Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS teme que el brote de ébola supere los 20.000 casos en noviembre

Científicos de la organización urgen reforzar las medidas para controlar la epidemia

Una maestra toma la temperatura a estudiantes de secundaria en Nigeria. Ampliar foto
Una maestra toma la temperatura a estudiantes de secundaria en Nigeria. REUTERS

Científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Imperial College London temen que el brote de ébola supere los 20.000 casos a principios de noviembre. De acuerdo con las proyecciones de los expertos —publicadas este martes en un artículo del New England Journal of Medicine—, 9.939 infectados estarán en Liberia, 5.925 en Guinea y 5.063 en Sierra Leona, si la situación actual se mantiene. La tasa de mortalidad de las personas con virus se sitúa en el 70,8%.

Los científicos aseguran que estas proyecciones serán una realidad "si no se refuerzan de forma inmediata las medidas para controlar la epidemia". La profesora de estadística epidemiológica del Imperial College London y coautora del artículo, Christl Donnelly, explicó que estas estimaciones se consiguieron a través de dos metodologías diferentes y coinciden con las que han avanzado otras organizaciones médicas.

La diferencia, sin embargo, está en que hasta hace pocas semanas se creía que los 20.000 casos se alcanzarían en cualquier caso entre febrero y marzo del próximo año y no en poco más de un mes a partir de ahora. Los datos más recientes aportados por la OMS indican que los casos rozan los 5.800, con 2.800 fallecidos entre ellos.

Los científicos han tenido en cuenta para su proyección que hace una semana el número de personas infectadas se había duplicado en Guinea en tan solo 15,7 días, en 23,6 días en Liberia y en 30,2 días en Sierra Leona.

El estudio destaca que las dimensiones de desastre que ha tomado la epidemia del ébola no se deben a ningún cambio en sus características clínicas, en la gravedad de la infección o en su modo de transmisión, que son similares a los de brotes pasados. "El periodo de incubación, la duración de la enfermedad, la tasa de mortalidad y el número de reproducción (personas infectadas por cada enfermo) están dentro de los rangos reportados en brotes anteriores", describe el artículo.

El carácter excepcionalmente amplio de esta epidemia se debe entonces, según han inferido los investigadores, a las características de la población infectada, a las condiciones de los sistemas de salud y a que los esfuerzos para cortar la transmisión han sido insuficientes. El hecho de que las poblaciones de los tres países afectados estén altamente interconectadas, el amplio tráfico transfronterizo en el epicentro del brote, las conexiones viales relativamente fáciles entre los pueblos y las ciudades, así como la densidad demográfica de estas últimas, han contribuido a la rápida propagación del letal virus.

También ha sido un factor determinante el que los sistemas sanitarios de los tres países sean extremadamente precarios tras años de conflictos armados. El ejemplo de que esto ha jugado un rol determinante es que Nigeria, con un mejor sistema de sanidad, puso rápidamente bajo control un limitado número de casos y aparentemente ha conseguido detener la transmisión.

Todo ello a pesar de que el virus se introdujo en Lagos, una ciudad de 20 millones de habitantes, y en Puerto Harcourt, otra urbe importante. Sobre la situación en este último país y en Senegal, donde han detectado un solo caso, el director de Estrategia de la OMS y coautor del estudio, Christopher Dye, dijo con mucha prudencia que es posible que se haya conseguido poner la situación bajo control total.