Artículo bajo registro

Sin miedo

Ana María Vidal-Abarca y dos compañeras crearon el embrión de lo que años después sería la AVT. Entonces las llamaron chifladas, locas extremistas y la peor descalificación: amas de casa