Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno confía en que ERC aguante el pulso y la crisis no afecte a la estabilidad

Torra provocó cierto desconcierto en el Ejecutivo central porque anunció elecciones al día siguiente de confirmar una próxima reunión con Sánchez

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, tras salir de una casa afectada por la riada este miércoles. En vídeo, declaraciones de Montero.

El Gobierno sabe que Cataluña es su gran espada de Damocles, pero aun así confía en que esta crisis no será definitiva, al menos para la estabilidad del Ejecutivo central. Los miembros del Gobierno siguieron este miércoles la comparecencia de Quim Torra con cierto desconcierto, porque anunciaba elecciones al día siguiente de confirmar una próxima reunión con Pedro Sánchez, pero decidieron mantener la cita. Confían, además, en que ERC aguantará el pulso y en que la crisis no tiene por qué impedir que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, que dependen de ese partido.

Desde el punto de vista político y desde la lógica del Gobierno, que no para de lanzar mensajes de diálogo con la Generalitat y de reconocimiento político al propio Quim Torra, lo que sucedió este miércoles no tiene ni pies ni cabeza. El president estuvo varias semanas, durante la crisis que siguió a la sentencia del procés y en plena campaña electoral, reclamando en vano a La Moncloa una cita con Sánchez, o al menos que le contestara al teléfono. Después, durante la negociación de la investidura, Junts per Catalunya exigió a ERC que lograra el compromiso de que habría una reunión de Sánchez con Torra antes de que empezara la mesa de Gobiernos. Y lo logró. Sánchez ha montado incluso una ronda con todos los presidentes autonómicos en sus capitales, algo inédito, para tratar de envolver en ese contexto la cita con Torra, que será en Barcelona como el president quería. Y, después de todas estas concesiones para facilitar el diálogo, Torra comparece para declararse prácticamente desde ahora como un presidente en funciones. Y lo hace justo antes de verse con Sánchez precisamente en una cita que debería reforzar su papel.

Esta aparente esquizofrenia política tenía desconcertados este miércoles a los dirigentes del PSOE y Unidas Podemos más pendientes de Cataluña. Aun así, en La Moncloa han decidido no moverse, mantener la reunión y esperar acontecimientos, porque nada es definitivo en Barcelona y Torra podría incluso perder el botón que le permite adelantar las elecciones si el Tribunal Supremo le inhabilita.

Nada cambia pues en el mensaje oficial. “No hay ningún tipo de resolución que diga que Torra ha dejado de ser president, y hay que reunirse con las personas que representan a las instituciones”, señaló María Jesús Montero, la ministra portavoz, para explicar que la cita se mantiene.

El gran problema de fondo son los Presupuestos. Nadie puede saber ahora si se verán afectados por el adelanto electoral, porque no hay fecha, pero Sánchez se dio mucho margen —hasta finales de verano— precisamente porque sabía que este escenario era posible. En cualquier caso, fuentes tanto del Ejecutivo como de ERC señalan que la apuesta de Oriol Junqueras, líder de ERC en prisión, por mantener la legislatura y permitir por tanto que se aprueben las cuentas del Estado es firme y el adelanto electoral no la va a cambiar.

De hecho, algunos miembros del Ejecutivo creen que si el resultado es el previsto, y ERC sale reforzada, lejos de debilitar al Gobierno estas elecciones podrían consolidar la legislatura. El problema es el momento de la campaña, que siempre complica cualquier decisión. Si toca cuando tendrían que tramitarse los Presupuestos, es probable que se retrasen. Pero ningún dirigente consultado contempla ahora como factible que ERC cambie de tercio y tumbe al Gobierno.

Sánchez sigue en silencio sobre este asunto desde su última comparecencia en La Moncloa, hace dos semanas, pero en su lugar habló este miércoles Pablo Iglesias, que contestó a las preguntas de la prensa después de una visita a una de las zonas afectadas por el temporal Gloria. El vicepresidente segundo aseguró que “si hay elecciones” en Cataluña “los partidos se presentarán y muy pronto habrá un nuevo Gobierno”, alentando así la idea de que Torra ya está de salida. Aun así señaló que, mientras eso llega, la “obligación institucional” del Ejecutivo es dialogar con el actual presidente de la Generalitat.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis. Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público

Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros).

Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Más información