Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad subirá un 7% las plazas MIR para intentar paliar la falta de médicos

La integración de Madrid en la receta electrónica y de Cataluña en la historia clínica digital cerrarán la interconectividad del sistema de salud

Foto de familia de la celebración del pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud presidido por la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo (con pañuelo rojo, en el centro de la imagen).
Foto de familia de la celebración del pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud presidido por la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo (con pañuelo rojo, en el centro de la imagen). Europa Press

Sanidad ofertará 786 nuevas plazas para formar especialistas el año que viene, de las que unas 450 serán para médicos (el MIR) y otras 300 para enfermería (que tiene un sistema de acreditación similar llamado EIR), según ha dicho la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, al acabar la reunión del Consejo Interterritorial celebrada hoy. Ello supone una subida del 6,6% sobre las 6.797 plazas ofertadas este año, "que serán preferentemente para medicina de familia y comunitaria", que son los especialistas que atienden en primaria, según la ministra.

Con este esfuerzo para "identificar toda la capacidad de formación del sistema nacional de salud" se pretende paliar el déficit de médicos, que actualmente es de unos 4.000 facultativos, según el estudio Estimación de la oferta y demanda de médicos especialistas. España 2018-2030 que el ministerio presentó hace un mes. De acuerdo con ese trabajo, actualmente el 20,5% de los médicos de la sanidad pública tiene 60 años o más, lo que supone unos 28.500. Eso quiere decir que se van a jubilar en los próximos cinco años (casi 6.000 por año si el reparto fuera lineal durante todo el periodo). Prácticamente los mismos especialistas que completarán el MIR esos años.

Carcedo ha descartado que sea viable organizar un MIR extra, como ha sugerido el nuevo consejero de Andalucía (Jesús Aguirre, PP). La ministra ha explicado que no se trata de organizar un examen especial, sino que luego, quienes lo aprobaran, tendrían que entrar en el proceso de residencia, para lo que los hospitales o centros de salud deberían contar con unidades docentes libres, y que su incorporación fuera de plazo sería como si en un colegio entrara un grupo extra de niños en primero en diciembre, cuando ya esté en marcha el curso ordinario.

Además, la ministra ha anunciado la inminente integración en el sistema de la interoperabilidad de las tarjetas sanitarias de Madrid, por la parte que corresponde a las recetas (es la única comunidad cuyos habitantes no pueden sacar medicamentos en otra con la receta electrónica) y Cataluña, que podrá acceder y ofrecer los datos básicos de las historias clínicas de sus habitantes. Con ello acabará la costosa integración de los sistemas sanitarios digitales que empezó en 2002, lo que la ministra ha afirmado que ayudará a la cohesión.

Otros temas tratados en el consejo con los siguientes:

Fecundación asistida de mujeres solteras o parejas de mujeres. El consejo aprobó que estas mujeres tengan acceso a la reproducción asistida en la sanidad pública. Esta posibilidad les fue retirada en 2012. Fue cuando se estableció que solo tenían derecho las mujeres cuando tuvieran un problema médico. Y, como dijo en 2013 la entonces ministra Ana Mato (PP), la falta de varón no lo era. Todas las comunidades presentes (faltaron Cataluña y La Rioja) votaron a favor menos Castilla y León (PP) y Andalucía (PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox), que se abstuvieron. Esta postura puede indicar que la orden ministerial, que todavía tiene por delante un largo trámite, según fuentes de Sanidad, porque afecta a la cartera de servicios, no llegue a salir adelante después de las elecciones si el modelo del tripartito andaluz llega al poder en España. 

Talidomida. La ministra informó a los consejeros del real decreto para indemnizar a los afectados por la talidomida. Este está pendiente del dictamen del Consejo de Estado, y establece que podrán recibir las ayudas los nacidos entre 1950 y 1985 con malformaciones compatibles a las descritas como consecuencia de este fármaco, pese a que su uso solo fue legal entre 1960 y 1965. Según Sanidad se han recibido 528 solicitudes, de las que se han empezado a evaluar 458. Eso sí, Carcedo indicó que, en contra de lo que piden los afectados, las posibles ayudas no estarán exentas de tributar.

Antibióticos. El consejo ha aprobado el segundo plan frente a la resistencia por antibióticos (2019-2021), que intenta luchar contra este problema que la Organización Mundial de la Salud considera "una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo". Como novedad se extremará la detección en centros de primaria y residencias de mayores, ha dicho la ministra, quien ha destacado que entre 2016 y 2017 el consumo de estos medicamentos bajó un 4,34%, el primer descenso desde 2012.

Financiación. Varios consejeros, como el gallego Jesús Vázquez Almuíña, han pedido un consejo especial sobre financiación. La última amenaza financiera para el sistema son las terapias personalizadas CAR-T, que consisten en modificar los linfocitos T de personas con algunos tipos de cáncer hematológico para que sean reconocidos por el sistema inmunitario y los elimine. Como el proceso hay que efectuarlo de uno en uno, es muy caro. Pero Carcedo recordó que la financiación sanitaria está incluida dentro de la financiación autonómica que decide el Consejo de Política Fiscal y Financiera y pidió a las comunidades responsabilidad para, por ejemplo, no saltarse el calendario vacunal (Canarias y Castilla y León han anunciado la financiación de vacunas contra varias cepas del meningococo).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información