Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bizkaia refuerza la seguridad en la AP-8 por riesgo de desprendimientos en la zona del vertedero Zaldibar

La Diputación, que contempla cerrar la autopista si crece la alerta, está construyendo un dique y añadirá una malla anti aludes

vertedero Zaldibar
Manifestación en Zaldibar el sábado por la gestión del vertedero derrumbado. GTRESONLINE

La inestabilidad de la zona del vertedero de Zaldibar (Bizkaia) que se derrumbó el pasado jueves 6 de febrero, con dos trabajadores de la empresa aún atrapados bajo el alud, marca los trabajos tanto de recuperación de las víctimas como de protección de los terrenos cercanos, en riesgo de nuevos deslizamientos. El departamento de Infraestructuras y Desarrollo Territorial de la Diputación Foral de Bizkaia ha decidido instalar una pantalla dinámica anti aludes, formada por una malla metálica capaz de soportar grandes empujes, valorada en 75.000 euros. Esta red se instalará unos 40 metros más arriba de la calzada, en un punto con poca pendiente. 

La medida se añade a la construcción de un dique, comenzado el pasado martes 12 de febrero, para proteger los carriles de la autopista AP-8 que conectan Bilbao con Donosti y que se cortaron totalmente cuando se produjo la avalancha. Este muro, que implica una inversión de 200.000 euros y tendrá una extensión de 50 metros de largo por seis de altura, se está levantando en la parte inferior de la lengua de residuos que arrasó la ladera sobre la que se ubicaba la escombrera de Verter Recycling 2002, la empresa que la gestionaba. 

Fuentes de la Diputación de Bizkaia señalan que la malla y el dique estarán finalizados a finales de mes, aunque el muro inferior partía con un plazo inicial de diez días. La instalación de la red protectora requiere que varios camiones retiren los materiales aún acumulados en esa área, y para ello es necesario que pasen por esos metros en los que se instalará el dique cuando se levante definitivamente. 

Desde la reapertura de la autopista al tráfico, en la madrugada del viernes 7 de febrero, el Departamento de Infraestructuras y Desarrollo Territorial mantiene activo un protocolo de cierre de la autopista y de la variante de Ermua, elaborado y coordinado con la Dirección de Tráfico del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco y con la Diputación Foral de Gipuzkoa. 

Este protocolo se activa cuando el sistema de monitorización del vertedero advierte la posibilidad de que se pueda producir un deslizamiento. En ese momento se activa una prealerta que moviliza los recursos necesarios por parte de Diputación y de la Ertzaintza. Si el equipo técnico determina que el riesgo de desprendimiento es real, se activa la alerta y se corta inmediatamente la autopista en los dos sentidos. Esa labor, para la que actualmente está prevista la participación de agentes de la Ertzaintza y de personal de Interbiak, se reforzará esta semana con la instalación de semáforos automáticos.

El problema de la inestabilidad

La inestabilidad de las laderas del vertedero y de la zona del alud ha marcado las actuaciones de rescate de los dos trabajadores atrapados y del acondicionamiento del lugar. Los geólogos que han operado allí desde el primer momento lo han monitorizado y han constatado que apenas ha habido movimientos mínimos de la masa, pero que existe un riesgo real de que vuelva a caerse. 

La lluvia que cae este lunes en Euskadi ayuda a que se limpie el aire de la zona después de que el Gobierno Vasco haya recomendado a la población próxima al vertedero de Zaldibar que no hiciese deporte en el exterior ni ventilara sus casas, especialmente por las noches. Sin embargo, confirman las fuentes de la Diputación de Bizkaia, las precipitaciones contribuyen a la inestabilidad de los terrenos sobre los que se está trabajando. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información