CRÍTICA | CLÁSICA

Haendel

Un Mesías estupendo en cuanto al conjunto instrumental y al coro, pero con tres de los solistas muy por debajo de las exigencias de la música de Haendel