Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de criterio común retrasa el copago de prótesis

Sanidad fijó que los usuarios pagarían un máximo de 20 euros por una silla de ruedas

Una silla de ruedas no es lo mismo en Andalucía que en Extremadura. Tampoco lo es un audífono o un bastón. La ausencia de criterios unificados y de una cartera común de productos financiados en todas las comunidades está retrasando la implantación del copago para las prótesis sanitarias. Una medida que aprobó Mariano Rajoy en abril —junto al aumento del pago por los fármacos— y que se ha desarrollado a través de varias normas aprobadas en diciembre por las autonomías. Los ciudadanos, sin embargo, tardarían todavía un tiempo en pagar los 20 euros —de tope— definidos para sus audífonos, sillas de ruedas o plantillas; o los 40 establecidos para otros productos, como las muletas.

El Ministerio de Sanidad propondrá mañana a las comunidades la creación de un registro informatizado que identifique y clasifique esos productos ortoprotésicos para establecer los importes máximos que debe pagar el enfermo. Las empresas de tecnología sanitaria tendrán que inscribir en él sus productos susceptibles de financiar. Un paso que no ha sido necesario, por ejemplo, con los fármacos, que se recogen en un listado común de financiados para todas las regiones.

El Gobierno —que planteó la iniciativa para “unificar” la prestación en toda España— estima que este nuevo copago puede reducir el gasto sanitario en unos 53 millones de euros, cantidad que se sumaría a la lograda por la nueva aportación de aquellos ciudadanos que usen el transporte sanitario no urgente. Esta medida aún se está negociando con las asociaciones de pacientes, pero establece un pago de cinco euros por trayecto; excepto para los enfermos crónicos, que pagarían entre seis y 60 al año, en función de su renta.

Más información