Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón: “Tenéis mi compromiso de que ni un grito me hará abdicar”

El ministro de Justicia proclama su intención de llevar hasta el final la reforma de la ley que regula la interrupción del embarazo

La manifestación de por la mañana en Madrid sobre la ley del aborto fue respondida por la tarde por el principal interpelado: el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. "Tenéis mi compromiso personal que no habrá ni un grito ni ningún insulto que a este ministro le vaya a hacer abdicar del compromiso de cumplir el programa de regular los derechos de las mujeres y del concebido", dijo en la convención del PP que se celebra en Valladolid.

No estaba previsto decir una palabra del aborto en toda la convención, pero Gallardón quería responder a la manifestación y pactó que le hicieran una pregunta. José Ramón García Hernández, responsable de Relaciones Internacionales del PP, fue el encargado. "Que no se diga que no hablamos de lo que hay en la calle, tenemos que hablar del aborto, ministro"; le dijo en medio de un gran aplauso porque la gente quería escucharlo. Gallardón hizo un discurso muy preparado y muy aplaudido que dejó claro que el PP va a dar la batalla y va a sacar la ley o si no él se apartará. "No nos avergonzamos de hablar de lo que nosotros creemos, eso indica que este es un partido capaz de liderar a la sociedad española", arrancó. "Este auditorio se llama Miguel Delibes, un hombre que hizo grandes cosas en defensa de la vida. Él era un hombre nada conformista con el franquismo, nada conservador, era auténticamente progresista. Y él escribió una tercera de Abc donde recordaba que lo más progresista es defender al más débil. Los progresistas defendían al esclavo frente al esclavista, a la mujer, al oprimido, pero esa corriente se interrumpió el día en que el más débil era el no nacido", aseguró. "Yo me afilié al partido el día que se fundó", recordó Gallardón. "Este partido ha hecho mucho por los derechos fundamentales", siguió el ministro.

"No hablamos de un tema de moral, de conveniencia electoral, sino de defensa de los derechos fundamentales. Tenemos que estar orgullosos de lo que hemos hecho estos años". El ministro llegó a reivindicar a su padre, que fue quien lideró la oposición a la ley del aborto de 1983 desde AP y promovió el recurso de inconstitucionalidad. AP también votó en contra de la ley de 1985 porque no le gustó la sentencia del Tribunal Constitucional que ahora tanto reivindica y cómo se había adaptado a ella la ley. "He visto en esta convención fotos de Fraga, también han puesto una foto de mi padre ahí afuera, lo agradezco mucho. Este partido tiene que estar orgulloso de ser el único que ha hecho de la defensa del más débil una bandera por encima de encuestas y de conveniencias, insistió".

El ministro se refirió al apoyo que la oposición da a quienes son contrarios a su anteproyecto: "La izquierda, y no solo el PSOE, también esa inteligencia pseudoprogresista, que reparten etiquetas y carnes. ¿Quienes son ellos para etiquetarnos? Quienes nos tienen que juzgar son los ciudadanos. Ellos van a encontrar que un partido aborda un asunto de derechos desde el cumplimiento de su programa electoral", recalcó.

Y ahí llegó el compromiso de sacar la ley después de una negociación dentro del PP, el único partido que la apoyará porque los demás, salvo UPN y Unió, apoyan una ley de plazos como la actual, similar a las de todos los grandes países europeos. Y así contestó a la manifestación: "Esa regulación la vamos a hacer nosotros, los del PP, entre nosotros, estudiando, hablando, y acordando como siempre hemos hecho las cosas en este partido. Tenéis mi compromiso personal que no habrá ni un grito ni ningún insulto que a este ministro le vaya a hacer abdicar del compromiso de cumplir el programa de regular los derechos de las mujeres y del concebido", concluyó su mención al asunto del cambio de la regulación del aborto, que, con las condiciones del anteproyecto que ha presentado (excluyendo la posibilidad de interrumpir el embarazo en caso de malformación fetal) ni siquiera tiene el apoyo de todo su partido.