Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paterna rememora el horror

Comienzan los trabajos de apertura de la fosa 112 en la que hay un centenar de restos de fusilados del franquismo

La dictadura franquista ejecutó a 2.238 personas en una zona muy cercana al cementerio de Paterna (Valencia). La Guerra Civil ya había terminado, pero el régimen continuó hasta 1956 fusilando a cientos de personas que luego eran enterradas en fosas comunes. Fueron años de miedo y silencio en un pueblo que hoy tiene más de 68.000 habitantes, pero que en los años cuarenta era una pequeña población que no superaba los 6.000.

Un municipio agrario muy vinculado, por su cercanía, apenas cinco kilómetros, a Valencia, cuyo cementerio estaba rodeado por un cuartel militar de grandes extensiones donde los soldados realizaban sus prácticas. En esos terrenos, concretamente en el lugar conocido como el paredón de España, una antigua galería de tiro, fueron fusiladas personas procedentes de diferentes localidades de la Comunidad Valenciana y del resto de España. Muchas de esas personas todavía permanecen sin identificar en fosas comunes del cementerio de Paterna.

Es el caso del padre de Desamparados Bayona, de 85 años, de Cullera (Valencia), que el lunes quiso estar presente junto a su hermana Juana en la apertura de la fosa 112. Iba en silla de ruedas y se protegía del sol con una sombrilla. Tenía 7 años cuando fusilaron a su padre, Vicente Bayona Ros, de 33 años. Era concejal de Sanidad y director del hospital de sangre de Cullera. Su nieta, Desamparados Selfa, que la acompaña, asegura que su abuelo no tenía las manos manchadas de sangre. “Fue injusto. No los juzgaron como civiles. Ellos no eran militares”, señaló ayer recordando que salvó la vida a unas monjas a las que recomendó que se quitaran el hábito y se pusieran el uniforme de enfermeras. “Durante el juicio no las dejaron entrar para que declararan a su favor”, comenta.

Carmen Gómez Sanz es la presidenta de la Asociación de Familiares de las Víctimas del Franquismo de la Fosa Común 112 de Paterna. Su abuelo, Vicente Gómez, era el alcalde republicano de Tavernes de la Valldigna y presidente del Consejo Municipal durante la guerra. Tenía 45 años cuando fue fusilado. “Era extraordinario. Salvó muchas vidas y a él no lo pudo salvar nadie”, apunta Gómez. “Ese fue su delito, luchar por la libertad”, destaca su nieta, que ha lamentado el espectáculo “dantesco” que supone abrir las fosas. “Yacen en ellas personas enterradas como animales y no se merecen eso. Se merecen una sepultura digna y por eso estamos luchando, por recuperar los cuerpos y llevarlos donde tienen que estar, a sus ciudades, a sus pueblos, con sus familiares”, manifestó.

Fosa 112 del cementerio municipal de Paterna.

Los trabajos en la fosa 112 del cementerio municipal de Paterna empezaron el lunes con la esperanza de encontrar los restos de un centenar de fusilados del franquismo. Es la octava exhumación que se realiza en esta localidad apoyada financieramente por la Diputación de Valencia. “Estamos intentando devolver la dignidad al país. Hasta ahora hemos exhumado 250 cuerpos y cuando acabe la legislatura esperamos haber recuperado el 20% de los ejecutados en Paterna”, indicó Rosa Pérez Garijo, diputada de Memoria Histórica de la corporación provincial.

 Los arqueólogos siguen las fuentes aportadas por el historiador Vicente Gabarda, el registro del cementerio y los testimonios de las familias localizadas. “Es un caso único porque todavía viven ocho hijos de los represaliados”, señaló el responsable de la exhumación, Miguel Mezquida, quien ha indicado que los trabajos se prolongarán durante dos meses. Después, los restos se mandarán para su análisis genético a la Escuela de Medicina Legal y Forense de la Universidad Complutense de Madrid.

El paredón de Paterna fue el lugar elegido el pasado año por el líder socialista Pedro Sánchez para avanzar su propuesta de reforma de la ley memoria histórica aprobada en 2007 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información