Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont aprovecha la inmunidad para congregar a sus seguidores junto a la frontera catalana

El expresidente de la Generalitat huido a Bélgica convoca a los independentistas a un acto en Perpiñán (Francia)

Puigdemont y Comín, en el Parlamento Europeo de Estrasburgo, la semana pasada.
Puigdemont y Comín, en el Parlamento Europeo de Estrasburgo, la semana pasada. AFP

Carles Puigdemont no ha pisado Cataluña tras su huida a Bélgica hace 815 días, pero el mes próximo se acercará a sus límites más que nunca antes. El Consejo por la República ha anunciado este viernes la convocatoria de un acto el 29 de febrero en la localidad de Perpiñán, al sur de Francia, situada a unos 30 kilómetros de la frontera española. A la concentración, apoyada por la ANC y Òmnium, acudirán el expresidente de la Generalitat y los exconsejeros Toni Comín y Clara Ponsatí, también fugados de la justicia. Todos ellos lo harán amparados por la inmunidad parlamentaria como eurodiputados.

Francia era hasta hace poco territorio vedado para los independentistas fugados. Todos ellos temían ser detenidos y enviados a España en un proceso menos favorable para sus intereses que el de Bélgica. Una vez confirmada por la Cámara de Estrasburgo la condición de eurodiputados de Puigdemont y Comín a comienzos de año, y con Ponsatí a punto de entrar también en el hemiciclo debido a la salida de sus escaños de los representantes británicos por el Brexit, el miedo al arresto ha desaparecido: los tres gozan de inmunidad, y por tanto de libertad de movimientos, al menos mientras la Cámara no atienda el suplicatorio —permiso para investigarles— enviado por el Tribunal Supremo.

Esa circunstancia será aprovechada por Puigdemont para mantener la cercanía con sus fieles, ante el riesgo de que los 1.200 kilómetros que separan Cataluña de la casa de Waterloo desde la que maneja los hilos de la estrategia exterior independentista, acaben por distanciarle de su público. La convocatoria de una demostración de fuerza que sirva de recordatorio de su influencia no es nueva. Para mantener la llama viva ya organizó actos similares en el pasado en Bruselas (45.000 manifestantes) y Estrasburgo (10.000). Ahora, sin tanta distancia de por medio como obstáculo para la movilización, planea un baño de masas en Perpiñán, a solo hora y media en coche de Amer, su localidad natal.

La elección de la capital del departamento francés de los Pirineos Orientales tiene un alto valor simbólico para el independentismo por su condición de capital oficiosa de la llamada Cataluña norte, o Cataluña francesa, o Rosellón, la parte de habla catalana que pasó al Estado francés en 1659. Por eso, en la convocatoria del evento el Consejo por la República lo presenta como la primera vez que pisarán suelo catalán desde la precipitada escapada que siguió a la declaración unilateral de independencia.

La convocatoria del acto llega en un momento de crisis institucional ante la negativa del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a aceptar abandonar su puesto de diputado como le exige la Junta Electoral tras ser inhabilitado, lo que podría derivar en unas nuevas elecciones. También se solapará de lleno con el proceso iniciado por el Parlamento Europeo, a petición del Tribunal Supremo, para despojar a los líderes independentistas de su inmunidad como eurodiputados, que se prevé tardará como mínimo dos meses. Si pierden su protección, la justicia belga reanudará la euroorden en su contra y deberá pronunciarse sobre su entrega a España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información