Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La basílica de la Macarena acepta retirar los restos de Queipo de Llano

Los restos del general franquista están más cerca de ser trasladados desde la basílica de la Macarena de Sevilla hasta un columbario en el mismo templo

Tumba del general Queipo de Llano en la basílica de la Macarena, en Sevilla. VÍDEO: ATLAS

Tras años de polémica, los restos del general franquista Gonzalo Queipo de Llano están más cerca de ser trasladados desde una capilla de la basílica de la Macarena de Sevilla hasta un columbario en el mismo templo pero ajeno a las miradas de fieles y turistas. La Hermandad de la Macarena moverá ficha en breve para cumplir la ley —que prohíbe “elementos contrarios a la memoria democrática” en edificios privados “con proyección pública”— antes de que la Junta actúe. 

En pleno debate sobre la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos, en San Lorenzo de El Escorial (Madrid), el cuerpo de Queipo de Llano, responsable del fusilamiento de más de 50.000 personas en Sevilla durante el levantamiento fascista de 1936, será retirado de la vista de los visitantes previsiblemente antes de fin de año en la basílica de la Macarena, templo ubicado frente al Parlamento andaluz. El hermano mayor de la Hermandad de la Macarena, José Antonio Fernández, ha confirmado a EL PAÍS que a finales de este mes propondrá a la junta de gobierno de la hermandad que los restos sean llevados a un columbario. “Yo no puedo coger los restos sin darles una salida digna, no sería ni cristiano. La ley dice y la hermandad acata”, señala.

La decisión debe ser aún consensuada por la cúpula de la hermandad y la familia, que desconoce el plan trazado. Queipo de Llano fundó la basílica y por eso está enterrado allí desde 1951.

Desde hace un año, la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía establece que todos los elementos contrarios a la memoria democrática deben ser retirados, aunque estén ubicados en edificios privados como esta basílica, propiedad de la Hermandad de la Macarena. Para dilucidar si la exposición pública de la tumba de Queipo de Llano incumple esa ley, la hermandad encargó informes a tres bufetes de abogados. Y los letrados fueron concluyentes al dictaminar de manera unánime que era necesario el traslado de los restos. “Tengo a la hermandad y a la sociedad dividida. A la familia les diré: ‘¿No creéis que ya está bien de tanto insulto que recibe vuestro abuelo? ¿Por qué no damos un paso conjunto?”, avanza Fernández, que da tres razones para justificar la decisión: que la hermandad no resulte cuestionada, que el arzobispo no sufra un escrache y que la familia deje de oír insultos. Sobre la posibilidad de que la solución se interprete como un amparo al general, Fernández arguye: “No estoy de acuerdo con el ordenamiento de muertes, y un fusilamiento, desde cualquier parte, es el fracaso del diálogo. Pero hay que ser agradecidos”. El hermano mayor considera que la comparación con el traslado de los restos de Franco está fuera de lugar porque esta basílica es privada, se financió por cuestación y sin dinero público.

Desde hace un año, la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía establece que todos los elementos contrarios a la memoria democrática deben ser retirados, aunque estén ubicados en edificios privados como esta basílica 

Gonzalo García Queipo de Llano, nieto del general golpista, se muestra cauto porque desconoce el plan trazado: “Cuando hable con el hermano mayor le contaré lo que decidimos”, zanja.

La Hermandad de la Macarena ha matizado este martes que el traslado de los restos debe aún ser ratificado.

600 nichos

Si se cierra el acuerdo con la familia, la obra del columbario durará un par de semanas, calcula Fernández, y podrá albergar unos 600 nichos. En caso contrario, una comisión de expertos de la Junta informará dentro de un mes al Gobierno andaluz sobre si la tumba del general golpista debe ser trasladada para hacer cumplir la ley. “Es un personaje que firmó el bando de guerra y por el que fueron asesinados andaluces sin juicio ni condena”, recuerda Javier Giráldez, comisariado para la memoria histórica de la Junta.

La noche del lunes estaba prevista una “vigilia antifascista” a las puertas de la basílica para reclamar el traslado de los restos, convocada por la coordinadora andaluza de organizaciones republicanas. Ante la polémica, el arzobispado de Sevilla se ha limitado a “mantener un absoluto respeto a la decisión de la hermandad y a lo que diga la familia”. Hace dos años, el Ayuntamiento de Sevilla aprobó una moción de IU para repudiar al general. “Constituye una clara ofensa para los familiares de las víctimas del franquismo y para los demócratas”, rezaba. Ahora la exposición pública de su tumba parece tener los días contados.

Uno de los generales más sanguinarios

Gonzalo Queipo de Llano fue uno de los militares golpistas más sanguinarios durante la Guerra Civil. El escritor Gerald Brenan le escuchaba desde Málaga y le definió como “un sádico nato”. El general utilizaba la emisora de Unión Radio Sevilla como vehículo de propaganda y para arengas machistas y homófobas. “Serán pasadas por las armas, sin formación de causa, las directivas de las organizaciones marxistas o comunistas que en el pueblo existan, y en el caso de no darse con tales directivas, serán ejecutados un número igual de afiliados, arbitrariamente elegidos”, rezaba uno de sus bandos militares.

Uno de los episodios más sórdidos y que dibuja su crueldad lo relata el falangista Fernando Zamacola, recogido por el historiador Fernando Romero: “Y al llegar a un punto de la playa, me encontré al general de División Queipo de Llano, que había visto a un grupo de prisioneros que había allí. Preguntó quiénes eran, y cuando le dijimos que eran carabineros, mandó que los fusiláramos, cosa que inmediatamente se hizo...”

Más información