Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El técnico europeo que destapó el ‘caso Alvia’: “[La curva donde se estrelló el tren] era un riesgo conocido”

El jefe de Seguridad de la Agencia Ferroviaria Europea critica que el peligro en puntos como el de Angrois no se mitigara hasta después de la tragedia

Concentración de las víctimas del accidente del Alvia el pasado julio en la Praza do Obradoiro.
Concentración de las víctimas del accidente del Alvia el pasado julio en la Praza do Obradoiro. EL PAÍS

Christopher Carr, el jefe de seguridad de la Agencia Ferroviaria Europea que desmontó el relato del Gobierno de Mariano Rajoy sobre las responsabilidades del accidente de tren que segó en Santiago la vida de 80 personas en 2013, ha comparecido este miércoles en el Congreso de los Diputados para cuestionar la seguridad de la línea de alta velocidad en la que ocurrió la tragedia. Carr considera “un error que solo hubiera una barrera de protección: el maquinista” y cree que la peligrosidad de la cerrada curva de Angrois, que se mitigó luego con señales y balizas, “se podía haber identificado antes del accidente en la evaluación de riesgos” porque era "un riesgo conocido".

El ingeniero de la agencia a la que la Comisión Europea encargó una auditoría sobre la seguridad ferroviaria española tras el descarrilamiento de Santiago fue quien en enero de 2016 estampó su firma en un informe clave para el esclarecimiento del accidente. Mientras en España las pesquisas técnicas y judiciales señalaban solo la culpa del maquinista y las víctimas denunciaban que se estaban esquivando las responsabilidades del Gobierno, los técnicos de la Agencia Ferroviaria Europea dictaminaron que las "causas profundas" de la tragedia, aquellas relacionadas con el diseño del sistema de seguridad y la evaluación de riegos del Ministerio de Fomento, estaban siendo ignoradas.

Carr ha afirmado este miércoles en la comisión parlamentaria que el punto donde se estrelló el Alvia era “un factor de riesgo conocido” porque obligaba al conductor a reducir bruscamente la velocidad de 200 a 80 kilómetros por hora. “Que en las primeras fases del proyecto no se ocuparan de esto es algo que tiene que investigar la CIAF”, ha advertido en alusión a la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios del Ministerio de Fomento. Esta entidad fue la que investigó el siniestro con un equipo en el que estaban cargos de Renfe y Adif, uno de ellos ahora imputado, y un informe que fue tirado por tierra por la agencia europea por falta de independencia.

Carr ha insistido en que la CIAF evitó entrar en las “razones de raíz” que propiciaron la tragedia, las relacionadas con las decisiones que se toman en los despachos gubernamentales, y se limitó a analizar el desencadenante directo, es decir, el hecho de que el maquinista no frenó en las cercanías de la pronunciada curva porque se despistó al estar hablando por teléfono. Pese a estas “lagunas”, los investigadores del Gobierno de Rajoy sí realizaron 22 recomendaciones para mitigar el peligro en puntos de la red española con variaciones bruscas de velocidad como el de Angrois, unas medidas “excelentes” que se llevaron a cabo pero que, según Carr, deberían haberse tomado antes. “Eso se podía haber identificado antes del accidente en la evaluación de riesgos”, ha afirmado el ingeniero.

"Hay mucha gente que quiere tapar la verdad"

El PP ha defendido que la presencia de cargos de Renfe y Adif en el equipo investigador del accidente era obligada en 2013 por un decreto aprobado seis años antes. El jefe de la Unidad de Seguridad Ferroviaria de la agencia europea ha replicado que esa composición vulnera la legislación comunitaria y se ha mostrado favorable a que la CIAF rehaga su investigación, aunque ha matizado que su organismo no tiene competencias para forzar una repetición.

Sobre la desconexión del sistema ERTMS de frenado avanzado que dos cargos de Fomento ahora imputados decidieron en 24 horas porque daba fallos, Carr ha reconocido que si esta tecnología hubiera estado activada en el tren el 24 de julio de 2013 el maquinista hubiera recibido una alerta momentos antes de llegar a la curva. "Es una medida de protección que hubiera llamado la atención del maquinista pero no podemos estar seguros de lo que él hubiera hecho", ha explicado al ser preguntado si se hubiera evitado el descarrilamiento.

La eurodiputada del BNG Ana Miranda, que fue quien denunció ante la Comisión Europea la falta de seguridad en la línea en la que descarriló el Alvia, ha asistido a la comparecencia de Carr desde una estancia anexa. La nacionalista solicitó asistir a la sesión como público pero le fue denegado.

El diputado de ERC, Gabriel Rufián, ha acusado a PP y PSOE de "vetar" a Miranda y ha arremetido también contra En Marea porque, según ha asegurado, el parlamentario gallego Antón Gómez-Reino le ha llamado "payaso" a las puertas de la comisión por defender a la política del BNG. El PSOE ha negado haber "vetado" a la eurodiputada y, como En Marea, ha esgrimido que fueron las letradas del Congreso las que recomendaron no permitirle el acceso a la sala donde se celebra la comisión. "El Congreso ha vetado a una eurodiputada y han sido cómplices el PP y el PSOE", ha insistido Miranda. "Hay mucha gente que quiere tapar la verdad".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >