Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio millón de alumnos perderán las ayudas para libros de texto

La estadística oficial dice que el gasto público educativo cae en 2012 más de 1.120 millones

Los colegios e institutos ganan 136.000 estudiantes

Padres y madres de un colegio público preparan los libros que han comprado por cooperativa.
Padres y madres de un colegio público preparan los libros que han comprado por cooperativa.

Menos dinero para atender a más alumnos en un momento de crisis brutal para las familias. Este es el panorama que vienen denunciando desde hace meses los sindicatos y las asociaciones de padres y las de estudiantes y que confirma (aunque con cifras menos graves) la estadística oficial del Ministerio de Educación: habrá 8,05 millones de estudiantes (136.000 más que el curso anterior, un 1,7% de incremento) que se encontrarán con un gasto público en educación (tanto del ministerio como de las comunidades y Ayuntamientos) que se ha reducido en 2012 en 1.120 millones con respecto al año anterior —y que en 2013 bajará al menos otros 3.000 millones—. Una de las consecuencias de todo ello es que más de medio millón de alumnos perderán su ayuda para material escolar y libros de texto.

Sin embargo, en la parte de las becas el ministerio asegura que llegarán a 15.000 personas más a pesar de contar con 185 millones menos que en el curso 2011-2012. Los siguientes son los principales puntos del avance de la estadística oficial del curso que arrancó el mes pasado:

» La inversión desciende por tercer año. El gasto público en Educación que el ministerio calcula para este año es de 50.448 millones de euros, 1.120 menos que en 2011 y 2.123 millones menos que en 2009, el momento álgido de inversión en educación de la historia de España. Eso son los datos que estima el ministerio tomando los Presupuestos iniciales de 2012, es decir, sin contar el hachazo del decreto de ajustes firmado hace seis meses por el Gobierno y que espera recortar otros 3.000 millones entre este año y el próximo.

Y, en todo caso, unas estimaciones que los sindicatos siguen poniendo en duda, pues creen que se quedan cortas, asegura Juan Martínez, responsable del Gabinete de Estudios de CC OO. El Ministerio de Educación ha insistido en los últimos meses una y otra vez en que “una mayor inversión no es sinónimo de mejores resultados”, según repitió el lunes en el Congreso la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio.

» Más becas con menos dinero. También estima el ministerio que el número de becarios aumentará este curso a pesar de que el dinero destinado a esa partida desciende: es decir, calculan que habrá 15.000 becarios más con 185 millones menos. Entre las becas del ministerio están la convocatoria general (las que se conceden según el nivel de renta para estudiar o desplazarse, o para mantenerse en el caso de los más pobres), pero también otras como las Erasmus, que en este año 2012 ya bajaron un 40% (de cuyo presupuesto salen en su mayor parte las becas de 2012-2013) y bajarán otro 60% en 2013.

“La única explicación es que las cuantías medias de las becas serán menores para llegar a más gente”, dice Martínez, pues el presupuesto de las generales lleva dos años congelado y, además, se han endurecido los requisitos académicos para acceder y mantenerlas. De hecho, los expertos en financiación universitaria Juan Hernández Armenteros (Universidad de Jaén) y José Antonio Pérez García (Politécnica de Valencia) calculan que este año perderán la beca en torno al 17,3% de los beneficiarios en los campus.

» Las ayudas se quedan en un tercio. Lo que sí admite el ministerio es que este curso los beneficiarios de otras ayudas se quedan en casi un tercio de las que había: bajan de 923.000 a 344.000, es decir, las perderán más de medio millón de escolares. En esta categoría se incluyen la adquisición de libros de texto y material didáctico de las enseñanzas obligatorias y las de exención de precios académicos (sobre todo, las matrículas universitarias) a las familias numerosas de tres hijos.

Teniendo en cuenta que estas últimas son las que son (la exención de la mitad de la matrícula para estos hogares está reconocida en la ley), el gran golpe lo sufrirán las ayudas para libros de texto y los programas de gratuidad, cuyo presupuesto bajó el ministerio en 2012 un 76%.

Habrá menos dinero para repartir entre más becarios

» Tantos alumnos como hace 20 años. Los 8,05 millones de alumnos de educación infantil, primaria, secundaria, bachillerato y FP que llenarán este curso las aulas en toda España son 136.000 más que el curso pasado, y 800.000 más que en el curso 2007-2008 (en 2008 el gasto público fue de 50.200 millones, muy cercano al dato de 2012).

Para encontrar una cifra similar de alumnado en las aulas hay que remontarse casi 20 años, al curso 1993-1994. Destaca el aumento en educación infantil (40.000 alumnos más que el curso pasado) y en primaria (casi 36.000). Juan Martínez insiste también en el aumento que ha experimentado el alumnado desde 2009 (en más de 440.000, 5,8%): “El ministerio no puede seguir justificando que en España la inversión educativa no es el problema con datos de inversión por alumno de 2009, cuando el gasto estaba en lo más alto y había muchos menos alumnos”, se queja.

» Vuelta a las aulas. Tomando como referencia los porcentajes de aumento, destaca el 4,2% de subida en los estudiantes de formación profesional. Son casi 26.000 estudiantes más de FP que hace un año, hasta rozar los 640.000.

Pero entre todas las subidas destacan las de las enseñanzas a distancia. Esta modalidad en la FP ha crecido un 15,7% hasta llegar a 38.000 alumnos. En el bachillerato, lo ha hecho un 9,2% hasta llegar a los 42.000. La enseñanza a distancia es una clara vía para el reenganche de jóvenes que dejaron prematuramente los estudios y que se han visto arrojados al paro durante la crisis. El abandono escolar sigue siendo uno de los mayores problemas de la educación española, pero con un 26,5% en 2012 se encuentra en la cifra más baja de la historia: en 2009 eran casi un tercio de los jóvenes de 18 a 24 años los que habían dejado los libros después de la ESO.

En ese contexto, multitud de expertos se han quejado de la contradicción que trae consigo la crisis: la vuelta a las aulas de miles de jóvenes en medio de recortes que lastran su atención escolar. Por ejemplo, la Plataforma de FP a distancia impulsada por el Ministerio de Educación quedó prácticamente en nada al sufrir un recorte de 12,3 millones en las cuentas de 2012.

El ministerio, por su parte, ha insistido en numerosas ocasiones en que la FP es una de sus grandes apuestas: Gomendio destacó el lunes en el Congreso un programa de 20 millones de euros para financiar experiencias piloto de nuevas titulaciones en la FP dual (que combinan estudio y trabajo a la vez).

» Más peso de la pública. Otra consecuencia de la crisis es el trasvase de alumnos desde la educación privada a la concertada y de esta a la pública, sobre todo en las etapas no obligatorias, que en la mayoría de las comunidades no están subvencionadas. Así, en infantil van a la pública el 65,1% de los alumnos (dos cursos antes eran el 64,5%) y el 76% de los bachilleres, 1,6 puntos más que en 2009.