Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las víctimas aceptan negociar con el Gobierno vasco los cambios en la asignatura de ETA

El ejecutivo mantendrá reuniones bilaterales con las asociaciones para "incorporar el máximo número de propuestas"

Jonan Fernández, secretario de Derechos Humanos del Gobierno vasco, en su reunión de hoy con las víctimas.
Jonan Fernández, secretario de Derechos Humanos del Gobierno vasco, en su reunión de hoy con las víctimas.

El Gobierno vasco abrirá un proceso de reuniones bilaterales con los organismos y colectivos que han reclamado la retirada o la modificación de los contenidos de la unidad didáctica Herenegun (Anteayer), que repasa la historia de Euskadi de 1960 a 2018, contada en textos y vídeos que incluyen los efectos del terrorismo de ETA, antes de su presentación en las aulas de cuarto de ESO y segundo de Bachillerato del País Vasco. Pese a las duras críticas de algunas asociaciones al material didáctico, la reunión de hora y cuarto discurrió con cordialidad y al abandonar la Presidencia del Gobierno vasco los representantes de los colectivos afectados calificaron de positiva la decisión de la Secretaría de Derechos Humanos que dirige Jonan Fernández, de abrir un plazo de seis semanas para tratar de "incorporar el mayor número posible de enmiendas". 

"La predisposición del Gobierno vasco es hacer el máximo esfuerzo de integración de las aportaciones recibidas", asegura la propuesta de trabajo que ha trasladado a las asociaciones de víctimas. Estas han considerado necesario y oportuno el plazo abierto ahora para revisar la guía pedagógica Herenegun, que iba a llegar a las aulas en abril de este curso, pero cuya puesta en marcha ha quedado aplazada hasta el próximo curso tras la fuerte polémica desatada.

El objetivo de Fernández es aumentar el perímetro de las asociaciones y partidos que le dan el visto bueno al material didáctico y alcanzar un mayor grado de consenso sobre "una materia de alta sensibilidad". El Ejecutivo autonómico describe de esa manera sus aspiraciones en el documento de 14 páginas entregado hoy a los representantes del Consejo de Participación de Víctimas del Terrorismo y con el que dan por comenzado el debate. Aunque la comunidad educativa había dado el visto bueno al material con alguna salvedad y enmienda, los partidos políticos vascos -salvo el PNV- lo denostaron hasta el punto de obligar al lehendakari, Íñigo Urkullu, a intervenir y forzar un aplazamiento de su puesta en marcha, -aunque fuera de manera experimental- en ocho centros, hasta que no concite mayores acuerdos.

Varias fuentes de las asociaciones de víctimas han confirmado que Fernández les ha trasladado la voluntad del Gobierno de incorporar nuevos testimonios, modificaciones en textos y vídeos y lo que surja de las negociaciones "bilaterales" entre su departamento y las asociaciones que han propuesto enmiendas: "Nos ha dicho que en función de los contactos veremos si se cambia el 20%, el 15% o si hay que cambiar el 80%", han coincidido. 

La unidad didáctica ha recibido un total de 31 alegaciones. De estas, siete entidades, entre las que figuran las asociaciones de víctimas AVT, Covite, la Fundación Buesa, APAVT y la Fundación de Víctimas del Terrorismo, el PP vasco y un grupo de profesores de bachiller han cuestionado el material "en su totalidad" y exigen su retirada. Otras siete aportaciones (la Delegación del Gobierno central en el País Vasco, el Instituto Gogoan, Argituz, Aserfavite, los partidos Podemos y PSE-EE y una víctima a título individual) reclaman "una reforma profunda" del material. Y un tercer bloque con 17 alegaciones (instituciones educativas y víctimas a título individual) consideran "adecada" la guía y proponen "propuestas de mejora".

La Secretaría de Derechos Humanos, lo dijo ayer en Bilbao y ha admitido en la reunión de hoy ante las víctimas que Herenegun es "perfectible y mejorable", por lo que acepta gestionar "con diálogo, tiempo y receptividad" los cambios que se introducirán en el mismo con el ánimo de rebajar el clima de crispación que ha suscitado y lograr un consenso sobre su contenido final.

La representante de Covite, Inés Gabiria, ha reiterado que el material "debe rehacerse por completo" para que quede claro que deslegitima el terrorismo, pese a lo cual ha reconocido que la disponibilidad al diálogo por parte del Ejecutivo autonómico es un "buen punto de partida" .

Desde la AVT, Miguel Ángel Folguera ha explicado que ha salido del encuentro con una impresión positiva porque se ha conseguido que el Gobierno Vasco "dé tiempo, empiece a actuar y se puedan hacer modificaciones". Ha aplaudido que la unidad didáctica original no será la que se lleve a las aulas y que se vaya a empezar a trabajar, "como debía haberse hecho desde el principio", para buscar el consenso entre los distintos agentes implicados.

Folguera ha indicado que en la reunión no se ha hablado de plazos, aunque Fernández dijo ayer que se preveía terminar el proceso en tres meses, y ha detallado que el Ejecutivo autonómico mantendrá encuentros bilaterales con cada una de las organizaciones que han presentado alegaciones.

Desde la Fundación Fernando Buesa, Eduardo Mateo ha opinado que es bueno que "se pare y se reflexione" para abordar un tema "muy complejo", por lo que ha subrayado que su fundación agradece este "parón".

El equipo dirigido por Jonan Fernández considera, sin embargo, que "no es de recibo" acusar al Gobierno vasco y a los expertos que han elaborado la guía pedagógica de "pretender legitimar, justificar o blanquear el terrorismo de ETA. Eso es sencillamente falso", cita el documento. Esta es precisamente la teoría defendida por la Fundación de Víctimas del Terrorismo, la APAVT y la AVT, que observan en Herenegun un intento de "justificar la historia de ETA".

Covite critica en sus aportaciones que los materiales audiovisuales "no ponen a las víctimas en el centro del relato", se alimenta la "teoría del conflicto", se omite al daño causado por ETA al Estado español y se omiten "testimonios significativos". La Fundación Buesa, en su enmienda a la totalidad, teme que de la lectura de la guía escolar "algunos estudiantes pueden pensar que la violencia terrorista no fue tan inútil", y señala el "sesgo nacionalista" de un material que adolece de un "déficit" de presencia de víctimas de las FSE frente a "testimonios de víctimas amables".

Fernández sí ha reiterado que hay dos límites a la reforma: "No se puede aceptar ninguna forma de legitimación del terrorismo y la violencia" y "no se puede omitir ni ocultar ningún hecho que en esos 60 años haya supuesto un ataque grave a los derechos humanos y al derecho a la vida".

El Ejecutivo que preside Urkullu también critica que el material ha recibido "acusaciones tan gruesas como gratuitas y sobreactuadas". "Dónde está el texto o escena que legitima, justifica o blanquea a ETA, dónde el fragmento que avale la teoría del conflicto o de bandos enfrentados, o la existencia de una guerra, o que afirme que ETA estuvo justificada en la dictadura, dónde se presentan atenuantes o argumentos que permitan extraer la conclusión de que matar pudo ser útil", se preguntan sus autores en el citado informe.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >