Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teatro escolar contra la amnesia sobre el franquismo en tiempos de Vox

El colegio Aljarafe de Sevilla culmina un año dedicado a la Memoria Histórica con la representación de una obra original crítica con la visión unilateral impuesta por la dictadura

Alumnos de 4º de la ESO del grupo de teatro del colegio Aljarafe de Sevilla, durante el ensayo general de 'Farsa Memoria'.
Alumnos de 4º de la ESO del grupo de teatro del colegio Aljarafe de Sevilla, durante el ensayo general de 'Farsa Memoria'.

Sobre el escenario del anfiteatro del colegio Aljarafe, en Mairena del Aljarafe (Sevilla), varios cuerpos se apilan unos sobre otros. De repente, uno de ellos se levanta y avisa a los demás de que, por fin, las excavadoras están abriendo la fosa común en la que están enterrados. Otro cadáver advierte: “Imagínense que quien nos desentierra sean los mismos que nos fusilaron”. Así arranca la obra de teatro Farsa Memoria que los alumnos de 4º de la ESO del grupo de teatro están ensayando de cara a su representación final, la noche de este martes. Este es uno de los muchos proyectos que sobre Memoria Histórica han desarrollado durante este año todos los alumnos del centro, desde los tres años hasta último curso de bachillerato. La representación ha obtenido varios premios y el guion ha adquirido gran relevancia apenas una semana después de que Vox restringiera el uso de los fondos destinados a la Memoria Democrática a cambio de su apoyo a los presupuestos autonómicos.

“Hemos buscado dar la vuelta desde la sátira al relato solidificado como verdad de la Guerra Civil y de la dictadura por parte del franquismo”, explica Lolo Olivares, profesor de Filosofía del centro y autor de la obra de teatro. “Hoy hay mucho de ese relato en la sociedad y en la política”, asegura. El año pasado el claustro de profesores del colegio decidió establecer como tema común la Memoria Histórica. Fruto de esa decisión a lo largo de este curso todos los profesores y alumnos han abordado las aristas de los hechos acaecidos durante ese período en todas sus clases. Los más pequeños a través de la expresión artística, los mayores asistiendo a charlas de familiares de víctimas que aún buscan a sus ascendientes en las cunetas, de maquis…

Los 15 integrantes del grupo de teatro lo han hecho a partir de las 13 estampas de las que se compone Farsa Memoria en las que se recrean, desde una visión satírica y deformada, episodios como los bebés robados, los juicios a maestras, el cambio de nombres de calles o las fosas comunes. Ninguno de los chavales, entre los 15 y los 16 años, estaba familiarizado con la Guerra Civil o el franquismo. Los ensayos y la representación les han obligado a investigar, acercándoles a una realidad de la historia española que ha despertado su interés. “Antes sabía lo básico, pero gracias a este año hemos aprendido la importancia de que este pasado no caiga en el olvido, y el teatro es una buena forma de recordarlo”, explica Belén Bonilla, estudiante de 15 años.

Para todos, esta parte reciente de la historia de España no debería impartirse de pasada, creen que tendría que haber una asignatura específica de Memoria Histórica. La ley que regula la Memoria Democrática en Andalucía establece la obligatoriedad de transmitir estos conocimientos en los centros educativos, pero no como una asignatura específica. Los alumnos saben que Vox quiere limitar al máximo el desarrollo de la norma y que ha impuesto su transformación en otra denominada de la Concordia. “Es muy importante conocer lo que ha pasado en un país y en su sociedad, sobre todo si se han cometido errores, para no repetirlos. No creo que la solución sea erradicar la ley o asegurar que saber y enseñar lo que sucedió tenga que enfrentar necesariamente a las personas”, sostiene Paula Tenorio, de 16 años.

Los chavales comenzaron los ensayos con reticencias. Al desconocimiento de lo que estaban representando, se unía el temor de que el público no entendiera el trasfondo tragicómico que rezuma la sátira o que directamente rechazara la obra por no compartir su filosofía. Un miedo que también compartía su autor. “Es un tema que divide. Muchas familias y directores de otros colegios de la zona no quieren desarrollar actividades sobre memoria histórica o ni siquiera celebrar el Día de la Memoria Histórica, el 14 de junio, que es obligatorio por ley, por considerarlo un tema tabú. En otros centros alegan que ellos se dedican a enseñar, no a la política”, explica Olivares.

Las actividades desarrolladas en torno a la Memoria Histórica en el centro —desde conmemorar el bombardeo de Gernika con una lectura de los artículos periodísticos que se publicaron en los días posteriores, rescatar canciones de la época, que acompañan a la obra de teatro, o rememorar episodios como Las Sinsombrero— han contribuido a acercar a los alumnos a sus padres. “Ellos nos preguntaban, se han interesado mucho, hemos compartido mucho más que en otros temas, como la Grecia Antigua, de eso poco teníamos en común”, dice Ana López, una de las actrices del grupo de teatro.

La amenaza de desmantelamiento

Las dos representaciones que los alumnos han hecho de la obra: una en el centro Martínez Montañés y otra en el Romero Muribe, en el Polígono Sur —en ambas se alzaron con el primer premio del concurso de teatro—, han sido recibidas con sobrecogimiento por parte del público, que ha sabido entender el trasfondo sarcástico de sus 13 actos.

El colegio Aljarafe es un centro concertado cuya forma de educación se apoya en los principios de la Institución Libre de Enseñanza. Cuentan con una fundación que ha sufragado los pequeños gastos que ha supuesto traer a víctimas del franquismo o familiares. El nuevo Gobierno bipartito andaluz anunció a principios de este mes la eliminación de Dirección General de Memoria y las Oficinas de Atención a víctimas de la Guerra Civil y la posguerra, dejando a los colectivos de memoria huérfanos de interlocutores con la Junta.

Las restricciones impuestas por parte de Vox a los fondos para la Memoria Histórica presupuestados en las cuentas autonómicas, limitándolos “estrictamente para realizar actuaciones de recuperación, investigación y localización de fosas, y banco de ADN”, de acuerdo con el documento rubricado conjuntamente por PP, Ciudadanos y la extrema derecha, merma el acceso de los centros públicos al desarrollo de actividades vinculadas con la Memoria Histórica.

El Consejo del anterior Gobierno socialista aprobó el 13 de noviembre de 2018 el primer Plan Andaluz de Memoria Democrática, cuya ejecución debería realizarse entre 2018 y 2020 y para el que se presupuestaron 9,5 millones de euros para ejecutar en esos cuatro años. Nada de eso aparece consignado en las cuentas de 2019. En este contexto, la obra de Olivares y las actividades transversales que el colegio Aljarafe ha venido desarrollando en este último curso son “una manifestación de cómo se trabaja en los centros educativos la crítica a la amnesia del pasado”, según el profesor. Para el dramaturgo, cada vez cobra más sentido la frase que dice uno de los enterrados en una fosa común de la primera de sus estampas: “Imagínense que quien nos desentierran sean los mismos que nos fusilaron”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información