Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La “infundada” invasión de migrantes que ni llenaría el Bernabéu

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía resalta la movilización social frente a la “decepción” de Sánchez y la “xenofobia” de Vox

Miembros de Cruz Roja atienden a inmigrantes rescatados el miércoles en el Estrecho.
Miembros de Cruz Roja atienden a inmigrantes rescatados el miércoles en el Estrecho. EFE

Frente a la "improvisación migratoria", redes solidarias espontáneas. Ante la "falta de acogida digna", la respuesta ciudadana. Esa dicotomía entre “la política del cierre de fronteras” y el sentir de la calle es una de las realidades que, para la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), ha marcado 2018. La ONG calcula que el pasado año llegaron a España 64.120 migrantes (por mar y por las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla), más del doble que 2017. Pero, en un país de 46 millones de habitantes, los recién llegados “ni siquiera completarían el aforo del estadio Santiago Bernabéu”.

La comparación es solo una de las conclusiones a las que llega el Informe Derechos Humanos en la Frontera Sur 2019, presentado este mediodía en Sevilla. Con él, la APDHA busca desmontar el alarmismo social ante la inmigración, auspiciado por partidos de extrema derecha como Vox, y resaltar el valor de la movilización social en Andalucía, capaz de tejer “una red solidaria que no ha sucumbido a la criminalización de la solidaridad y que se sabe vigilada”, como especifica el balance.

Las cifras del informe -obtenidas por la APDHA través del análisis de informaciones- no dejan lugar a dudas del fenómeno creciente de la inmigración en la Frontera Sur. En total, la ONG ha contabilizado 64.120 migrantes llegados a España, frente a los 64.298 cuantificados por el Ministerio de Interior. De ellos, 12.364 eran de Marruecos, seguidos de los 12.258 guineanos y los 9.471 procedentes de Malí.

En suma, la cifra de recién llegados es más del doble que al año anterior y el conteo más alto desde que existen registros. De ellas, 6.583 lo han hecho por vía terrestre por las fronteras de Ceuta y Melilla y 57.537 por vía marítima, principalmente a las costas andaluzas, donde destaca Cádiz, con 20.084 personas. Ahora bien, “la cifra de llegadas no avala los discursos alarmistas difundidos por determinados partidos políticos y medios de comunicación calificando la situación de invasión o avalancha para justificar sus propuestas xenófobas”, recalca el informe.

Para la organización la cifra de inmigrantes llegados en 2018 cifra es “perfectamente gestionable” en un país de 46 millones de habitantes. “Resulta ridícula si la comparamos con las personas refugiadas que acogen países como Turquía, con 3,5 millones, Uganda y Pakistán con 1,4 cada uno”, apuntan. Y ese discurso “infundado” de la avalancha es el que, a juicio de la APDHA, genera improvisación en la atención a los migrantes.

“Se están elaborando políticas que luchan contra una invasión que no existe”, ha reconocido Carlos Arce, coordinador del área de Migraciones de la entidad. La creación de nuevas infraestructuras para la atención de migrantes a partir del cambio de Gobierno -los centros de atención de extranjeros en puertos y los espacios de atención secundaria- no ha evitado “gravísimas violaciones de derechos humanos”, según la entidad.

Críticas al Gobierno Sánchez

La organización ha condenado "el tratamiento deplorable a las personas en los puertos" que "deja en evidencia la falta de un sistema de acogida y la improvisación de un aparato volcado en la detención y expulsión”, abunda la APDHA. Para Arce el error procede de unas políticas que “no se basan en la realidad material y eso tiene un coste humano que se traduce en muertes”. De hecho, la entidad cuantifica en 1.064 las personas que, durante 2018, han muerto o desaparecido intentando acceder a España.

La cifra contrasta con los 769 inmigrantes fallecidos que contabilizó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en el mismo periodo. Con todo, la ONG andaluza eleva la cifra a las 499 muertes y 565 desapariciones. “Hay más muertos este año que en los cinco anteriores y las cifras son más altas porque no hay datos fiables de Argelia o Marruecos y el propio Gobierno español no hace seguimiento ni da publicidad a las muertes”, ha explicado Rafael Lara, miembro del equipo de trabajo en la Frontera Sur.

Frente a esta “barbarie”, Lara ha sido especialmente duro con la actuación del Gobierno socialista: “Es una profunda decepción. La política de Sánchez está en sintonía con las políticas más criminales en Europa”. Aunque Lara cree que el Ejecutivo tiene un discurso contra la xenofobia, pero que en la práctica se materializa de otra forma: “Están aplicando las políticas que reclama Vox, que dice que Salvamento Marítimo es una ONG que se dedica a salvar vidas y que genera un efecto llamada. Un discurso que compra el PP y que aplica el Gobierno. Así no vamos a atajar el cáncer de Vox y el incremento de las políticas xenófobas”.

Y frente a estos discursos de odio, la entidad dedica un capítulo de su balance a las nuevas formas de activismo, cristalizadas en ciudadanos organizados de forma voluntaria para ayudar a los migrantes en Tarifa o Barbate. “Existen personas que, invirtiendo esfuerzos y recursos personales, cubren las deficiencias de las responsabilidades de una Administración que sigue la tendencia de externalizar servicios que deberían ser públicos”, reconoce el documento. Ana Rosado, otra de las integrantes del equipo de trabajo en la Frontera Sur, abunda: “El pensamiento y el sentir general de la sociedad civil no se corresponde con la línea política europea y española que fomenta el cierre de fronteras”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información