Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias advierte a Sánchez de que no será presidente sin un Gobierno de coalición

El líder de Unidas Podemos aleja en su intervención el acuerdo con el PSOE para la investidura

Pablo Iglesias, durante la primera jornada del debate de investidura. En vídeo, el líder de Unidas Podemos reprocha a Sánchez su oferta para el Gobierno de coalición.

El apoyo de Unidas Podemos para que Pedro Sánchez sea investido no está garantizado en la votación de este martes y ni siquiera en la del jueves, en la que el PSOE ya solo necesitaría más votos a favor que en contra. El cruce de reproches entre Pablo Iglesias y Sánchez durante la primera jornada del debate de investidura mostró un abismo entre ambos. “Si ustedes, por cerrazón, no hacen una coalición con nosotros proporcional a los votos, temo que usted no será presidente nunca”, dijo Iglesias

En su intervención en el debate de investidura en el Congreso de los Diputados, Iglesias suministró muchas muestras de lejanía con los socialistas, sin dejar otra puerta abierta que un Gobierno de coalición cuya formación sea proporcional al número de votos obtenido por cada partido. Iglesias, en un tono tan enérgico como crispado puso el listón en una posición aparentemente inamovible. El líder de Podemos deploró la actitud que mantienen los socialistas en la negociación después de que Unidas Podemos haya renunciado a posiciones en los ministerios considerados de Estado, incluso haya aceptado el veto a que él mismo no figure en el Gobierno.

Iglesias: "Usted me dijo que en ningún ministerio del PSOE habría personas de Podemos".

Iglesias reveló que también se les ha negado la participación en ningún ministerio que esté encabezado por un socialista, pero también competencias en Hacienda, Trabajo, Igualdad, Transición Ecológica o Ciencia. “¿Qué nos han ofrecido? Explíqueselo a la Cámara, señor candidato”, le conminó. El líder de Unidas Podemos pidió “respeto y reciprocidad” a sus 3,7 millones de votantes y recalcó que solo había “una salida sensata: un Gobierno de coalición en proporción a los votos obtenidos y un acuerdo integral”.

Sánchez, por su parte, reivindicó la colaboración de ambos partidos en los últimos 12 meses e insistió en las posibilidades que presenta un acuerdo entre las dos fuerzas para profundizar en las medidas que comparten en el horizonte de los próximos cuatro años, aunque también incidió en que existen muchas diferencias entre el PSOE y Unidas Podemos. Insistió en que los dos partidos no suman para gobernar por sí solos y que su Gobierno tiene que responder a los intereses generales. Iglesias acusó a Sánchez de actuar como si tuviera la mayoría absoluta.

El cruce de reproches se intensificó en cada réplica y, ante el pasillo cada vez más estrecho que se iba cerrando para alcanzar un acuerdo, Sánchez recordó que aunque no se llegue a alcanzar un pacto entre los dos partidos, existen “múltiples formas” para que Unidas Podemos facilite un Gobierno del PSOE, como por ejemplo mediante un acuerdo de legislatura.

Incluso, ante un adversario cada vez más cerrado en banda, sugirió a Iglesias que se planteara “en serio votar con la ultraderecha, el PP y Ciudadanos” para evitar un Gobierno del PSOE: "Pónganse de acuerdo y planteen una alternativa”. Iglesias le respondió con la misma dureza: “Somos una fuerza política modesta y joven pero no nos vamos a dejar pisotear ni humillar por nadie”. Y se ratificó aferró a que el único camino es un Gobierno de coalición en proporción a los votos obtenidos. “Y si no es así, tiene alternativa: convenza al PP, a Ciudadanos o a Vox. Y tiene otra opción: hacer caso al señor [José Félix] Tezanos y convocar elecciones”, agregó, en referencia al director del CIS.

El debate entre Iglesias y Sánchez supuso un jarro de agua fría a las expectativas que se levantaron este fin de semana cuando se desbloquearon las negociaciones entre ambos partidos en un momento en el que parecían ya en un callejón sin salida. Ambas formaciones cerraron la negociación por la mañana ante la obstrucción de posiciones.

Tras afirmar que había escuchado el discurso de investidura “con mucha atención”, Iglesias desplegó un abanico de reproches a Sánchez desde la tribuna proporcional al abismo abierto: “Respeten a nuestros 3,7 millones de votantes y no nos propongan ser un mero decorado en su Gobierno porque no lo podemos aceptar”.

El líder de Unidas Podemos también reprendió al candidato por pedir el apoyo al PP para reformar el artículo 99 de la Constitución para evitar el bloqueo tras unas elecciones por la fragmentación parlamentaria y que “una fuerza con el 30% de los votos pueda gobernar”. Con la expresión encendida, recriminó a Sánchez que esa medida no solo “va en contra del espíritu de la Constitución” sino también “en contra de lo que han votado los españoles”. Para Iglesias, los resultados de las elecciones son una exigencia del electorado para que los partidos lleguen a acuerdos.

"Esa mano la tienen tendida"

El candidato Pedro Sánchez agradeció a Pablo Iglesias que hubiese “dado un paso a un lado”, mientras que el líder de Unidas Podemos puso en duda que el presidente en funciones hubiese hecho lo mismo en una situación similar. Sanchez le reprochó que rechazara “cinco escenarios distintos” que el PSOE había ofrecido para alcanzar un acuerdo. Y sobre todo, que Iglesias considerara que todos los movimientos que han dado los socialistas han sido “excusas” para justifiar la imposibilidad de de un gobierno entre ambos. “Esa mano la tienen ustedes tendida. La propuesta es un gobierno de colaboración. Les pido generosidad, responsabilidad. Hasta el jueves podemos dialogar, y si no logramos un acuerdo, pueden facilitar el Gobierno con otras fórmulas. Garanticen un gobierno progresista para los próximos cuatro años”, exhortó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información