Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vox presidirá la comisión del Parlamento andaluz que se ocupa de la Memoria Histórica

El líder de la formación, Francisco Serrano, deja la portavocía para centrarse en sus tareas como miembro de la comisión de Igualdad

Vox Memoria Historica
El vicepresidente de la Junta, Juan Marín (izquierda), conversa con el presidente de Vox, Francisco Serrano, en el Parlamento de Andalucía. EFE

Vox comienza a ejercer sus funciones en la Cámara andaluza y para ello ha puesto en marcha una reorganización de su estructura y del reparto de tareas parlamentarias. El partido de extrema derecha presidirá la comisión de Cultura y Patrimonio Histórico, bajo cuyas competencias se encuentran todas las materias relacionadas con la memoria histórica. Por otro lado, su líder y hasta ahora representante más mediático de Vox en la región, el juez en excedencia Francisco Serrano, abandona la portavocía de su grupo, del que seguirá siendo presidente, para dedicarse de manera más activa a sus cometidos dentro de la comisión de Igualdad, de la que formará parte.

La formación de Santiago Abascal dirigirá así la comisión que se encarga de fiscalizar e impulsar las medidas relacionadas con la ley de la memoria histórica, una norma con la que quiere acabar y cuya sustitución por una ley de concordia acordó con el PP en el pacto para garantizar la investidura como presidente de la Junta de Juan Manuel Moreno. Vox, según fuentes parlamentarias, no pidió expresamente ostentar la presidencia de la comisión de Cultura y Patrimonio, sino que es la que le correspondió por su representación en la Cámara, después de que el resto de los partidos se repartieran las otras 16.

“Es la menos importante en el orden de prelación”, reconocen las fuentes consultadas. Sin embargo, desde el PSOE, uno de sus nuevos senadores autonómicos, Miguel Ángel Vázquez, considera la presidencia de esa comisión por parte de Vox “una provocación”. “Es como poner a un zorro a cuidar del gallinero”, ha escrito en su cuenta de Twitter. A los presidentes de las comisiones les corresponde convocar las reuniones, preparar los asuntos que se van a tratar y solicitar la comparecencia de consejeros, altos cargos o funcionarios o solicitar que determinadas cuestiones sean objeto de su sola competencia, a petición de los grupos parlamentarios, de acuerdo con el reglamento de la Cámara.

Lo que sí quería la extrema derecha era presidir una comisión de Familia, que debía haberse creado ad hoc. Los grupos han rechazado esa propuesta. Si Vox quiere que prospere, deberá registrar la petición de creación y deberá votarse. Los presidentes de cada comisión, así como los portavoces de los grupos en las mismas, cobrarán un complemento de 508,46 euros.

No menos simbólica es la presencia como portavoz de Serrano en la comisión de Igualdad, que estará presidida por un miembro de Ciudadanos, partido que también ostenta esa cartera en el Gobierno bipartito de la Junta. El dirigente de Vox ha acusado al Instituto Andaluz de la Mujer (cuyas competencias dependen de Igualdad) de financiar a organizaciones feministas vinculadas con lo que él denomina “ideología de género”. En su discurso en el debate de investidura se mostró contrario a “un sistema que de forma fraudulenta favorece el abuso, el oportunismo de quienes no combaten el maltrato ni la violencia”, en alusión a esas agrupaciones feministas. El dirigente de extrema derecha también ha advertido de que su grupo no desistirá en su propósito de derogar la ley de violencia de género andaluza. Su partido no dejó pasar ni un día en cuestionar la capacidad como consejera de Rocío Ruiz, la titular de Igualdad. Al poco de tomar posesión de su cargo, reclamaron su cese al presidente Moreno a cuenta de un artículo que publicó en 2013 en el que criticaba algunos aspectos de la Semana Santa.

Serrano, que mantendrá la presidencia del grupo, sostiene que desea dedicarse de manera muy activa a esta comisión y que por ello ha decidido abandonar la portavocía de Vox en el Parlamento. Su puesto lo ocupará Alejandro Hernández, diputado de Córdoba. Hernández tuvo este miércoles un especial protagonismo durante la sesión de la comisión de nombramientos, demostrando la beligerancia de su grupo con la candidata al Senado por Adelante Andalucía, Esperanza Gómez, y llegando incluso a increpar a todo un veterano como Javier Arenas, recordándole que por encima de los intereses de Andalucía debía poner los de España.

El ímpetu que demostró Hernández es del agrado de la dirección general de Vox que buscan ese tipo de perfil para que la formación pueda fajarse en los debates parlamentarios, señalan fuentes cercanas al partido. El cordobés, abogado de profesión, es uno de los principales artífices del ascenso de la fuerza de extrema derecha en esa provincia.

Tras la primera toma de contacto de los diputados de Vox, todos recién llegados a la política e ignorantes de la dinámica parlamentaria, el partido ha constatado la necesidad de realizar una reestructuración que permita de la manera más solvente posible satisfacer las necesidades de la formación de extrema derecha y cumplir con su estrategia nacional. A su llegada a Sevilla, algunos de sus 12 representantes, entre ellos el propio Serrano, confiaban en que podrían compaginar sus cargos como diputados con sus tareas profesionales, demostrando su desconocimiento de las incompatibilidades registradas en la legislación andaluza.

Con la reorganización, Vox pretende afianzar una presencia que ya se ha hecho notar con los primeros cambios en la estrategia y la cortesía parlamentaria no escrita, tal y como se constató en el pleno del miércoles donde, por primera vez, no hubo unanimidad en la votación de los senadores autonómicos. Con sus votaciones, los partidos escenificaron sus discrepancias ideológicas.

"Es un logro a nivel ideológico para Vox y un acicate para el movimiento memorialista"

Para Andrés Rebolledo, presidente de la asociación Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar, una de las más activas de Andalucía, la presidencia de Vox de la comisión encargada de tratar los asuntos de memoria histórica “agudiza aún más nuestra preocupación sobre todos los temas relacionados con la Ley de Memoria Democrática de la comunidad pendientes de desarrollo reglamentario”.

Rebolledo considera que la presidencia de Vox en la comisión de Cultura y Patrimonio Histórico supone "un logro a nivel ideológico", para la formación de extrema derecha y "un acicate para el movimiento memorialista".

En la actualidad, la Ley de Memoria Histórica y Democrática andaluza de 28 de marzo de 2017 solo ha sido desarrollada normativamente en lo que se refiere a la creación del Consejo de Memoria Histórica, creado el 4 de octubre de 2018, un órgano consultivo integrado por historiadores y representantes de asociaciones e instituciones y que funciona como un ente multidisciplinar cuya principal función es facilitar la reparación de las víctimas. La continuidad de este consejo está pendiente de la reestructuración y reducción de la llamada administración paralela de la Junta, una de las primeras medidas que adoptará el próximo Gobierno bipartito.

Aún falta por aprobar el proyecto de decreto sobre símbolos y actos contrarios a la memoria histórica y democrática; el decreto para la creación del registro de entidades de memoria histórica en Andalucía, el decreto que regula el censo de víctimas, el de recuperación de víctimas de la Guerra Civil y el franquismo en fosas comunes o el de la creación del Instituto de la Memoria Democrática de Andalucía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >