Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos se oponen a la prohibición de que los gais puedan donar sangre

En EE UU, a los hombres homosexuales no se les permite ejercer esta acción desde 1983, cuando se conocía muy poco acerca del sida y el VIH

Donación de sangre.
Donación de sangre.

La Asociación Americana de Médicos (AMA) ha instado esta semana a la Agencia del Medicamento (FDA) a que se acabe con la regulación de la prohibición de donar sangre alegando que los hombres homosexuales deben ser evaluados a nivel individual y no como grupo. Los expertos han señalado que un cambio en esta política conseguiría una ley más acorde con la investigación científica actual. La decisión se tomó el pasado martes tras una votación realizada durante su congreso anual en Chicago.

La ley impuesta en 1983 por la FDA establece que “todos los hombres que hayan tenido sexo con otros hombres desde 1977 (coincidiendo con el comienzo de la epidemia del sida en Estados Unidos) deben renunciar al hecho de ser donantes. Esta decisión es una consecuencia de que los contactos sexuales entre ellos incrementan el riesgo de padecer sida, hepatitis B y otras enfermedades de transmisión sexual que se adquieran tras una transfusión sanguínea”.

Según el último informe del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE UU, el 61% de las personas que padecen sida o están infectados por el VIH son hombres homosexuales (más de 30.000 casos anuales).

“La norma se redactó cuando se sabía muy poco de la enfermedad del sida y su contagio. Ahora se realizan análisis antes de que la persona done sangre y así evitar los posibles riesgos a los receptores”, explicó el comité en un comunicado. De acuerdo con los últimos datos recogidos por la FDA, aproximadamente uno de cada dos millones de personas en EE UU se contagia por transfusión sanguínea.

“La prohibición -de por vida- de donar sangre a los gais es discriminatoria y no se basa en datos científicos”, explicó William Kobler, miembro de la AMA, en un comunicado. “Requerimos una nueva política que garantice que la prohibición se ejecutará a las personas en función de su nivel de riesgo y no en el de su orientación sexual”, añadieron desde el AMA.

“La política se redactó cuando ni siquiera se había nombrado la enfermedad. Y la tecnología e investigación han avanzado a pasos agigantados desde entonces. Es antigua y evita que haya más sangre donada”, explicó a la ABC, Robert Valadez, analista del grupo Men´s Health Crisis.

“La opción que tiene la FDA es adoptar leyes similares a las que existen en otros países como Canadá o el Reino Unido, que permiten donar a los hombres homosexuales si no han tenido sexo con otros hombres en un período de tiempo -estos países establecen un tiempo de un año-”, agregó a la misma cadena, Louis Katz, vicepresidente de la America´s Blood Center. “Entiendo que está decisión es problemática, pero sería un avance en comparación a lo que tenemos desde los años ochenta”.

En 2010, el Departamento de Salud creó un comité formado por distintas organizaciones -Cruz Roja, Centros de Sangre de EE UU y la AABB (Centro Internacional de Terapias Celulares)- que, tras una revisión, solicitó un cambio de la misma. Dos años después, este mismo departamento pidió estudios adicionales sobre los efectos potenciales de los cambios de criterio de la donación de sangre. Proceso que sigue abierto en este momento.