Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta de Andalucía despide al científico Bernat Soria

La Administración arguye que el investigador ha roto su cláusula de exclusividad

Bernat Soria en 2018.
Bernat Soria en 2018.

La Junta de Andalucía ha despedido al investigador Bernat Soria, que pertenece al Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer). La Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, donde estaba incluido Cabimer y dependiente de la Consejería de Salud andaluza, ha rescindido el contrato del exministro socialista este jueves tras una auditoría interna.

Soria, exministro de Sanidad entre 2007 y 2009 con José Luis Rodríguez Zapatero, está dedicado a la investigación en terapia celular y centrado en la investigación de células troncales. Desde el cambio de Gobierno en Andalucía el pasado enero, la Junta ha examinado con lupa diferentes entidades y fundaciones, y tras informar esta semana de que la nómina de Soria era la más alta pagada por la Administración, este jueves ha cesado al científico. Según el diario Abc, el investigador ha cobrado 1,2 millones desde 2009. Este periódico no ha podido contactar con él.

Soria es administrador único y socio de la sociedad limitada Andalucell y administrador del Instituto de Nutrición y Diabetes de Alicante SL. Su contrato señala que percibe 5.000 euros por exclusividad del total de 150.000 euros brutos al año como investigador del departamento de regeneración y terapia celular.

La Junta ha seguido, explican, la recomendación de un informe jurídico que recomendaba su cese tras una auditoría interna que examinó la cláusula de exclusividad del investigador. Junto a Soria ha sido despedido un trabajador que no acudía a su puesto de trabajo, y su jefe, el investigador Shom Shaker, por no denunciar la ausencia del empleado, según dicen. El cese de ambos lo ha llevado a cabo el patronato del a Fundación Progreso y Salud tras analizar los resultados de la auditoría, realizada por la consultora Price Water House.

Soria ocupó la dirección de Cabimer desde su puesta en marcha, en 2006, hasta que al año siguiente le nombraron ministro. En ese tiempo, su equipo fue el primero que manipuló células troncales humanas y la investigación biomédica andaluza se situó en la primera línea de este campo científico en España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información