Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez se reunirá con Torra el 6 de febrero en Barcelona

"El presidente de la Generalitat ahora mismo es el señor Torra, de eso no hay duda", afirma María Jesús Montero

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la Cumbre del Tercer Sector, en Madrid. En vídeo, declaraciones de Montero.

El Gobierno sigue adelante con sus planes para consolidar su mayoría, pase lo que pase en Cataluña y diga lo que diga la oposición. El Ejecutivo no parece siquiera muy inquieto con la posibilidad de un adelanto electoral en esta comunidad, que podría dificultar los apoyos clave de los independentistas. Pedro Sánchez sigue con la hoja de ruta marcada en las negociaciones para la investidura con ERC y ya le ha puesto fecha a la reunión con el president, Quim Torra, paso previo al inicio de la mesa de Gobiernos que acordó con la formación de Oriol Junqueras. Sánchez se reunirá el próximo 6 de febrero en Barcelona con Torra, según ha anunciado la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes.

La reunión, que dará paso a la mesa de diálogo pactada con ERC para desbloquear la investidura, fue anunciada hace una semana por el presidente y la fecha se ha concretado este martes, un día después de que el Parlamento de Cataluña retirase a Torra la condición de diputado en aplicación de la reciente resolución del Tribunal Supremo sobre su inhabilitación, aunque, de momento, sigue en el cargo de presidente de la Generalitat. "Es obvio que en estos momentos el presidente de la Generalitat es Torra, de esto no hay ninguna duda, no hay ninguna resolución que diga lo contrario", ha asegurado Montero. El Gobierno ya había dejado claro en los últimos días que, pese a las exigencias de la oposición, que insiste en que la retirada del escaño por un delito de desobediencia debería ser motivo suficiente para cancelar la cita, el plan seguía adelante porque Torra no deja de ser presidente por perder el acta de diputado.

Sánchez ha optado así por la vía directa, y en vez de posponer la reunión ante la situación en Cataluña, que amenaza incluso un adelanto electoral, ha decidido utilizar su poder para empujar a favor de la estabilidad. Sin embargo, el Ejecutivo central no parece muy inquieto por la posibilidad de un adelanto electoral. Montero ha insistido varias veces en que no cree que unas elecciones en Cataluña puedan dificultar tanto la aprobación de los Presupuestos como otras leyes en las que los votos de ERC o al menos su abstención son imprescindibles. "No creemos que unas posibles elecciones en Cataluña tengan que afectar al Gobierno de España ni a los Presupuestos", ha insistido.  

Montero ha mostrado el convencimiento de que solo el diálogo acabará resolviendo la crisis catalana: “Desde el Gobierno estamos convencidos de que el diálogo es la clave para resolver un conflicto que lleva ya demasiado tiempo enquistado”.

La ministra ha explicado que queda por fijar la hora y el lugar de la reunión y si acude algún otro miembro del Ejecutivo. La portavoz del Gobierno ha insistido en que mientras Torra siga siendo presidente catalán, la cita se mantiene, aunque ha precisado que si finalmente se le retira la condición de president, entonces cabe que la reunión no se celebre. Montero ha reconocido que si antes del 6 de febrero se presentan novedades que se desaconsejan la reunión, "se pospondría".

"Tenemos que romper los años que tenemos de incomunicación con Cataluña. No se puede poner continuamente la situación de Cataluña sobre la mesa y no abordar el diálogo. Tenemos que buscar los puntos de encuentro y remar en la dirección correcta", ha insistido. Montero ha añadido que tras esta cita con Torra, Sánchez continuará la ronda de reuniones con el resto de presidentes de las comunidades autónomas, a los que también visitará en sus capitales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >