Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una red estafó un millón de euros con pases falsos para vías de peaje

Un ingeniero barcelonés de 76 años aprovechaba su formación para atacar ese sistema de pago

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) ha desarticulado una red que estafó un millón de euros a autopistas de peaje españolas. La organización contaba con una red de agentes comerciales que ofrecían a camioneros tarjetas falsificadas en paquetes de cuatro unidades por 500 euros. Un ingeniero barcelonés de 76 años aprovechaba su formación para atacar el sistema de pago de las autopistas y confeccionar las tarjetas en un laboratorio instalado en su casa. Elaboraban dos tipos de medios de pago fraudulentos: unos válidos solo para peajes españoles, y otros para ser utilizados en Francia, Alemania e Italia. En la operación han sido detenidas 39 personas en Barcelona, Tarragona, Valencia y Sevilla.

La investigación se inició por una denuncia de las empresas operadoras de tarjetas de peaje. Las pesquisas realizadas permitieron conocer la forma de distribución de las tarjetas falsificadas. Tras una cita previa, los comerciales de la red quedaban con camioneros en zonas industriales o en áreas de descanso de autopistas de Barcelona. En estos encuentros, tras un tiempo de negociación entre ambas partes, se llevaba a cabo la entrega de los pases fraudulentos.

Si el contacto entre los comerciales y los usuarios no se producía por algún motivo, el distribuidor tenía habilitados una serie de escondites o zulos en los que dejaba el material para que lo recogiera posteriormente el transportista, sin necesidad del encuentro. Las tarjetas falsas tenían una validez de un mes y estaban numeradas del uno al cuatro para establecer el orden en el que debían de ser utilizadas.

Nuevos clientes

Los investigadores averiguaron que la transmisión de información se realizaba a través del boca a boca. Los nuevos clientes eran analizados por los comerciales de la red para ver si eran solventes y de fiar. Si la valoración era positiva, se les incluía en la lista de clientes. La policía detectó que algunos de los camioneros compraban más paquetes de los que podían usar para luego revenderlos y conseguir un beneficio extra.

El fabricante de las tarjetas disponía en su casa de información sobre los nuevos sistemas de pago de los peajes. En los registros efectuados, la policía ha hallado más de 2.500 tarjetas falsas.