Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una francesa denuncia a Bayer por el daño cardiovascular de un anticonceptivo

Crece la inquietud internacional sobre los anticonceptivos orales de tercera y cuarta generación

La familia de Marion Larat, una joven francesa que sufrió un grave accidente cerebrovascular (ACV) causado por la píldora anticonceptiva Meliane, ha decidido denunciar en los tribunales al gigante farmacéutico alemán Bayer. El viernes, el abogado de los Larat presentó una denuncia por “atentado involuntario contra la integridad de una persona humana” en la fiscalía de Bobigny, cerca de París, según adelantó Le Monde. La demanda se dirige contra el director general de Bayer en Francia y contra el responsable de la Agencia Nacional de Seguridad de Mediamentos (ANSM), en este caso por no haber aconsejado que la píldora fuera retirada del mercado.

La abogada, llamada Me Jean-Christophe Coubris, que asiste también a cientos de víctimas del adelgazante Mediator, quiere "sensibilizar a la población sobre los peligros de la píldora", y se pregunta "por qué las píldoras de tercera generación, que son más caras, más peligrosas y no más eficaces que las precedentes siguen en el mercado".

Marion Larat, que tomó la píldora Meliane durante cuatro meses, sufrió un ataque vascular que la hizo caer en coma y le dejó graves secuelas. Su caso fue analizado por la comisión de accidentes médicos de Burdeos, que dictaminó en junio pasado que el ACV había sido causado por la píldora.

Bayer y otros grandes laboratorios que fabrican los anticonceptivos de tercera y cuarta generación no niegan los riesgos de trombosis ligados a la toma de sus píldoras, pero se protegen de posibles acciones legales escribiéndolo en los prospectos. En la época en que Larat tomaba las pastillas, el prospecto no mencionaba el aumento de riesgo de sufrir trombos y embolias arteriales respecto a las píldoras de segunda generación, según dice la denuncia.

Las compañías ya advierten del riesgo en sus prospectos

Los padres de Marion Larat y Pierre Markarian, el padre de otra supuesta víctima (Théodora, fallecida a los 17 años a causa de una embolia pulmonar después de tomar durante varias semanas el contraceptivo Mercilon), han pedido a las autoridades sanitarias francesas que tomen medidas, y el Gobierno galo acaba de retirar el reembolso de la Seguridad Social para las píldoras de tercera generación, que iba a ser efectivo en septiembre de 2013. Un informe de la comisión de transparencia del ministerio alertó en junio de que las píldoras podían ser peligrosas y no debían ser financiadas.

La primera denuncia penal en Francia se suma al aumento de la inquietud en diversos países occidentales sobre el uso de los anticonceptivos orales. En Estados Unidos, Canadá, Australia, Suiza y Alemania hay ya centenares de denuncias en curso.

En España, la Agencia Española del Medicamento ya conoció y alertó sobre estos riesgos en 2001, informa Emilio de Benito. Una portavoz del Ministerio de Sanidad afirma que no ha habido efectos adversos ni denuncias. Este periódico intentó hablar con Bayer en Madrid del asunto pero no lo consiguió.