Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los afectados por la talidomida pueden solicitar que se revise su caso

Una web servirá para solicitar la evaluación e indemnización a los perjudicados por el fármaco

Manifestación de AVITE a las puerta del Congreso en septiembre de 2015.
Manifestación de AVITE a las puerta del Congreso en septiembre de 2015.

Las personas que crean que sufren malformaciones por culpa de la talidomida —el medicamento que se comercializó hace unos 55 años— ya pueden solicitar que se revise su caso para ver si tienen derecho a una indemnización por parte del Estado. Este sistema fue acordado el año pasado por el Ministerio de Sanidad y la asociación de afectados AVITE. 

El registro en el portal correspondiente (http://talidomida.isciii.es/) es el primer paso para que se vuelva a estudiar su situación. A partir de ahí serán unas unidades diagnósticas de las comunidades las que decidirán si las malformaciones de las personas se corresponden con las causadas por el medicamento. Si el dictamen es positivo, estos serán incluidos en un registro de afectados a los que se indemnizará. La asociación calcula que puede haber unas 3.000 personas con malformaciones por culpa del medicamento, aunque no hay datos seguros. 

AVITE (Asociación de Víctimas de la Talidomida en España) considera positiva la decisión y afirma que es fruto de su lucha titánica durante estos años. La vía de reclamar a la Administración -heredera de la que permitió comercializar el medicamento en una época, principios de los sesenta, en los que ni siquiera existía el Ministerio de Sanidad ni mucho menos una Agencia del Medicamento y en la que protestar a las autoridades en plena dictadura franquista era inviable- es la única que les queda en España, después de que los tribunales hayan considerado que la posible responsabilidad del laboratorio que inventó la molécula, Grünenthal, ha prescrito. También el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha rechazado el caso.

Es el segundo intento oficial de reparar aquel daño. Ya en 2010 el Instituto de Salud Carlos III revisó los casos que le llegaron, pero solo confirmó la relación con el fármaco de menos de una veintena de personas.

Más información