Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Greenpeace 'toma' el hotel de El Algarrobico para pedir su demolición

Los activistas instalan una oficina simbólica que se mantendrá hasta que quede constancia por escrito de una hoja de ruta para el derribo y la gestión de residuos.- El consejero de Medio Ambiente responde que la Junta apoya la demolición

Una docena de activistas de Greenpeace, según están narrando ellos mismos, ha entrado a primera hora del día en el hotel de la playa de El Algarrobico, situado en el parque natural de Cabo de Gata (Almería), para pedir su demolición. Los ecologistas han instalado una oficina simbólica en la séptima planta, según explica Pilar Marcos, portavoz de la organización, en el día en el que se cumplen tres años de la primera sentencia contraria a la construcción de este hotel. "El 5 de septiembre de 2008, el juzgado número 2 de Almería declaró nula e ilegal la licencia para la construcción del hotel", explica Marcos. El grupo ha desplegado una pancarta de 30 metros sobre la fachada del hotel con el mensaje ¿A qué esperan? y contarán con un artista (3ttman) que a lo largo del día trabajará sobre el hotel.

"Queda un mes para la disolución de las cortes y dos meses para las elecciones del 20-N y llevamos dos legislaturas de promesas socialistas, de la Administración central y de la Junta de Andalucía. Queremos un compromiso por escrito para la demolición del hotel", insiste Marcos, que explica, además, que en el escrito que solicitan que firmen el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Andalucía sea ratificado en Consejo de Ministros: "Con una hoja de ruta que deje claro qué van a hacer en cuanto a la demolición y gestión de residuos, etc".

El grupo, que ha entrado en las instalaciones en torno a las 7.30 de la mañana, se ha instalado en la séptima planta (el hotel tiene 21) porque esta está dentro de la zona reconocida como de servidumbre, según la orden ministerial publicada en 2005 (que fija la servidumbre de protección de la Ley de Costas de 100 metros) y ratificada en dos sentencias de la Audiencia Nacional en 2008 y 2009. La organización reclama en esta acción, además, que la Junta se retire de los juicios en los que defiende que la parcela es urbanizable, que son "fundamentalmente dos".

Sin embargo, la acción de Greenpeace ha sido respondida por la Junta de Andalucía con un apoyo total a la demolición. Así lo ha confirmado el consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo: "Lo que ha hecho el gobierno andaluz es velar en todo momento por la preservación de ese espacio, no ha lugar a ninguna duda sobre la posición del Gobierno andaluz", ha dicho el consejero, quien ha añadido que, no obstante, existen más de 20 causas judiciales abiertas al respecto que están aún pendientes de resolución, informa Efe. Díaz Trillo, que ha presentado en Pampaneira (Granada) los nuevos planes de ordenación de los recursos del Espacio Natural de Sierra Nevada, ha recordado que además se presentó un acto de compraventa para exigir el retracto de ese espacio, de modo que fuera de titularidad pública.

"Estamos a la espera de que el próximo 21 de septiembre dicte un auto el Tribunal Supremo, en un juicio en el que Greenpeace somos parte, que esperamos que ratifique la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que defiende que el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales vigente es el de 1994", dice Marcos. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ya dictaminó en un auto fechado el 28 de octubre que El Algarrobico es "espacio natural protegido, no urbanizable", algo que ya recogía el PORN (Plan de Ordenación de los Recursos Naturales) del parque de 1994. Sin embargo, aunque la construcción del hotel está paralizada, no se ha tomado ninguna medida para su derribo.

El TSJA había advertido en mayo del año pasado al entonces alcalde de Carboneras, Cristóbal Fernández (PSOE), de que podía incurrir en un "delito de desobediencia" si autorizaba cualquier actuación urbanística en la zona. El Ayuntamiento de esta localidad recurrió aquella providencia de mayo argumentando que en 1997 se realizó una supuesta modificación del PORN que desprotegía la zona y la declaraba como "suelo urbanizable". Pero el TSJA rechazó esta interpretación y solo dio por buena la zonificación que se fijaba "en los planos que fueron objeto de publicación con el PRON del parque en cuestión de 1994", en los que se señalaba que la zona está protegida y es "no urbanizable".

Salvador Hernández, nuevo alcalde elegido tras las pasadas elecciones del 22 de mayo, de un grupo independiente coaligado con el PP, sabe, según explica Marcos, que el hotel no tiene futuro. "El nuevo alcalde, en sus primeras declaraciones tras ser elegido, ya dijo que el hotel no les va a sacar de pobres", explica. "Carboneras tiene un desempleo del 10%, muy por debajo del 30% del resto de Andalucía, y toda la zona sabe que el tipo de turismo que se promueve con este tipo de hotel está agotado, que es muy estacional, y que no tiene futuro".

A la vez que han accedido al hotel, la organización ha enviado su reivindicación por fax al ministerio y a la Junta de Andalucía, "para que no hagan más declaraciones y que se rubrique de una vez, por escrito, el compromiso por el derribo", explica Marcos.