Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Farmacéuticas de EE UU critican el marco legal español

"Las reformas de control de gasto “son un desincentivo a la inversión

Los reproches están en un informe de la agencia de comercio exterior de Obama

El gasto en recetas de la Administración cayó en 2013 en 587 millones de euros.
El gasto en recetas de la Administración cayó en 2013 en 587 millones de euros.

A las compañías farmacéuticas estadounidenses no les ha sentado nada bien las medidas de recorte del gasto en medicamentos adoptadas por el Ministerio de Sanidad a lo largo de los últimos cuatro años. Las empresas critican que debido a la sucesión de decretos el marco normativo es “impredecible y falto de transparencia”, y hacen referencia de forma explícita al sistema de precios y rembolso. Los reproches de los laboratorios se incluyen en el informe Barreras al comercio extranjero 2014 elaborado por la agencia gubernamental que coordina la política de comercio exterior estadounidense (United States Trade Representative). “Los laboratorios están preocupados”, detalla el informe que avanzó en su edición de ayer el diario Expansión y que recoge las preocupaciones de las farmacéuticas.

Fuentes del sector recuerdan que llevan tiempo esperando un real decreto sobre precios y financiación de medicamentos por parte del Sistema Nacional de Salud que sustituya al actual, de 1990, y que ponga orden no solo a la hora de fijar el precio del producto, sino que sirva para agilizar la incorporación al sistema público de los nuevos medicamentos, por ejemplo, antineoplásicos.

Este problema no solo lo han denunciado reiteradamente los portavoces de la industria farmacéutica, independientemente de la nacionalidad de la empresa. Los oncólogos han destacado repetidamente que se han complicado las negociaciones entre Administración y laboratorios para fijar precios e indicaciones de los nuevos antitumorales, lo que posterga el acceso a estos medicamentos.

Los laboratorios también estiman que las reformas emprendidas para contener el gasto farmacéutico de la Administración española han contribuido a “diluir el valor de sus patentes y crear un desincentivo a la innovación o las nuevas inversiones”. En relación con ello está

el impulso que se ha dado a los medicamentos genéricos y las disposiciones dirigidas a que se opte por ellos frente al fármaco de marca, incluso cuando ambos tengan el mismo precio.

El resultado de las medidas adoptadas en España, en especial con los genéricos, se ha traducido en una “reducción de los ingresos de la industria”, según el documento. El año pasado, la suma de medidas (copago, exclusión de fármacos subvencionados, precios de referencia) supuso una reducción del gasto de la Administración en 587 millones de euros respecto a 2012, aunque es cierto que parte de este dinero lo asumió el bolsillo de los usuarios.

Este diario se puso ayer en contacto con algunos de los principales laboratorios estadounidenses establecidos en España (Abbott, MSD, Pfizer, Lilly). Solo MSD trasladó su postura mediante un comunicado, en el que “para garantizar la viabilidad del sector” reclama “un marco estable y predecible, sin fragmentación regulatoria, en el que se refuerce la transparencia a todos los niveles”.

Sanidad señala que trabaja para establecer este marco “estable y previsible”, pero añade que ello debe ser compatible con la sostenibilidad del sistema y el acceso de todos los pacientes a los medicamentos. Una circunstancia cada vez más difícil no solo por el aumento de la edad de la población (y el gasto en tratamientos crónicos), sino por el elevado precio de medicamentos de última generación (hepatitis C, cáncer) que añaden mayor tensión a las ajustadas cuentas públicas.

 

Más información