Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del PP derogará la ley del aborto para volver a la del 85

Mariano Rajoy siempre intenta esquivar las preguntas que le pueden enfrentar a una parte de su electorado, en especial las referidas al aborto y al matrimonio homosexual. Con la primera ayer fue más claro, con la segunda lo dejó todo en el aire.

Rajoy se comprometió formalmente a derogar la actual ley del aborto. "Mi idea es cambiar la ley para volver a la que se hizo con Felipe González, la anterior", señaló. Esa norma, de 1985, ha sido criticada por muchos como coladero. Mientras Aznar estuvo en el Ejecutivo, con esta ley hubo 500.000 abortos. Era tan laxa que se llegó al récord de 100.000 al año en 2008. Ahora, con la nueva y el uso extendido de la píldora del día después, se están reduciendo por primera vez.

Rajoy provocó reacciones inmediatas. El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco (ex alto cargo de Aznar) dijo que "no es suficiente" restaurar la antigua legislación porque era "un coladero". La presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, lamentó que Rajoy prefiera "apostar por la inseguridad jurídica".

Sobre el matrimonio homosexual, fue mucho menos claro. Dijo que el único problema fue que Zapatero quiso llamarlo matrimonio -aunque Rajoy siempre se ha opuesto a que los homosexuales puedan adoptar-. Dijo que está a la espera de que decida el Tribunal Constitucional sobre el recurso en contra que presentó el PP. Y si la avala, ¿derogará la ley?, le preguntaron. "No tengo cerrada la posición", contestó. Rajoy teme enfrentarse al voto homosexual y prefiere ser ambiguo.

También descartó que el copago esté en su programa. Dijo que con el cierre de Garoña estará "a lo que digan los técnicos". Y admitió que está estudiando inglés, tanto (tres horas a la semana) que confió poder hablarlo en un año con Obama si llega a La Moncloa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2011