Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias medió hasta última hora con Puigdemont para sacar las cuentas

Ni el Gobierno ni los partidos independentistas catalanes consideran a la formación de Pablo Iglesias interlocutora oficial en una negociación que dan por terminada

La portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, observa como la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se dirige a su escaño. En vídeo, declaraciones de Montero a su llegada al Congreso.

Unidos Podemos desplegó el martes toda su capacidad negociadora para intentar que el acuerdo de los Presupuestos Generales que firmaron con el Gobierno saliera este miércoles adelante en el Congreso. Pablo Iglesias, líder del partido y que se encuentra de permiso de paternidad, e Irene Montero, portavoz parlamentaria, ejercieron la mediación de manera autónoma e individual con ERC y el PDeCAT, los partidos independentistas catalanes que presentaron enmiendas a la totalidad de las cuentas del Estado, y con el Ejecutivo, incluido el presidente Pedro Sánchez. Las conversaciones no fructificaron, como aseguran las partes. Aún así, no se rindieron. "Estamos trabajando hasta el último minuto", dijo Montero antes de entrar al Pleno.

La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso ha reconocido que hablaron "con todas las personas que pueden ayudar a que los Presupuestos salgan adelante". Joan Tardà, diputado de ERC en la Cámara baja, fue una de ellas. Habló con Iglesias "unos dos o tres minutos", dicen fuentes de la formación catalana. Agradeció la conversación, pero no se movió de su posición. El dirigente consideró que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, había dado "portazo" al diálogo en su intervención parlamentaria. En estas circunstancias, con el juicio al procés en marcha y después de que el Gobierno se levantara de la mesa de partidos, configurada para tratar de resolver la crisis territorial con Cataluña, los republicanos no consideran al líder de Podemos interlocutor en una negociación que consideran que ya no existe.

La misma posición ha mantenido el Ejecutivo de Sánchez. El Gobierno siempre ha negado que reconociera a Iglesias o a algún otro miembro de Unidos Podemos como un mediador oficial en la crisis catalana y en el diálogo para tramitar las cuentas. Ni siquiera le otorgaron este papel cuando el líder de Podemos viajó a la cárcel de Lledoners (Barcelona) para entrevistarse con Oriol Junqueras, presidente de ERC, e intentar, entre otros asuntos, conseguir su apoyo para los Presupuestos. Un encuentro que el PP y Ciudadanos convirtieron en material de ataque contra el Ejecutivo, su socio parlamentario y el pacto de Presupuestos.

El PDeCAT, el tercer actor involucrado, tampoco ha aceptado el papel dialogador de Unidos Podemos. Iglesias volvió a contactar este martes con Carles Puigdemont, responsable del partido huido a Waterloo, que ayer se encontraba en Berlín, según confirman fuentes de Podemos. No obtuvo la respuesta esperada. La mayoría de la moción de censura que en junio de 2018 aupó a Sánchez a La Moncloa quedará previsiblemente disuelta tras la votación de este miércoles.

Los partidos independentistas podrían haber retirado las enmiendas a la totalidad hasta el último momento, pero no lo han hecho. El Gobierno ya daba por perdida la votación y se prepara para un adelanto electoral que, según varias fuentes, se fechará el 28 de abril, un mes antes de la convocatoria de las autonómicas, municipales y europeas.

Podemos prefiere no hablar de fechas de elecciones. "Será el presidente quien decida", afirmó Montero. "Aún no estamos en ningún escenario", acompañó Ione Belarra, portavoz adjunta del grupo parlamentario. "Nos gustaría que los Presupuestos salieran adelante", coincidieron ambas dirigentes.

La formación tampoco considera que Sánchez deba seguir gobernando con 84 diputados y por decreto. Aunque Alberto Garzón, líder de IU, le pidió a la ministra de Hacienda, en su intervención en el Pleno, que "no deje caer las leyes del acuerdo" porque "merece la pena desarrollarlas". Tras los resultados andaluces, los problemas internos y la caída en las encuestas, un adelanto no sería ahora un buen escenario para Unidos Podemos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información