía sea un pilar fundamental de la microbiología de diagnóstico actual. La famosa técnica es la que ideó el científico danés Hans Christian Gram en 1884, y aunque él mismo la calificó como “imperfecta”, sirvió para distinguir al microscopio entre dos clases de bacterias y continúa siendo un procedimiento estándar en la microbiología médica.

Gram, un hombre tan metódico como modesto, se interesó por la Medicina después de estudiar Botánica. El estudio de las plantas le acercó a la Farmacología y se familiarizó con el uso del microscopio. La publicación de Paul Ehrlich, en 1882, de su método para colorear el bacilo de la tuberculosis supuso un aliciente para que Gram comenzara sus experimentos con la coloración de las bacterias y se especializara en ellos, pasando a la posteridad como el inventor de la tinción que lleva su apellido.

Hans Christian Joachim Gram nació en Copenhague el 13 de septiembre de 1853. De su infancia tan solo se sabe que era hijo de un abogado y profesor de Derecho, lo que no influyó en su elección vocacional, ya que se decantó con claridad por las Ciencias. En 1871 Gram comenzó a estudiar Botánica en la Universidad de Copenhague, y dos años más tarde se convirtió en el asistente del zoólogo Japetus Steenstrup.

Su conocimiento de las plantas le permitió acercarse a los fundamentos de la Farmacología y del uso del microscopio. Sin embargo, pronto desarrolló su interés por la Medicina e ingresó en la Escuela de Medicina en 1878, en la que se graduó cinco años después y donde defendió su tesis doctoral sobre el tamaño de los eritrocitos humanos, el tipo más común de células sanguíneas y el principal medio del organismo vertebrado para suministrar oxígeno a los tejidos del cuerpo.

Convertido en doctor, Gram se dedicó a viajar por Europa para perfeccionar sus conocimientos de Farmacología y Bacteriología. Pero todo cambió cuando en 1882 Paul Ehrlich publicó un método para colorear el bacilo de la tuberculosis. En ese momento Gram se dio cuenta de que tenía que comenzar a realizar experimentos de coloración de las bacterias.

De hecho, en 1884, mientras se encontraba en Berlín, intentó establecer la diferencia entre dos bacterias causantes de la neumonía: ‘Klebsiella Pneumoniae’ y el ‘Neumococo’. Para ello, realizó un proceso de coloración de las bacterias que consistió en añadir violeta de genciana, fijación con yodo en una solución de yoduro de potasio y, finalmente, realizar un lavado con etanol. De este modo, observó que algunas bacterias se teñían de morado, y las denominó Bacterias Gram positivas. Más tarde denominaría Bacterias Gram negativas a las que no se teñían de color en la tinción.

Esta técnica, conocida como la Tinción de Gram, continúa siendo un procedimiento estándar en microbiología médica. Lo que hizo en realidad el científico danés fue modificar las soluciones de anilina alcalina que había utilizado Ehrlich dos años antes. Gram manchó sus preparaciones con anilina violeta de genciana. Al eliminar la mancha de color, Gram comprobó que muchas bacterias lo retenían.

En el año 1889 Gram se casó con Louise Lohse, aunque murió once años después. A los 38 años, en 1891, se convirtió en profesor de Farmacología y comenzó a dar clases en la Universidad de Copenhague. El científico se convirtió en 1892 en jefe de Medicina interna en el Hospital Kongelige Frederiks, cargo que mantuvo hasta su jubilación en 1923. En 1900, sin embargo, renunció a su cátedra de Farmacología para continuar con su vocación médica y convertirse también en profesor de Medicina.

En realidad, Hans Christian Gram solo inventó las primeras tres partes de la Tinción de Gram. La cuarta parte, la contratinción con safranina, fue presentada por un patólogo alemán, Carl Weigert, años más tarde. Lo extraordinario es que un método inventado hace 130 años todavía sea un pilar de la microbiología diagnóstica en la actualidad.

Sin embargo, Gram era tan modesto que no supo valorar la trascendencia de su método de coloración, ya que escribió: “He publicado un método, aunque soy consciente de que todavía es defectuoso e imperfecto; pero deseo que en manos de otros investigadores pueda resultar de utilidad”.

Las tinciones de Gram se realizan en líquido corporal o en biopsia cuando se sospecha que puede existir una infección. Las manchas de Gram producen resultados mucho más rápidamente que el cultivo, y es especialmente importante cuando la infección marcaría una diferencia importante en el tratamiento y el pronóstico del paciente. Ejemplos de la puesta en práctica de esta técnica son el líquido cefalorraquídeo para la meningitis y el líquido sinovial para la artritis séptica.

Gram fue uno de los primeros científicos en reconocer que los macrocitos eran característicos de la anemia perniciosa. Como profesor en Medicina publicó cuatro volúmenes de conferencias clínicas que se utilizaron ampliamente en Dinamarca. Trabajó después como médico en su consulta privada por muchos años más, retirándose definitivamente de ella y de la Universidad en 1923, a sus 70 años.

Mucho fueron los honores que este hombre de ciencias recibió durante su vida profesional. Fue miembro de la Comisión Real de Salud en 1893, miembro honorario del Colegio de Médicos Sueco desde 1905, perteneció a la Federación de Médicos Internos de Alemania en 1907 y a la Federación Danesa de Medicina Interna en 1932. Se le otorgó el título de doctor honoris causa por la Universidad de Cristiana, en la actualidad Universidad de Oslo. También le fue otorgada la Cruz del Comendador en su primera clase en 1912 y la Medalla de Oro al Mérito en 1924.

Hans Christian Gram falleció en 1938, a la edad de 85 años, aunque su legado al mundo científico sigue de plena vigencia a diario en facultades y hospitales con su apellido en la técnica que él descubrió: la Tinción de Gram.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información