Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Votantes del 1-O narran al tribunal agresiones policiales “sin mediar palabra”

Varios testigos propuestos por las defensas relatan que siguieron votando después de que los agentes se llevaran las urnas

Las defensas de los líderes independentistas, este martes, en el juicio del 'procés'. En vídeo, testimonios de los votantes del 1-O.

Las defensas de los líderes independentistas acusados de rebelión han intentado demostrar este martes una de sus principales tesis: la violencia del 1-O no la causaron los ciudadanos sino la policía. Para constatarlo, llevaron al juicio del procés el testimonio de 19 votantes de la consunta independentista ilegal que expusieron sus vivencias de aquel día. Cada una distinta pero con un nexo: en los colegios a los que solo acudieron Mossos no hubo incidentes, mientras que las actuaciones de los agentes estatales acabaron en una batalla campal.

Los tres cuerpos policiales tenían la orden el 1-O de impedir la consulta. Pero la petición del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de que se hiciera “sin afectar la normal convivencia ciudadana” fue interpretada de diferente forma. Mientras los Mossos, según han explicado sus mandos, rehusaron entrar en los centros si había ciudadanos intentando impedirlo, la Policía y la Guardia Civil pusieron por encima el cumplimiento de la orden e hicieron uso de la fuerza para entrar en los colegios.

Las defensas están intentando demostrar en el juicio que esta decisión fue la que causó los incidentes más graves del 1-O y que ni los ciudadanos ni el Govern son responsables de aquella violencia. Los testigos que han comparecido este martes parecían seleccionados por el abogado Jordi Pina, que defiende al exconsjero Jordi Turull y al líder de la ANC Jordi Sànchez, con este objetivo.

“Un guardia civil me cogió por la espalda, me dio un pequeño meneo y me tiró al suelo. Una vez en el suelo rompí a llorar histérica y les dije ‘no tenéis derecho, no tenéis derecho”, ha contado Virginia Martínez, una profesora de Secundaria ya jubilada que votó en el municipio de Dosrius. La mujer ha recordado su propia “histeria” cuando se vio sola en el suelo fuera del colegio en el que estaban su marido y su hijo. “Me dijeron que estaba haciendo el ridículo y me llamaron subnormal”, ha contado.

Pere Font, ingeniero técnico de telecomunicaciones también jubilado, votó en el colegio Victor Catalá de Barcelona, al que la Policía Nacional acudió sobre las 9.30. El testigo ha asegurado que los agentes agredieron a los votantes “sin mediar palabra”. “Me cogieron por los testículos, me levantaron para arriba y me dejaron caer al suelo. Al señor que tenía al lado de mí le levantaron por las orejas. Luego a mí me cogieron tres o cuatro policías, me arrastraron y me tiraron como si fuera un paquete a la calle”, ha explicado Font. Cuando consiguió incorporarse, según su relato, se le acercó una policía y le dio un puñetazo en la cara. “¿Había usted tenido un comportamiento incorrecto con la policía?”, le ha preguntado el abogado Jordi Pina, quien había propuesto su comparecencia. “No, yo les estaba hablando correctamente”.

[Del otro lado, los testigos que votaron en centros a los que no acudieron agentes estatales narraron experiencias incluso “festivas”. Algunos recibieron visitas de los Mossos, pero sin incidentes: los agentes desistieron al ver centenares de ciudadanos apostados a las puertas.

Los fiscales Consuelo Madrigal y Fidel Cadena han intentado extraer alguna prueba de que los ciudadanos fueron llamados oficialmente a votar por la Generalitat, pero no lo han conseguido. Los testigos han asegurado que conocieron la votación por la prensa y los medios de comunicación y que acudieron al mismo centro al que van a votar a unas elecciones normales. El ministerio público ha interrogado también a los votantes sobre si sabían que la consulta estaba prohibida por el Constitucional y la policía tenía orden de impedirla. La mayoría ha admitido que sí. “¿Y pese a ello decidió ir a votar?”, preguntó el fiscal Cadena a la testigo Virginia Martínez. El presidente del tribunal, Manuel Marchena, cortó esta vía que pretendía indagar la acusación: “Vamos a ver, señor fiscal. Ella en principio es libre de decidir si vota o si no vota, si lo considera legal o no legal. No podemos desde la pregunta formularle reproche por haber ido a votar”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información