Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cabeza de oso de un millón de años

Los investigadores de Atapuerca reconstruyen un cráneo entero de la especie de la Gran Dolina

Cráneo de un oso hallado en la Gran Dolina de Atapuerca.
Cráneo de un oso hallado en la Gran Dolina de Atapuerca.

Los investigadores de la sierra de Atapuerca han logrado reconstruir un cráneo entero de la especie de osos descubierta en 2001 en el yacimiento de la Gran Dolina, el Ursus dolinensis, que vivió en esa zona entre 900.000 y un millón de años atrás. El hallazgo ayudará a clarificar el árbol evolutivo de los osos, pues esta especie se sitúa muy cerca del ancestro común entre el oso de las cavernas y los actuales osos pardos. Su comparación con los restos hallados en otros yacimientos euroasiáticos servirá para determinar su extensión territorial; es decir, si fue endémica de la región, y por tanto de la península Ibérica, o si se distribuyó por toda Eurasia.

Los huesos de este oso han sido encontrados durante la última campaña de excavaciones en los yacimientos de Atapuerca, que empezó el pasado 17 de junio y cuyos resultados han presentado esta mañana sus directores, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell. Otro hallazgo importante ha sido un núcleo de sílex que evidencia la presencia humana en Atapuerca hace casi un millón de años.

Además, en la Sima de los Huesos se han descubierto nuevos fósiles de la especie Homo heidelbergensis. Estos restos todavía están en proceso de estudio para determinar si pertenecen a un nuevo individuo o a alguno de los ya hallados en campañas anteriores.