Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cuidadoras de dependientes que cotizan aumentan en 19.000 en dos meses

A finales de junio expira el plazo en el que poder darse de alta en la Seguridad Social con efectos desde abril

Una persona da la mano a un anciano. rn
Una persona da la mano a un anciano.

El número de cuidadoras no profesionales que cotizan a la Seguridad Social se ha más que triplicado en solo dos meses. El pasado 1 de abril entró en vigor la reforma del Gobierno según la cual la Administración General del Estado volvía a asumir las cuotas, como ocurría hasta 2012, cuando el Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobó recortes según los cuales dejaba de sufragarlas y pasaban a recaer en el bolsillo de las propias familias de los dependientes que recibían una prestación económica por cuidados familiares. Los interesados disponen hasta el 30 de junio para solicitar suscribirse al convenio y que se les reconozca la cotización con efectos desde el 1 de abril. A partir de julio, se contará desde la fecha misma del registro. 

A 30 de abril, el último dato disponible, 411.165 dependientes recibían en España una prestación económica por cuidados familiares. A 31 de mayo, 26.414 personas habían suscrito el convenio especial como cuidadoras no profesionales, en su mayoría mujeres, según un comunicado emitido este lunes por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Son 19.000 más que a finales de marzo, antes de la reforma del Gobierno, cuando se registraban 7.304 convenios especiales. En apenas 61 días, la cifra se ha incrementado en un 361,33%.

Hace siete años, más de 170.000 cuidadores no profesionales estaban dados de alta. A final de junio de 2012, unos días antes del real decreto por el cual se implantaron los recortes, eran más de 179.000. En noviembre de ese año —fecha que el Gobierno puso como tope para que quienes desearan seguir cotizando, asumiendo el pago de sus cuotas, lo comunicaran— los registros se desplomaron hasta 25.350: el sistema perdió 147.000 cotizantes en solo un mes.

Las organizaciones expertas en el sector, como la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales o la Coordinadora Estatal de Plataformas de Dependencia, han criticado reiteradamente que la reforma dejó sin posibilidades de cotizar a miles de personas, que optaron por destinar la prestación que recibían —que también se vio recortada en 2012— íntegramente a las necesidades del familiar dependiente, en vez de reservar una parte para el pago de la cuota a la Seguridad Social. Por otro lado, la propia ayuda al cuidador también está muy cuestionada entre quienes piensan que somete a las mujeres a los cuidados de los familiares en lugar de propiciar su salida a un empleo bien remunerado.

"La principal ventaja para los cuidadores de suscribir un convenio especial es que los años dedicados al cuidado de la persona dependiente, a menudo de su entorno familiar, se integran en su vida laboral y contribuyen a generar derecho a prestaciones como la de jubilación o la de incapacidad permanente", destaca el ministerio en su nota. 

La reforma del Gobierno daba 90 días naturales a partir del 1 de abril para solicitar el convenio y que sus efectos se extendieran desde esa fecha. Si los interesados lo solicitan después, el registro se contabilizará a partir de la fecha de la suscripción.

Los cuidadores de personas cuya prestación por dependencia se reconozca a partir del 1 de abril dispondrán de 90 días para solicitar el convenio si quieren que sus efectos se contabilicen desde la fecha en la que se les haya reconocido la prestación. Si se solicita después, el convenio tendrá efectos a partir de la fecha de suscripción. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información