Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy dice ahora que reformará pero no derogará la ley del aborto si gana las elecciones

El candidato del PP se comprometió formalmente en abril a volver a la norma de 1985

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha dicho hoy que se plantea reformar, y no derogar, la ley del aborto en caso de ganar las elecciones generales previstas para el próximo 20 de noviembre. En una entrevista en la Cadena Cope, el líder de los populares ha asegurado que "hay que buscar una fórmula, estamos trabajando en ello, que proteja el derecho a la vida y sea acorde con la última sentencia del Tribunal Constitucional". Rajoy podría sugerir así una vía intermedia entre la norma actual y la anterior.

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno no acepta que "una niña de 16 años pueda abortar sin el conocimiento o consentimiento de sus padres". "Eso no lo acepta nadie porque es un tema de total y absoluto sentido común", ha apuntado.

De ganar los comicios, Rajoy tiene previsto realizar algunas modificaciones en leyes aunque "no es partidario de hacer tabla rasa de todo", ya que, a su juicio, "eso es un gran error".

En abril pasado, el líder del PP se comprometió formalmente a derogar la ley del aborto. "Mi idea es cambiar la ley para volver a la que se hizo con Felipe González, la anterior", señaló. Esa norma, de 1985, ha sido criticada por muchos como coladero. Mientras Aznar estuvo en el Ejecutivo, con esa ley hubo 500.000 abortos. Era tan laxa que se llegó al récord de 100.000 al año en 2008.

La actual norma, en vigor desde julio de 2010, contempla un plazo de 14 semanas en el que cabe la interrupción del embarazo por libre decisión de la mujer, por malformaciones del feto o riesgo para la madre hasta la semana 22 y pasado ese plazo solo en supuestos "incompatibles con la vida". Esta ley se asemeja al modelo más extendido en Europa. La norma de 1985 establecía tres supuestos para la interrupción del embarazo (violación, malformación, peligro para la mujer), entre los que se incluía el riesgo psicológico, que fue la circunstancia alegada en un 96% de los abortos hasta la nueva ley.

El número de interrupciones del embarazo viene experimentando un ligero descenso desde 2009, antes de la entrada en vigor de la nueva norma, y las causas no están claras. El Ministerio de Sanidad argumentó que, aparte de la nueva ley -más restrictiva pues aunque permite abortar sin dar explicaciones en las primeras 14 semanas hace que a partir de la 22 solo se pueda interrumpir el embarazo en casos de grave riesgo para la salud física de la madre-, una de las causas era la dispensación sin receta de la píldora del día siguiente. Pero las clínicas que practican abortos, agrupadas en Acai, creen que el descenso se debe más bien a que ha disminuido el número de emigrantes. Estas mujeres acudían más a la interrupción del embarazo porque suelen tener peor acceso a otros métodos de contracepción.