Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al CNIO le queda dinero solo para dos años si no toma medidas

El centro que creó Mariano Barbacid en 1998 discute hoy un plan de viabilidad

Laboratorio de proteómica.en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).rn
Laboratorio de proteómica.en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Gorka Lejarcegi

Al prestigioso Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), uno de los 10 mejores del mundo en biomedicina, le queda dinero para funcionar como hasta ahora un par de años, a no ser que se remedie la situación de tesorería. Y dos años es un plazo muy corto en ciencia, actividad que exige planificación a largo plazo y estabilidad. El CNIO, creado por el científico Mariano Barbacid en 1998 y dirigido por él hasta hace año y medio, sencillamente gasta más de lo que ingresa, mucho más, y se está comiendo sus reservas a un ritmo galopante. De 42,28 millones que tenía ahorrados a principios de 2011, ha pasado a 23,58 en la actualidad y, según las estimaciones de la gerencia del centro, estará en 13 millones en 2013, que casi se agotarán íntegramente al año siguiente. Para hacer frente a esta difícil situación, el patronato del CNIO, presidido por la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, discute hoy un plan de viabilidad.

“De seguir los actuales niveles de déficit (que representan unas necesidades anuales de 10 millones de euros), se agotarán los recursos existentes en caja antes de finalizar el ejercicio de 2014”, alerta la gerencia del centro en su informe. El problema del déficit de tesorería se veía venir ya en 2009 y en 2010, pero desde entonces no se han incrementado los ingresos suficientemente, mientras que se han mantenido los gastos a un nivel alto.

La alarma sobre la situación económica del CNIO, que dirige la científica María Blasco desde junio de 2011, salió a la luz el pasado mes de octubre, cuando un informe del Ministerio de Economía y Competitividad (Mineco, al que está adscrito el centro), concluyó que era necesario poner en marcha “un plan de viabilidad y ajuste”. En el CNIO “se ha producido un deterioro de los resultados que ha supuesto pasar de un beneficio de 2,5 millones de euros en 2009, a una pérdida de 1,9 millones en 2011”, indicaba el documento del Servicio de Economía y Hacienda del Mineco, elaborado el pasado mes de agosto. Según esas estimaciones, la situación sería más grave aún en el futuro, con un déficit superior a los seis millones de euros en los próximos cuatro años.

Las medidas de reducción del gasto en 2012 no son suficientes

Pero las cifras de tesorería (el dinero realmente disponible) que aporta la gerencia del propio CNIO son mucho más alarmantes: el año pasado, se redujeron las reservas (el colchón acumulado en este centro) en 9,42 millones, y en 2012, con las cuentas aún sin cerrar, se añaden otros 9,2 millones de déficit, señala el Informe de Gestión, análisis de las cuentas anuales de 2011 y 2012, de fecha 5 de noviembre. El CNIO ha declinado comentar la situación, derivando el asunto a la secretaria de Estado, que tampoco ha explicado su posición.

El total de ingresos del CNIO en 2012 asciende a 47,42 millones, incluyendo las transferencias que recibe de la Administración central (21,86 millones), los ingresos por los proyectos competitivos que logran sus investigadores (14,38 millones), las ventas y contratos (6,22 millones) y las donaciones (1,86 millones). A esto se añaden dos partidas más de ingresos: las devoluciones del IVA (4,19 millones) y los intereses (856 millones).

El total de gastos es muy superior: 57,16 millones, incluyendo los 18,14 millones de personal, 15,56 de bienes fungibles y servicios generales y los 17,2 de mantenimiento del edificio.

El problema es que para el año próximo las estimaciones no mejoran y se reducirían en otros 10 millones de euros los ahorros del CNIO si no se pone remedio inmediato. El plan de viabilidad, por tanto, es un complicado ejercicio de escalada para equilibrar las cuentas.

El informe de la gerencia indica que las medidas tomadas este año han supuesto una disminución del gasto del 11%, alcanzando una cifra de ahorro de 1,5 millones de euros. Pero esta cantidad está muy lejos de ser suficiente: “A pesar de la puesta en marcha de estas medidas en el ejercicio de 2012 y de los notables esfuerzos en materia de reducción de gasto, se estima que la tesorería sufrirá una pérdida al cierre del ejercicio de 9,3 millones de euros”, señala el informe, que fue cerrado con los datos de los tres primeros trimestres de este año.

“En los últimos ejercicios, el CNIO ha venido arrastrando una situación de desequilibrio económico que ya fue identificada en 2009”, señala la gerencia. La cuestión es cómo garantizar un futuro solvente al centro. “En los últimos ejercicios, el CNIO se encuentra inmerso en una situación de déficit de carácter estructural y en el que también ha influido la realización de algunas inversiones en infraestructuras (edificio de energías) que ponen en peligro la tesorería del CNIO”.

En su informe del pasado octubre, la inspección del Servicio de Economía y Hacienda del Mineco recomendaba poner en marcha “un plan de viabilidad y ajuste, que incluya las medidas de reducción de costes, mejorando la eficiencia de la actividad investigadora y estimulando la obtención de recursos privados”. En la última reunión del patronato del CNIO, celebrada el pasado 6 de noviembre, se acordó elaborar un plan de viabilidad que debe presentarse hoy.

Las cuentas

* El dinero que recibe el CNIO con cargo a los presupuestos del Estado (a través del Mineco) ha caído desde 2010, pasando de 24,7 millones a 21,8 este año. También es inferior la cantidad de dinero captado en los proyectos de investigación competitivos, pero las venta de servicios ha aumentado.

* La plantilla del CNIO era de 454 personas (186 hombres y 268 mujeres), en 2010, en el área científica y de apoyo científico, más una treintena en administración. A pagar los sueldos se dedicaron 15,19 millones. En 2011 las cifras eran muy similares.